domingo, 31 de enero de 2016

CRONICAS LEB PLATA JORNADA 16 | MARIN Y AVILA SIGUEN EN CABEZA MIENTRAS QUE ARABERRI Y GRANADA SE UNEN AL TRIO PERSEGUIDOR (I)

MARIN ENCE PEIXEGALEGO - ZORNOTZA ST (89-75)

Foto: lavozdegalicia.es

Enero del 2016. Los aficionados del Peixe Galego recordarán este mes con cariño en el futuro. Fue el mes en el que su equipo de baloncesto se convirtió en el flamante líder de la LEB Plata y abrillantó sus vitrinas con el histórico título de Copa logrado la semana pasada en Avilés. Ayer, el equipo de Javi Llorente cerró con otra victoria estas semanas de vino y rosas para conservar el primer puesto de la categoría. Fue un sufrido triunfo ante el Zornotza, eso sí, que cogió al equipo un tanto hipotenso tras una semana de celebraciones y merecidos reconocimientos.

Durante buena parte de la primera mitad, de hecho, el Peixe dio la impresión de no haber digerido demasiado bien el título conseguido hace siete días ante El Bulevar. Y eso que pareció arrancar tocado por las musas, con un parcial de 9-3 que se las prometía muy felices a una grada entregada. Un espejismo. Los de Javi Llorente han alcanzado el liderato de la LEB Plata con una defensa que, hasta ayer, había sido una suerte de plaga. Muchas manos, muchas ayudas, una actividad incansable... Un tormento, en definitiva, para sus rivales. Durante los dos primeros cuartos ante el Zornotza, sin embargo, el equipo se ausentó atrás. El rebote defensivo era un desagüe y los vascos hicieron sangre una y otra vez. Cuando no era Charles, era Salazar o incluso Ander García. Javi Llorente se desesperaba en la banda ante la falta de tensión de los suyos.

El Peixe jugaba a arreones, impulsado por la otra seña de identidad del conjunto azul en lo que va de temporada: el acierto exterior. Navajas, Green, Adón y, quién si no, Gabe Rogers, respondieron las acometidas rivales con triples que les concedían pequeñas ventajas en el marcador.

Así discurrió el duelo hasta los últimos cuatro minutos del segundo parcial. El Peixe recuperó en ese momento su espíritu y en un suspiro le metió once de renta al Zornotza (45-34), culminados por un mate al contraataque de Javonte Green imposible de explicar con palabras: ¡Sencillamente espectacular! Los vascos, lejos de arredrarse, siguieron a lo suyo y con un triple y una canasta tras rebote ofensivo volvieron a meterse en el partido y dejar abierto el choque para la segunda mitad: 45-39 y todo por decidir.

A la vuelta de los vestuarios, se mantuvo el guion de la primera parte. Los locales salieron con bríos gracias al empuje de un imperial Pantín, que se vistió nuevamente con el traje de MVP (fue elegido mejor jugador de la Copa) y resultó un suplicio para los vascos durante toda la segunda mitad.

El Peixe se cobró los diez de renta nuevamente mediado el tercer cuarto, pero su rival de ayer no había dicho la última palabra. El Zornotza llegó a Marín justo de rotación, pero con mucho talento en sus filas y otro tanto de espíritu volvió a agarrarse al partido como una lapa a una roca. A cada acometida local, respondía con las suyas. Especialmente las de un Charles que mostró en A Raña maneras de buen jugador. 66-61 al final del tercer cuarto y la grada que no lo acababa de ver del todo claro.

Fue en el último parcial cuando el líder de la categoría dijo basta y certificó un nuevo triunfo. Lo hizo de la mano de un Pantín que seguía a lo suyo y de un Gregorio Adón que entró en ebullición cuando restaban cinco minutos para la conclusión. El ala-pívot dominicano apretó las tuercas en defensa y se convirtió en un resorte para el resto de sus compañeros. Metió además nueve puntos seguidos, seis de ellos tras sendos robos atrás. El Peixe se fue a los quince de ventaja (81-66) y acabó con la resistencia de su rival. A Raña sigue siendo territorio vedado para las visitas.

MARIN ENCE PEIXEGELEGO : Green (17), Ferreiro (6), Rogers (12), Pantín (21) y Alejandro Navajas (10) -quinteto titular-; Saulo (-),Alex (2), Adón (15), Jorge Cidrás (-) y Norman Rey (6).

ZORNOTZA ST: Ibón Carreto (7), Arturo Cruz (8), García (12) Charles Nkaloulou (22) y Estalayo (6) -quinteto titular-; Arruti (10), Iker Salazar (10) y Jon Peña (-).

Noticia: Manuel Blanco / lavozdegalicia.es


CARREFOUR "EL BULEVAR" AVILA - SIMPLY OLIVAR (61-59)

Lola Ortíz / Foto: diariodeavila.es

El Carrefour El Bulevar parece abonado a los finales ajustados, tensos, complicados. Lo solventó ante el Clínicas Rincón, ante el Zornotza y nuevamente ante el Simply Olivar, un equipo descarado, sencillo y eficaz pero al que le faltó tanto la picardía de la experiencia como algún actor secundario que acompañara a Martí, Tyler y Riauka –el lituano firmó 20 puntos, 8 rebotes y 27 de valoración– para haber sacado rédito a un choque que Lobo y Toledo solventaron en una última jugada que permite a los verderones seguir invictos en liga en elCUMCarlos Sastre. Porque el equipo abulense no está bien. O al menos no tan bien como lo ha estado. Ya sea mental, físico –es evidente que las lesiones han hecho mella en los jugadores– o ambas cosas, el equipo está atravesando un bache. Lobo lo intenta pero aún no puede, Marzo renquea, Sebirumbi no es el de siempre... Por suerte Nikolic firmó un gran partido, se echó el equipo a la espalda y asumió galones para firmar un nuevo triunfo –el 12º de la temporada– desde el que volver a crecer y reencontrarse con el equipo de la primera vuelta.

Quería disipar dudas el Carrefour El Bulevar tras la derrota de la Copa. Y desde el primer minuto de juego los de David Mangas buscaron la respuesta a la pregunta con un baloncesto alegre y de rápidas transiciones que a tres minutos de la conclusión del primer cuarto ya se plasmaba con una ventaja de diez puntos sobre los zaragozanos. Asanin, con un triple –el segundo tras el logrado por Toledo– firmaba el 16-6 después de una jugada que ejemplificaba lo que debía ser el equipo. Balón de lado a lado y canasta sencilla.

Sin embargo la piel no se puede vender antes de cazar el oso. La rotación, en lugar de aportar intensidad, llevó al equipo verderón a una ceguera total mientras los zaragozanos empezaban a entrar en ritmo. Con un parcial de 0-8 en menos de dos minutos el Simply Olivar se metía en harina. Sanz firmaba el 16-14 y Mangas llamaba a los suyos a la zona técnica. No se solucionó el problema. El equipo se atascó en ataque. Por segunda vez consecutiva lanzaba sobre la bocina. Y para mal, en el tercer ataque regalaba tiros libres con el tiempo cumplido para que Riauka empatara (16-16).

Si el inicio del partido pudo despejar dudas, las mismas volvieron en el arranque del segundo cuarto pese a comenzar con un triple de Lobo (19-16). Marek ponía al Simply Olivar por delante por primera vez (21-23). Riauka empezaba a dibujar sus números ante Ramasauskas, incapaz de pararlo. El duelo lituano en la pintura era cosa del visitante. Llegados los últimos cuatro minutos de cuarto Mangas apostó por el quinteto de gala. Tyler, con un dos más uno, y Riauka, que además le sacaba la tercera a Sebirumbi (26-29) ahondaban en la herida de un Carrefour El Bulevar descolocado y que empezaba a acusar el balance de faltas en contra. Nikolic, desde los tiros libres, y Ramasauskas, pusieron de nuevo a los verderones por delante (30-29) en lo que parecía una mejoría. García, antes del final del cuarto, hacía el 30-31 con el que se llegaba al descanso. El Carrefour El Bulevar había comenzado con un 13-2 y se iba al vestuario necesitado de un buen ‘rapapolvo’ de Mangas.

Nikolic tomó la responsabilidad tras la reanudación. No sólo en defensa, sino en ataque. Dos triples consecutivos del serbio colocaban de nuevo a los verderones por delante (40-37) a 4’34’’ del final del cuarto. De una recuperación suya en ataque llegó precisamente el tercer triple consecutivo de los locales. Marzo ponía el 43-37 en un momento de mayor tensión entre los verderones. Un par de jugadas bastaron –una rápida transición con mate de García y un triple cómodo de Simón– para que el Simply Olivar se pusiera 45-43 y posesión. Riauka, en una nueva jugada de manual, hacía el 45-45. La única buena noticia era la tercera del lituano a un minuto del final de un cuarto que finalizaba 47-45.

Los triples –aunque el porcentaje de acierto final no fue bueno– salvaron al equipo en el tercer cuarto, y con un triple de Sebirumbi (50-47) el equipo volvía a mandar en el último acto. Toledo y Marzo hacían el 54-47 y Carlos Iglesias se vía obligado por primera vez a pedir tiempo muerto. A 6’23’’ del final las sensaciones entre los verderones eran mejores, especialmente en defensa. El Simply Olivar echaba en falta la aportación de Riauka y Tyler. Sin embargo un parcial de 0-6, con una última canasta de Hidalgo, servía en bandeja el 56-53 y el tiempo muerto de Mangas a 1’50’’ del final. Se lo perdería Sebirumbi, que hacía la quinta. Un triple de Lobo (59-55) pudo aclarar el final de no ser por dos canastas de Martí (59-59) con 26 segundos por disputar. Dos posesiones. En la verderona Lobo aguantó la bola. El aclarado de la zona dejó vía libre para que Toledo machacara (61-59).Iglesias no pidió tiempo muerto. Un error de cálculo incomprensible que puso mayor valor a la canasta del murciano.

Noticia: A.S.G / diariodeavila.es


SAENZ HORECA ARABERRI - FUNDACION LUCENTUM (86-63)

Foto: Zuzenkipress

Mendizorrotza vibró con un gran partido. El Sáenz Horeca recibía al tercer clasificado, el Lucentum de Alicante, con el objetivo de desbancarle de ese tercer puesto. Fue un choque dominando por los alaveses de principio a fin que desarbolaron a la mejor defensa del campeonato. Desde los primeros segundos, los gasteiztarras marcaron distancias a base de triples con Buesa y Santana con el punto de mira en perfectas condiciones. Los alicantinos devolvieron la moneda desde la larga distancia pero tras los primeros 5 minutos el Araberri ya estaba con una renta de 8 puntos, 17 a 8. Una canasta de Malmanis cerró el primer cuarto, 21 a 16.

El segundo envite arrancó con una canasta del visitante Aramburu que tuvo respuesta en un triple de Lorenzo. La salida a pista de Parker Smith abrió el campo araberrista y con un triple suyo y una canasta con adicional de Tyran, el Sáenz Horeca amplió la ventaja a más de diez puntos. El rodillo araberrista continuó desmontando su buen momento y Markel López se sumó al festival otra canasta de más allá de 6,75; 8 anotados de 12 intentados al descanso. Los lucentinos reaccionaron y con un parcial de 0 a 6 al filo del descanso apretaron el marcador, 45 a 38.

El tercer cuarto no varió respecto a la primera mitad. El Araberri siguió golpeando como un martillo pilón bien desde la zona o desde la línea de tres puntos. Una canasta de Bulic, el MVP del choque con 29 de valoración, puso la máxima diferencia a 15 minutos del final, 58 a 39. El visitante Guillén se echó el equipo a la espalda que a base de triples y tiros libres pudo recortar la sorprendente diferencia. Al final del tercer cuarto, 68 a 54.

La distancia se fue recortando al inicio del último periodo. Fueron los peores momentos para los alaveses con un 68 a 59 a 8 minutos del final. Pero el Araberri reaccionó y con un gran Bulic y unos buenos minutos de Malmanis volvieron a abrir una brecha insalvable para el Fundación Lucentum que lo intentó todo a través de cambios tácticos en defensa con defensas en zona, en hombre e incluso en 4 + 1 con Parker Smith. Sergio Jiménez dio la oportunidad de debutar a otro alavés. Igor Gil obtuvo su premio y con sólo 16 años se sumó a la larga lista de alaveses debutantes en LEB Plata de la mano del Araberri. Al final el marcador reflejó un espectacular 86 a 63 que sube al Sáenz Horeca a la tercera plaza y le mete de lleno en la pelea por las primeras plazas, además se hace con el average con los lucentinos.

Noticia: Dpt Comuniación Araberri Basket


INSTITUTO FERTILIDAD CLINICAS RINCON - C.B TARRAGONA (70-84)

Foto: cbtarragona.cat

Tras la jornada de descanso por la disputa de la final de la Copa de la Liga LEB Plata, el CBT se enfrentaba al filial del Unicaja de Malaga. Con todas las incertidumbres que representa jugar contra un equipo filial.

Y los dos equipo salieron prácticamente de igual forma. Con unas defensas muy blandas. Dejando que el equipo que atacaba lo hiciera con una facilidad poco habitual en esta liga. Y eso se notó en el juego, pero también en el marcador al final del primer cuarto reflejaba un 21-23.

Las consignas de Berni al final del primer cuarto fueron muy claras a sus jugadores. Se tenía que incrementar la intensidad y la tensión defensiva. Y los jugadores le hicieron caso. Fueron capaces de dejar al equipo local, seis minutos sin anotar, poniendo el marcador en el ecuador del segundo cuarto en 23-32. Eran unos minutos donde Orion Overbridge (28 puntos al final del partido), dominaba el juego interior e iniciaba su gran actuación.

Paco Aurioles, entrenador del Clínicas Rincón, se vio obligado a pedir el primer tiempo muerto del partido, que provocó la una pequeña reacción de sus jugadores. Fueron capaces de recortar un poco la diferencia, llegándose al descanso con 32-39 en el electrónico.

De todas formas la diferencia prácticamente se desvaneció al inicio del tercer cuarto, cuando el jugador local Kedan Karahodzic, que el día antes había sido convocado con el primer equipo para el partido de Euroliga, cogió la responsabilidad ofensiva del equipo andaluz, con siete puntos consecutivos puso un preocupante 39-41 en el marcador.

Pero poco le duraron las alegrías al conjunto local. El CBT volvió a poner la maquinaria en marcha de nuevo. La defensa funcionaba a la perfección y en ataque los jugadores azules cada vez se sentían más cómodos, con un Miguel Salvó y Orion Overbridge que eran una pesadilla para la defensa local. Y cuando no eran ellos dos era Fernando Torres, que dominaba el juego interior.

A la mitad del tercer cuarto un triple de Orion puso los diez puntos de diferencia, 41-51. Pero el equipo no se conformó, y al final del tercer cuarto la diferencia era de diecisiete puntos 50-67.

Sólo quedaba confirmar el trabajo hecho y rematar el partido. Clínicas Rincón no lo pondría fácil. Quería luchar el partido hasta el final. Durante los primeros minutos recortaron de forma discreta la diferencia, 55-68 en unos minutos donde Berni había dado descanso a algún jugador, pero aquí se quedó. El equipo supo manejar la diferencia y el partido no peligró más y una victoria importante y contundente viajó hacia Tarragona. Al final por 70-84.

Noticia: cbtarragona.cat


ACEITUNAS FRAGATA MORON - XUVEN CAMBADOS (79-84)

Foto: CB Morón

Nueva derrota de Aceitunas Fragata Morón en un encuentro muy extraño. Todo lo que podía salir mal ocurrió y el encuentro se desarrolló como si fuese la segunda parte nunca rodada de «Una Serie de Catastróficas Desdichas». El ambiente de la grada se transmitió al equipo y viceversa. Costaba al equipo arrancar y eso lo aprovechó el rival, Xuven Cambados, para empezar a poner tierra de por medio en el marcador. Un 0-4 muy rápido provocó que Aceitunas Fragata estuviese todo el partido por debajo en el marcador, buscando una remontada que por momentos parecía factible, pero que concluyó haciendo honor al clásico de nadar para ahogarse en la orilla.

Avisábamos en la previa que el puesto en la clasificación es algo irrelevante para medir el nivel de un equipo. Lo llamábamos partido trampa por algo. Los gallegos se ponían a volar con un Joel Freitas estelar, que firmó 12 puntos en el primer cuarto, 2 de ellos de la línea de triples. No necesitaba mucho el escolta para anotar con facilidad y eso fue un factor que se repitió durante todo el partido. Enfrente, Aceitunas Fragata Morón se agarraba al de siempre, Mike Phillips, que no tuvo su día a pesar de meter más puntos que nadie en su equipo. Terminaba el cuarto con 10 puntos de ventaja para Cambados, 16-26.

El segundo cuarto se lo llevó el Aceitunas Fragata Morón, pero seguía por debajo en el marcador al descanso. Un periodo que los jugadores necesitaban rápidamente, porque nadie parecía dar con la tecla para frenar el ataque gallego. Aun así, Rafa Rufián, que se vistió otra vez de MVP en nuestro equipo, los Marín y Jesús Vargas (estelar una vez más, aunque parece que al jugador no se le permite lo mismo que a los demás y se fue prematuramente del partido) trataron de levantar al equipo local con sus triples, pero no era suficiente. Muchas pérdidas y despistes en los rebotes defensivos dieron vida a Cambados, que mantenía una ventaja de 8 puntos al descanso. 34-42 y sensaciones muy extrañas en el partido.

A la vuelta del descanso, el equipo pareció reactivarse, y eso contagió a la grada. Los triples seguían llegando de nuevo, algo muy importante, y las ayudas en defensa funcionaban muy bien. Alo Marín se convirtió en un ladrón de guante blanco y encontraba facilidad para encestar de tres junto con Rafa Rufián. Muy buenos minutos de Pape, que se convertía en la referencia ofensiva del equipo en este cuarto. Pero el equipo acusó muchísimo la falta de acierto en el tiro libre (solo 4 de 13 hasta este periodo), y los despistes que dejaban a Freitas muy abierto para el triple. Y cuando no era él, era Chapela, era Hopfgartn o… Aun así, 55-63 y la sensación de que algo había cambiado y que la remontada era posible.

Sin embargo, el último cuarto, a pesar de que nos llegamos a poner de 2 puntos, decretó que la victoria se iría a Galicia. De poco sirvieron los grandes minutos de Juan Toledo, que necesita tiempo y actuaciones de este calibre para seguir aportando al equipo, o los números de Alo Marín. Cada intento de remontada era silenciado con un triple rival o con canastas casi instantáneas que volvían a estirar la ventaja en el marcador. Encima perdimos a dos jugadores que estaban aportando muchísimo, Vargas por las faltas y Javi Marín por un desgraciado resbalón. 79-84, una derrota más, pero mucha competición por delante.

Noticia: Dpt Comunicación CB Morón


COVIRAN GRANADA - BRICO DEPÔT CIUDAD DE VALLADOLID (86-62)

Foto: Alberto Mingueza/ elnortedecastilla.es

El Brico Depôt Ciudad de Valladolid sufrió una severa derrota en la pista del Covirán Granada. Salvo los instantes iniciales el equipo pucelano fue un juguete roto en manos de los granadinos, quienes aprovecharon su superioridad, como ya sucediera en el partido disputado en la primera vuelta, tras el descanso para despegar en el marcador ante un conjunto que mostró su peor juego, algo, por desgracia habitual esta temporada cuando se trata de jugar fuera del Pisuerga. A pesar de la contundente derrota el equipo de Iñaki Martín lo intentó de casi todas las formas posibles, pero la inspiración de los granadinos ante su afición, convirtieron ayer el Palacio de los Deportes en un fortín inexpugnable.

El inicio de los pucelanos fue esperanzador a pesar de algún balón que otro perdido. Una canasta triple de Lobato dio puso por delante a los del Pisuerga quienes obtuvieron una de las pocas ventajas de que dispusieron durante el encuentro (+3, 8’). Sin embargo la replica granadina llegó de la mano de Schoof, y un dos más uno tras una rápida transición de David García, que pusieron por delante a los granadinos 10-7. A falta de tres minutos ambos entrenadores introdujeron cambios en su esquema. Así, Los últimos minutos de este primer acto dejaron a los vallisoletanos desconcertados en ataque donde no estuvieron a la altura. La canasta del local Jesús Fernández supuso el 16-9 a falta de 1:18, momento en el que Iñaki Martín decidió solicitar su primer tiempo muerto y cambiar más jugadores.

En el segundo cuarto Iñaki Martín decidió apostar por otro quinteto distinto al inicial en el que solo se mantuvo Daniel Astilleros e intentar oponer más resistencia que hasta ese momento. Sin embargo a pesar del poderío inicial de Rowel, los vallisoletanos no acababan por frenar a los granadinos, quienes obtuvieron diez puntos de ventaja tras un triple del granadino Luis López a falta de 7 minutos (24-14). Este periodo también fue un querer y no poder del equipo pucelano al que se mostró muy endeble en ataque, a pesar de que, por contra dominó el rebote defensivo. Todo lo contrario que los granadinos comandados por un buen Duane James. Finalmente el equipo pucelano se tuvo que marchar al descanso con una desventaja de 16 puntos (40-24).

Tras el descanso los primeros instantes fueron de imprecisiones por parte de ambos contrincantes. Hasta que el local Duane James anotó un triple y dos puntos más de la línea de tiros libres estableciendo la máxima puntuación a su favor hasta ese instante de 23 puntos (47-24), y el despegue de los granadinos. El equipo local, apoyado en su fiel afición, 2.972 espectadores, parecían dispuestos a liquidar el encuentro cuanto antes. Y así fue tras un parcial de 10-0 favorable a los granadinos 49-29 (5:40). Al final de este tercer cuarto la ventaja de los granadinos en el marcador fue aplastante, obteniendo al final un contundente 67-38, nada más y nada menos que una diferencia de 31 puntos que hablaban por si solos de la diferencia entre ambos equipos en el día de ayer.

El último periodo fue un mero trámite, aunque cabe destacar como los jugadores vallisoletanos hicieron lo que pudieron mientras le dejaron, hasta el punto de suavizar o maquillar la puntuación total. La derrota sufrida por el Brico Depôt Ciudad de Valladolid, cuyos jugadores devolvieron el aplauso a la afición granadina por su deportividad, le deja en una situación comprometida en la tabla de clasificación. Por tanto deberá reponerse cuanto antes con una victoria en casa que le reporte algo más de tranquilidad, la misma que ostenta el equipo granadino que ayer sumó su cuarto triunfo seguido.

COVIRAN GRANADA: David García (2), Jesús Fernández (6), Berni Castillo (9), Duane James (14) y Schoof (17) -quinteto inicial-; Luis Lopez (5), Javi Hernández (4), Pablo García (9), Iván Martínez (7), Edu Pérez (2), Jordan Stone (11) y Jorge Fernández (0).

BRICO DEPÔT CIUDAD DE VALLADOLID: Shota (14), Lobato (8), Izquierdo (7), Astilleros (4) y Pablo Pérez (2) -quinteto inicial-; González (0), Brock (6), Arturo Fernández (10), Arranz (3) y Rowell (8).

Noticia: Jesús Ruiz Godoy / elnortedecastilla.es

0 comentarios:

Publicar un comentario