domingo, 10 de enero de 2016

CRONICAS LEB PLATA JORNADA 14 | LOS FAVORITOS NO FALLAN EN UNA JORNADA SIN SORPRESAS (I)

CARREFOUR EL BULEVAR AVILA - ZONOTZA ST (76-69)

Foto: David Castro / Diario de Ávila

No fue el mejor partido del Carrefour El Bulevar en el CUM Carlos Sastre, pero fue suficiente. A veces las buenas dinámicas es lo que tienen, que permiten a los equipos sacar adelante partidos y resultados más allá de lo que ocurra sobre el parqué. Al equipo de David Mangas le tocó sufrir, y mucho, en un choque donde Young, como ante el Clínicas Rincón, fue el brazo ejecutor. Esta vez la suerte sonreía al alero, que forzaba la prórroga (59-59) a cinco segundos del final con un triple a tablero. Fue la confirmación de que el equipo verderón está en estado de gracia. Al menos en lo que se refiere a resultados.Porque en cuanto a lesiones la situación es todo lo contraria. Carles Marzo acabó el partido con un fuerte esguince de tobillo. El base es clave. Y aunque lo primero era pensar en Zornotza, todos miraron al calendario y a la Copa. Los plazos están muy ajustados.

Si Marzo es clave, Sebirumbi no lo es menos. El pívot verderón acabó con 16 puntos y 6 rebotes. Empezó a engordar sus registros desde el mismo inicio de partido. Ocho puntos del ugandés, el mejor de los locales en el arranque del partido, mantenían a raya a los de Garitaonandía, que buscaban una y otra vez la línea exterior para mantener el choque igualado. Estalayo y Cruz, desde los 6,75, hacían del duelo un toma y daca (8-8).Sólo las faltas personales –2– pararon al ugandés, que tuvo que marcharse antes de lo previsto al banco.

Un triple de Charles Nkaloulou –3’05’’– volvía a poner a los vascos por delante (12-15) en un choque frío, dentro y fuera del parqué. Le daba vueltas al banquillo David Mangas sin parecer encontrar el quinteto que lograra encender la chispa. En una jornada en la que se medían entre sí los equipos de la zona alta, podía ser un fin de semana más que interesante. Nkaloulou tomó la responsabilidad de los suyos. Sus cuatro puntos, rebote incluido, colocaban el 15-19 ante una defensa demasiado apática. Un buen robo de Berni (17-19) acercó a los locales en un final de cuarto en el que Arruti convertía el cuarto triple de los visitantes (17-22) antes de la bocina. Había un agujero en el exterior y Zornotza demostraba más acierto del esperado.

El segundo cuarto no mejoró la sensación de que el equipo estaba con el freno echado. Concedía demasiados tiros cómodos el equipo local, incapaz de cerrar el rebote.La ausencia de Nikolic, al que se le espera a inicios de semana, sigue siendo determinante en esta faceta.

El segundo triple de Cruz (21-27) obligó a David Mangas a pedir tiempo muerto. En defensa no había intensidad y en ataque la sensación era de que cada uno hacía la guerra por su cuenta. El mejor de los verderones, Sebirumbi, aguardaba en el banquillo con dos personales. Sólo los fallos en ataque de Zornotza, con un triple incluido que escupió el aro, impidió una sangría mayor. La primera canasta de José Alberto Jiménez con la camiseta verderona y el primer triple de los locales, obra de Marzo, eran un alivio (26-30) para un equipo que dejaba la sensación de haber salvado el ‘match ball’. Los errores en ataque de los visitantes, y las canastas de Toledo y un dos más uno de Asanin (31-32) enjugaron la distancia a las puertas del descanso. Los dos tiros libres del serbio antes del final (33-32) sirvieron para dar la vuelta al marcador. Echaba en falta el equipo la aportación de Young –con problemas en una muñeca–, Mbamalu y Ramasauskas, inéditos.

El descanso pareció sentarle bien al Carrefour El Bulevar. Al menos en defensa. La vuelta a la cancha de Sebirumbi se notó. Pese a ello el Zornotza no se descolgó del partido. Todo lo contrario. Dos faltas personales consecutivas de Mbamalu –una de ellas antideportiva– y la tercera de Sebirumbi cambiaron el panorama. Wolf, que poco antes había machado el aro (39-38), la tuvo franca para volver a poner a Zornotza por delante. Faltaba ritmo en los dos equipos. Las faltas eran constantes y los parones con ellas. García hacía el 41-42 a 3’08’’ del final del cuarto. La primera canasta de Young (43-44) fue bien recibida en un tramo final donde ninguno de los dos equipos logró romper el choque (46-43).

Se aplicó en defensa Berni, que ‘sacó’ la expulsión de Etinosa a 8’25’’ del final. Zornotza seguía fallando en ataque y Marzo y Sebirumbi saltaban a cancha para afrontar la recta final. Sin embargo el catalán se la perdería por un esguince de tobillo. Un gancho de Wolf acercaba a los visitantes a dos puntos (50-48) a falta de cinco minutos para el final.El Carrefour El Bulevar estaba totalmente atascado. Un triple de Arruti (50-51) despertó los fantasmas. Se quedaba el equipo sin bases cuando Berni era expulsado por una falta en ataque. Un nuevo triple de Arruti a 2’39’’ (50-54) hacía presagiar la primera derrota en casa de los verderones. Sebirumbi y Mbamalu empataron (54-54) a falta de 1’55’’. Como si la pelota no quisiera entrar, Arruti y Mbamalu, cada uno por su lado, fallaron claras canastas. No así Cruz desde los tiros libres (54-56). El triple de García (56-59) a 25 segundos del final lo complicó todo. Pero ahí estaba Young, que como ante Clínicas Rincón voló para firmar un triple a tablero (59-59) a cinco segundos del final y poner el encuentro listo para la prórroga.

Un triple de José Alberto (64-61) devolvía a los locales de nuevo a mandar en el marcador. Arruti, con un dos más uno, lo igualó (64-64). Toledo perdonó uno pero Sebirumbi, poco después, acertó sus dos tiros libres (67-64). El ugandés fue clave en el final del partido. Su palmeo, tras error de Mbamalu desde los tiros libres, abrió un hueco (70-66) a 1’17’’ del final más que interesante. A renglón seguido Toledo (72-67) machacaba el aro con rabia sabiendo que cinco puntos podían ser determinantes. El acierto de Young desde los tiros libres en el tramo final hizo el resto (76-69).

Noticia: A.S.G / diariodeavila.es


SAENZ HORECA ARABERRI - MARIN ENCE PEIXEGALEGO (80-82)

Foto: Araberri Basket

El Sáenz Horeca vio frenada su racha de tres victorias consecutivas ante el Marín Peixegalego. Ambas escuadras demostraron por qué ocupan los primeros puestos de la tabla y ofrecieron un partido de calidad en Mendizorroza en el que el Araberri dominó en gran parte y pudo vencer con un triple de Fabio Santana que no quiso entrar.

El partido comenzó como se preveía, con mucha igualdad por parte de ambos equipos. El Araberri se apoyó en un estelar Tyran De Lattibeaudiere que anotó los primeros 13 puntos del equipo. El primer cuarto tuvo varias alternativas y concluyó con un empate a 20. Fue un partido extraño desde el punto de vista arbitral donde los jugadores se desconcertaron por el criterio de la pareja arbitral que señalaron con rapidez, la primera técnica al banquillo araberrista. A pesar de todo el Sáenz Horeca se mantuvo en el partido. El segundo cuarto lo comenzó con las ideas claras y con parcial de 6 a 0 marcó las primeras diferencias. Los gallegos recortaron distancias pero un nuevo parcial alavés colocó a los locales con una ventaja de 12 puntos, 37 a 25 en el minuto 16. El Araberri mantuvo el ritmo y se fue al descanso con un optimista 50 a 40.

En el inicio de la segunda mitad, las gasteiztarras mantuvieron a raya a los visitantes y aguantaron gracias a los tiros libres y a un inspirado Smith. Sin embargo, la insistencia gallega tuvo su recompensa y al filo del final del tercer periodo apretaron el resultado, 67 a 63.

En el último periodo, se convirtió en un duelo de pistoleros. Un triple de Navajas puso por delante al Marín después de muchos minutos, entonces salió a escena Parker Smith que con dos triples consecutivos devolvió una buena renta al Araberri, 75 a 71. A Smith le respondió Rogers con otros triples para poner las cosas como estaban en un principio. El choque entró en el último minuto con un complicado 78 a 82 tras un nuevo triple de Navajas, Smith recortó diferencias desde el tiro libre. Con 80 a 82 el Araberri tuvo hasta dos ocasiones para empatar o ponerse por delante. Tyran perdió el balón y Rogers fue a la línea de tiros libres con 8 segundos para el final. Sorprendemente el escolta gallego erró los dos tiros libres, Levesque cogió el rebote, se recorrió la pista y encontró abierto a Santana que lanzó un triple cómodo pero no lo pudo convertir. Por lo tanto, el electrónico no se movió y la victoria se fue a Galicia con un apretado 80 a 82. Y es que la estadística no fue justa con el marcador final. El Araberri llegó a los 88 puntos de valoración por 65 Marín. A pesar de todo, los araberristas salvaron el average y un empate con el Marín en la clasificación colocará por delante a los vascos. La derrota araberrista empañó el gran partido de Tyran De Lattibeaudiere que se fue hasta los 42 puntos de valoración con 30 puntos y 10 rebotes.

Noticia: Dpt Comunicación Araberri


INSTITUTO FERTILIDAD CLINICAS RINCON - SIMPLY OLIVAR (80-78)

Foto: Clínicas Rincón

Ganar y empezar la segunda vuelta tal y como terminó la primera, encandilando a Torremolinos y con el equipo dando la sensación de que en la segunda vuelta dará un paso al frente. Así lo hizo el equipo de Paco Aurioles durante los primeros 20 minutos de partido ante los casi 500 aficionados de las gradas del Palacio San Miguel de Torremolinos, que vieron una auténtica exhibición de defensa y despliegue ofensivo por parte de un equipo malagueño. Luego, en la segunda mitad, el juego del equipo bajó sus enteros y a punto estuvo de costarle caro, hasta la peligrosa línea de verse contra las cuerdas y acudiendo a la última posesión para ganar. No obstante, el objetivo de la victoria se consiguió, aunque por lo visto en la pista toca mejorar y cerrar los partidos con más cabeza que la puesta en la segunda parte ante los maños, a los que se le ganó en el primer partido en la prórroga.

Ciertamente la primera parte se jugó a lo que quiso Viny Okouo. Bien es cierto que el arranque anotador de los maños ayudó demasiado a una victoria plácida, pero el ‘55’ estuvo inconmensurable y dominante bajo los tableros. Arrancó bien el equipo de Carlos Iglesias, pero la alegría y el saber estar en la pista poco le duró al equipo rival. Desde el 9-12 con un lejano triple Olivar ya no estuvo por delante mucho más. Apareció Carlinhos Cobos, quien con 7 puntos consecutivos aupó al Clínicas a ponerse por delante para ya no verse nunca más por detrás. Junto a él, la figura de Kenan Karahodzic y sobretodo, Viny Okouo, que hicieron de las suyas en la pintura ante la defensa de Olivar que se resignaba al poderío físico del congoleño. Los primeros diez minutos de partido ya marcaban una distancia de ocho puntos entre los dos equipos (27-19), con 10 puntos de Karahodzic y los 7 que anotó Cobos como protagonistas.

El recital de Viny se inició en la segunda salida a la pista con 13 puntos. Mates con falta y tiro adicional, movimientos de auténtico pívot en el poste. El interior estaba motivado y se veía superior, algo que aprovechó para que nadie pudiera hacer nada con él. Se puso en zona Zaragoza para intentar frenar el ciclón malagueño, que con el 34-23 tras un triple de Carlos Corts se gustaba. No sirvió de mucho, porque el granadino, inspirado un nuevo día más, la clavó desde el exterior otra vez para ascender la renta a un 45-32 cuando se habían puesto a 10 los filiales de CAI Zaragoza. Romaric Belemene, que no había anotado hasta el momento, se unió a la fiesta de la primera parte, para anotar cinco puntos seguidos y asistir a Kenan Karahodzic para que éste pusiera con un mate el 54-32 del descanso.

Muy fuerte salió tras el descanso el Simply Olivar, sabiendo sobretodo que lo que había mostrado en la primera parte no era ni de lejos lo que ha hecho un equipo que ya lleva cinco victorias en la liga con una de las plantillas más jóvenes de la competición. Tirando de orgullo y de defensa, los de Iglesias fueron migando poco a poco la moral de los malagueños, que dejaron para otro momento la lucidez ofensiva del primer y segundo periodo. Hasta 10 puntos remontó un equipo capaz de lo mejor y de lo peor, poniendo la luz de alarma en Torremolinos. Tuvo que pedir tiempo muerto Paco Aurioles con 64-52 porque sus chicos no estaban con las ideas claras. Había partido, y tras ir ganando de 24 puntos era algo impensable. Así, y con Olivar apretando de lo lindo, al último cuarto se llegó con 66-56. Borrón y cuenta nueva, porque aún había renta tras un buen primer tiempo.

Movidito arrancó el definitivo acto, con una canasta de Sanz que bajaba el marcador a ocho puntos (66-58) y con una técnica al banquillo visitante por protestar una falta sobre Carlos Corts. Lo que estaba claro es que Simply Olivar creía en la victoria, en la remontada, y eso le bastó para meterse aún más en el partido. Cinco puntos seguidos de Pursl y los tiros libres de García dejaban la situación a ocho minutos del final en 67-64. Los nervios empezaban a hacer mella en unos y en otro, pero quien se encontraba más acertado era Olivar. Llegó a empatar Riaukas (71-71) pero el Clínicas luchaba por despertar de la pesadilla en la que se había metido. Apareció un triple de Morayo Soluade (74-71) para dar aire y luego Cobos con dos tiros libres parecía que apagaba el fuego (76-71), pero tres minutos aún eran demasiados.

La situación no era ni mucho menos clara y los tiros libres iban a ser decisivos. No fallaba Zaragoza, pero tampoco el Clínicas (78-73) de la mano de Kenan. Quien tampoco lo hacía, desde el exterior, era una vez más García, que ponía en el último minuto un apretado 78-76. A la siguiente la metía Martí, para el 78-78 a falta de 60 segundos. Alargó la posesión Zaragoza, falló, y la última iba a beneficiar al Clínicas Rincón aunque en el reloj de partido marcaba un par de segundo más que el de posesión. Botó y botó Carlos Corts para jugarse un triple que no entró, pero el balón le cayó, como no, a Viny Okouo que la metió debajo del aro para el 80-78. Aún le iban a quedar 3 segundos al Olivar para empatar o ganar, pero OTRA VEZ Viny Okouo apareció para taponar el tiro e irse a casa con 22 puntos y 23 de valoración.

Noticia: Dpt Comunicación Clínicas Rincón


SAMMIC ISB - FUNDACION LUCENTUM (78-84)

Foto: José Fco Martínez/ Fund. Lucentum

La Fundación Lucentum sufre para sumar una nueva victoria en casa del Sammic Iraurgi (78-84). Los de Alicante volvieron a verse penalizados por un mal inicio del partido donde estuvieron con una desventaja de 19 puntos. Sin embargo, la decisión de Kuko Cruza de jugar en pista con sus hombres más altos, bloqueó a los locales y les permitió consolidar una elaborada remontada.

El técnico lucentino confió en el mismo quinteto inicial con el que estrenó la temporada para cambiar la dinámica de los últimos comienzos a domicilio. Los buenos minutos de Aramburu y Carlos Martínez frente a Morón les dieron la titularidad junto con los habituales Fuentes, Bowie y Sherman. A pesar de que los alicantinos mantuvieron la igualdad con Sammic durante los primeros minutos, los de Azpeitia cerraron el cuarto con una ventaja de 7 puntos.

Con un triple de Guillén intentaron invertir la situación pero los locales encadenaron 10 puntos consecutivos y se crecían desde la línea de 6’75. Las respuestas del Lucentum eran insuficientes en comparación con las ofensivas de los jugadores de Sammic, que sumaron cinco triples durante este cuarto. La distancia llegó a estirarse hasta los 19 puntos aunque los lucentinos se repusieron y consiguieron marcharse a vestuarios con 45-35 en el marcador.

La pugna se mantuvo tras el descanso. El Lucentum frenaba a dos de los jugadores más importantes de Sammic, Semple y Marcius, pero le mermaba la desventaja que había acumulado en los cuartos anteriores. El técnico visitante apostó entonces por subir la altura a su quinteto jugando con Aramburu, Sherman y Kody juntos. Con más centímetros en la pintura, los lucentinos consolidaron el rebote y aprovecharon el desacierto de cara al aro de los locales para acercarse en el electrónico.

Cruza siguió confiando en sus hombres altos para los últimos 10 minutos. Esta apuesta surtió efecto, beneficiados por la carga de faltas de Sammic, y rápidamente empataron y se colocaron por delante en el marcador. Entre las filas lucentinas también se creció el canterano José González que, con 14 puntos y 4 rebotes, fue el MVP del partido. Los de Iker Bueno volvieron a poner en peligro la remontada visitante con dos triples de Skouen y de Gutiérrez en los últimos minutos. Sin embargo, los de Alicante se mostraron seguros en la pista y, con siete puntos consecutivos, sellaron el resultado en 78 a 84 y consiguieron un triunfo en una pista donde solo Ávila había salido victoriosa esta temporada.

La próxima jornada los jugadores de la Fundación Lucentum volverán al Pedro Ferrándiz, pabellón en el que se mantienen invictos, tras 3 partidos consecutivos lejos de Alicante. Los lucentinos se enfrentarán al Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón el próximo domingo 17 de enero a las 12:15.

Sammic Iraurgi, 78: Oroz (6), Arenaza (0), Gutiérrez (10), Semple (7), Marcius (5); Sarasola (-), Cirkovic (6), Maiza (12), Segurola (0), Guridi (13), Skouen (19).

Fundación Lucentum, 84: Bowie (11), Fuentes (3), Aramburu (9), Martínez (2), Sherman (16); Guillén (12), González (14), Porcher (2), Kody (15), Rueda (0).

Noticia: María Comín / Dpt Comunición Fundación Lucentum


ACEITUNAS FRAGATA MORON - C.B TARRAGONA (73-85)

Foto: C.B Tarragona

Con la duda de Ferrán Torres hasta última hora, por culpa de una gastronteritis se plantó el CBT en una pista donde dos años atrás había jugado la fase de Ascenso de la Liga EBA. Este problema físico, obligó a Berni a hacer jugar en el cinco inicial a Miquel Salvó en posiciones interiores.

Y la fórmula funcionó a la perfección. Con Salvó y Orion buscando atacar a los pivotes locales desde el perímetros, el CBT dominó el inicio del partido. Aparte una gran defensa que a pesar del riguroso criterio arbitral, dejó al equipo local con sólo 12 puntos en los primeros diez minutos. Sólo en unos instantes del primer cuarto, tras señalar los árbitros una técnica a Berni Alvarez el equipo local logró empatar el partido, pero un parcial de 0-4 en el último minutos de cuarto, puso el 12-16 en el que se llegó al final de los diez primeros minutos.

Al inicio del segundo cuarto las sensaciones eran las mismas. El juego del CBT callaba el pequeño pabellón de la localidad andaluza. La defensa, las rotaciones, el ritmo de partido funcionaba a la perfección, sólo faltaba un poco más de acierto en el tiro exterior. Por unos instantes cuando el marcador reflejaba un 14-19, dos errores infantiles permitieron al equipo andaluz igualar el partido a 19.

A partir de ese momento, el partido subió encar más de intensidad. El público local empujaba duro y los intercambios de cesta eran constantes. En algunos momentos, el equipo local parecía que podía hacer un pequeño "break" en el partido, pero rápidamente los jugadores de Berni eran capaces de reaccionar. Sobre todo gracias a la aportación ofensiva de Diego Gallardo y Orion que anotaron ambos 16 puntos de los 24 del equipo en este cuarto.

Defensa excelente

En la media parte se llegó con 38-40 en el electrónico. El CBT debía recuperar el nivel defensivo de los primeros 10 minutos y mejorar el porcentaje en el tiro exterior (1 de 10 en triples al descanso). Estas podrían ser las claves del partido.

Y el inicio del tercer cuarto fue inmejorable Cuatro puntos seguidos de Miquel Salvó y un triple de Boada ponían el marcador en 38-47. Pero rápidamente Morón reaccionó, obligando a Berni a pedir un tiempo muerto para detener el parcial local.

El partido se seguía jugando con una intensidad brutal. Los dos equipos jugaban al cien por cien, luchar por cada balón. En este tercer cuarto la defensa azul, hoy de blanco, volvió a funcionar a la perfección. Morón sólo fue capaz de anotar de nuevo 12 puntos en 10 minutos, llegándose al final del cuarto con un esperanzador 50-60.

Aparece Jamal Wilson

Y el inicio de los últimos diez minutos, la defensa del CBT seguía funcionando a la perfección. Morón se las veía y se las deseaba para anotar.

Y llegó el momento de Jamal Wilson. Hasta el momento su actuación había sido discreta, pero durante unos minutos consiguió tirar del equipo y dar la estocada definitiva al partido.

El CBT consiguió ponerse diecinueve puntos por encima. 59-78. Suficiente para llevar los minutos finales del partido con calma. Al final la victoria y el averatge, viajaban a hacia Tarragona, por un claro 73-85.

Noticia: CB Tarragona


COVIRAN GRANADA - VITEN GETAFE (67-60)

Foto: Fermín Rodríguez

Segunda victoria consecutiva del Coviran Granada tras imponerse al Viten Getafe por 67-60 en un partido tosco y con muchos errores que no quedó resuelto hasta el final. Los locales basaron su victoria en una buena defensa, ya que en ningún cuarto su rival superó los 16 puntos. Duane James con 17 puntos fue el máximo anotador del encuentro, mientras que Maxi Solé se echó a su equipo a la espalda en los momentos decisivos y acabó con 15 puntos y 26 de valoración. Después de dos partidos en casa saldados con victoria, el equipo de Pablo Pin viajará la semana que viene hasta Cambados.

No empezó bien el encuentro para los locales, ya que el acierto en el triple del Viten Getafe le dio las primeras ventajas. Duane James se echó a su equipo a la espalda y suyos fueron nueve de los once puntos que firmaron los rojiverdes en el primer cuarto. Pocos para un equipo que tiene un alto porcentaje de anotación. La actuación del norteamericano y la defensa impidió que los madrileños se escaparan en el electrónico. El primer cuarto acabó con el resultado de 11-15. Los buenos minutos de Rubén Martínez, que no volvió a anotar más en todo el partido, permitieron a los visitantes acabar con ventaja el acto inicial.

Al igual que ocurrió ante el CB Tarragona la semana pasada en el Palacio de Deportes, el Coviran Granada encarriló el encuentro en el segundo cuarto. De hecho, calcó la anotación de 28 puntos el equipo de Pablo Pin. Fue uno de los intangibles el que cambió la dinámica del partido. Luis López se puso el traje de triplista y anotó tres lanzamientos consecutivos desde la línea de 6,75 que le dieron la vuelta al partido. Además, el granadino consiguió un 2+1 que le permitió anotar 12 puntos prácticamente de forma inmaculada. Además, la anotación de los locales se repartió y el Coviran Granada llegó al descanso con ventaja (39-31). Los seis triples de nueve intentos de los locales al descanso acabaron por ser determinantes.

El receso no devolvió al mismo equipo que se había ido al vestuario y el Coviran Granada volvió a mostrar la misma cara que en el primer cuarto. Los visitantes recortaron la diferencia por medio de un gran Maxi Solé, aunque la gran defensa nazarí le permitió mantener la ventaja.

El inicio del último acto no fue esperanzador e incluso el Viten Getafe se puso a un solo punto de diferencia (52-51). En ese momento apareció Jesús Fernández para darle algo de tranquilidad a su equipo y a una grada que apretó cuando más lo necesitó el Coviran Granada. Un triple sobre la bocina y desde ocho metros de Berni Castillo le dio medio partido a los locales, aunque fue John Schoof el que se encargó de finiquitarlo con otro lanzamiento de tres puntos y también sobre la bocina. Al final el Coviran Granada se adjudicó su segunda victoria consecutiva en Liga al imponerse por 67-60.

Coviran Granada: David García ‘Didi’ 5, Jesús Fernández 10, Duane James 17, Berni Castillo 3 y John Schoof 8 – quinteto titular – Jordan Stone 7, Luis López 12, Pablo García 0, Javi Hernández 2 y Jorge Fernández 3.

Viten Getafe: Marvin Dominique 7, Rubén Martínez 5, Carlos Hidalgo 7, Víctor Moreno 14 y Sergio Mendiola 7 – quinteto titular- Maxi Solé 15, Jorge Parra y Gueye 5.

Noticia: Fernando Bailón / Dpt Comunicación Fundación CB Granada

0 comentarios:

Publicar un comentario