sábado, 15 de octubre de 2016

CRONICAS LEB ORO J3 | PALIZA HISTORICA DEL CAFES CANDELAS BREOGAN EN CACERES, PRAT, LLEIDA Y GIPUZCOA TAMBIEN VENCEN Y ACOMPAÑAN A LOS GALLEGOS EN EL COLIDERATO (II)

MAGIA HUESCA - MARIN ENCE PEIXEGALEGO (102-105)

Foto:LOF / lavozdegalicia.es

Segunda victoria de la temporada del Marin Ence Peixe Galego que tuvo trabajo extra para doblegar a un complicado rival. A pesar de llegar a ganar de 18 puntos, los gallegos tuvieron que disputar dos prórrogas para acabar venciendo. La aportación de Tim Derksen y, en la segunda prórroga, de Andrés Miso fueron clave.

Los primeros minutos estuvieron marcados por la igualdad de fuerzas. Los de Javi Llorente defendían con intensidad y dificultaban las maniobras ofensivas locales. El acierto en el tiro le permitió acabar los primeros diez minutos con una ventaja de diez puntos (13-23). Gran primer cuarto de los de Llorente.

Ya en el segundo período, Marín seguía jugando muy cómodo a pesar que sus dos hombres clave, Derksen y Simeón, lo estaban viendo desde el banquillo. Un triple del alero Joe de Ciman colocó el luminoso en un 20 a 37 a los 15 minutos de juego. Se encendieron todas las alarmas en las filas oscenses, que con dos triples consecutivos de Simovic acortaron distancias. Javi Llorente pidió tiempo muerto y Derksen se encargó de cortar la sangría con dos canastas que tranquilizó a Marín. El americano siguió anotando y elevó las diferencias hasta los 18 puntos (28-46). Aunque en los últimos minutos, el Magia Huesca se puso las pilas y consiguió acortar su desventajar para situarla en los nueve diez puntos al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, el Magia Huesca continuó rebajando el marcador hasta situarse en los siete puntos de desventaja. Pero un parcial de 2 a 8 permitió a los gallegos volver a estirar el marcador. Nuevo tiempo muerto local para enderezar el rumbo y evitar que Marín no se fuera definitivamente. Al término del tercer cuarto se llegó con el marcador 58 a 69 en el Palacio Municipal de los Deportes con una canasta sobre la bocina del valenciano José Simeón. Mas el enfrentamiento no estaba todavía decidido.

Los últimos diez minutos empezaron con una técnica de Javi Llorente, que permitió al Magia Huesca acortar su desventaja (61-69). Cinco puntos consecutivos de Jackson Capel puso aún más nervioso a Marín (66-69), y daba esperanzas a su equipo. Todo era posible en Huesca. Javi Llorente recurrió a un tiempo muerto ante la gran reacción oscense (parcial de 8 a 0). No fue efectivo, Simovic colocó al Magia a un punto (68-69). Restaban más de seis minutos para la conclusión del partido. Marín no dio señales de vida y Fontent culminó la remontada (70-69). Tuvo que ser Derksen el que salió al rescate de su equipo con un triple (70-72). Un nuevo triple, en este caso de Múgica, dio un respiro a Marín (70-75). Pero los oscenses despertaron de golpe y dieron la vuelta al marcador gracias a la aparición de Lafuente. Un triple de Múgica volvía a poner por delante a su equipo (77-78). Dos errores de Mikel Motos dieron aire a un Marín atascado, que tuvieron oportunidades para ganar el partido.

En la prórroga, el Marín salió a pista más enchufado colocándose con un 82 a 86. No se rindió el Magia Huesca, Fontet culminó la remontada (87-86) con un 2+1. Restaba 01:48 para el final. El lituano Gintvainis robó un balón decisivo, pero en el siguiente ataque no supo anotar Magia Huesca (90-88). Y a siete segundos, Marín tenía el balón para decidir el partido. Adón no falló y forzó una nueva prórroga (90-90).

El segundo tiempo extra empezó con un 0 a 6 de parcial (90-96) que resultó definitivo. Tiempo muerto de Sergio Jiménez. A estas alturas de partido Miso estaba sosteniendo el equipo con sus puntos. Mientras, en el Magia de Huesca Fontet hacia también su trabajo (98-100). Un 2+1 de Miso sentenció el encuentro a poco para la conclucsión (98-103). Al final, 102-105.

Magia Huesca: Gintvainis (9), Motos (6), Gunjina (5), Simovic (20) y Fontet (23) -quinteto inicial-; Sanz (6), Lafuente (17), Portalez, Jankaitis (6) y Capel (10).

Marín Ence PeixeGalego: Simeón (8), Miso (21), Derksen (32), Bauzá (2) y Múgica (12) -quinteto inicial-; Ferreiro (6), Cain (4), De Ciman (7), Adón (11) y Cabanas (2).

Crónica: Área 11/ lavozdegalicia.es


F.C BARCELONA LASSA "B" - RETABET.ES GBC (55-63)

Foto:diariovasco.com

Lo mejor que tuvo el choque para el RETAbet.es Gipuzkoa Basket fue la victoria. La tercera. Lo que le sigue situando en el furgón de cabeza con, por ahora, los mejores equipos de la LEB Oro.

El conjunto donostiarra empezó bien, se contagió del errático nivel en los dos primeros cuartos del Barcelona ‘B’, su rival vio aro en el tercer cuarto lo que le acercó al marcador, y terminó sufriendo hasta que a poco del final, Pino, Slezas, Uriz y Carlson anotaron para acreditar el triunfo. Hubo un respiro generalizado, pero nadie ha dicho que esto fuera sencillo. Ni por muy filial que haya enfrente, ni por navegar durante gran parte del encuentro con rentas superiores a los diez puntos.

Poco se contagiaron los equipos de las fotografías que decoraban la ciudad deportiva de Sant Joan D’ Espí, con leyendas del cuadro culé, porque los porcentajes de tiro fueron pobrísimos por parte de ambas escuadras.

Después de dominar con solvencia, el GBC encajó un parcial 14-2 que estrechó el partido sobremanera en el tercer periodo, 34-36 (min.26). A partir de ahí, la escuadra de Fisac tuvo que sudar en cada posesión, apretar los dientes en cada defensa y sacar los brazos en cada balón que escupía el aro.

La experiencia de los jugadores donostiarras, Fisac acabó el choque con su teórico quinteto inicial, proporcionó que la victoria no se escapara después de que en más de la mitad del partido el GBC fuera mejor que el filial blaugrana.

Los finales de partido apuntan siempre al jugador más en forma o con más confianza, sobre todo si el marcador está apretado. Esta vez, los focos se dirigieron a Sergi Pino, quien anotó en momentos clave para dar ventajas de cuatro o seis puntos y dar mucha más seguridad a la defensa correspondiente. El catalán se echó al equipo a la espalda, al igual que Uriz, quien no jugó un buen encuentro en líneas generales pero que con un triple y una canasta en los últimos minutos, desniveló el choque hacia Donostia.

Ventajas iniciales

Desde las primeras posesiones el conjunto dirigido por Fisac se puso por delante en el luminoso, más que por la defensa, por el pésimo porcentaje en el tiro del filial del Barcelona. El RETAbet.es sólo encajó una canasta en los primeros cinco minutos de encuentro y aunque las cosas en ataque no iban demasiado fluidas, con cerrar bien el aro y llegar a tiempo a los bloqueos y ayudas, parecía suficiente.

Carlson y Slezas lideraron la anotación con cinco y cuatro puntos respectivamente aunque el de Wisconsin tomó el camino del banquillo por dos faltas y el lituano, tuvo cuatro pérdidas en el primer cuarto.

El Barça ‘B’ solo vio aro en tres ocasiones, teniendo un horrendo porcentaje de tiro. Tres canastas de diecisiete intentos más dos tiros libres. y eso que una de ellas fue una carambola de Ndoye en aro propio tras rebote.

Un triple de los catalanes inauguró el segundo cuarto pero el Gipuzkoa Basket se estiró hasta un 13-26 primero, después de una canasta de Lander Lasa, y el 16-30 (min.19) de después que marcó la máxima renta de la primera mitad para los donostiarras.

Varios tiros se salieron, como uno de Simeonov, y con dos tiros libres y una canasta de Maxim Esteban, el partido llegó al descanso con una buena ventaja donostiarra. Si la escuadra guipuzcoana no tenía más ventaja fue por el pésimo porcentaje desde el tiro libre, con solo un acierto de siete intentos. Lo cierto es que desde todas las distancias, el aro pareció más pequeño de dimensiones que el tamaño del balón.

La mejor manera de comenzar una semana de tres encuentros. El martes el Ourense visitará el Gasa mientras que el Calzados Robusta de Logroño, esperará dentro de siete días.

Crónica: Raúl Melero / diariovasco.com


OURENSE PROVINCIA TERMAL - TAU CASTELLO (82-81)

Foto: Ourense Baloncesto

Sufrida hasta el último segundo, pero a la tercera llegó finalmente la primera victoria del Ourense Provincia Termal esta temporada en LEB Oro. En un partido igualado hasta el final, dos triples de Christian Díaz dieron una leve ventaja a nuestro equipo a poco de terminar, si bien Castelló no perdió la cara al partido y llegó a la última posesión del encuentro con posibilidades de lograr el empate. Un error entre Faner y Arévalo terminó con las opciones visitantes mientras el Pazo estallaba en júbilo. Aplausos y primer paseíllo de nuestros jugadores saludando a la afición. Esperemos que vengan más. Sería un buen síntoma.

Igualdad en el inicio

Desde el inicio, ambos equipos mostraron conocerse a la perfección, impidiendo que los principales referentes ofensivos de ambos conjuntos (Durán y Mitrovic) entrasen en ningún momento en juego. El relevo lo cogieron Faner y Fran Guerra, que durante los primeros minutos se repartían prácticamente el 100% de los puntos (9-5, min. 5). Un triple de Hittle mantenía al COB por encima, al menos, hasta la entrada de Arévalo y Cooper, quienes hacían daño en el interior y permitían a Castelló terminar el cuarto igualados (16-16, min. 10).

Hittle desnivela el segundo cuarto

La entrada en el segundo acto trajo consigo un aumento en el acierto de ambos equipos, y si Christian Díaz anotaba un triple, Faner lo devolvía rápidamente. Tras ello, apareció Fede Uclés. Con su movilidad y buenos fundamentos para la anotación, se erigía en el líder de Castelló, que pronto mandaba por cinco en el marcador. La aparición de Wright, primero, y Hittle, después, nivelaba las tornas (31-30, min. 15). Antes del descanso, los minutos siguientes, solo llevaban el nombre del jugador norteamericano. Reboteando, penetrando y, sobre todo, acertando desde el exterior, Hittle rompía el partido y llevaba a nuestro equipo por delante en el marcador al intermedio (42-35, min. 20).

Guerra frena la remontada visitante

El descanso llegaba mejor en Castelló y, con Arévalo como titular y referente, pronto el conjunto verdiblanco lograba dar la vuelta al marcador. Apoyado en el polivalente Sergio Rodríguez, el base riojano lideraba las transiciones visitantes, remontando muy pronto el partido (47-48, min. 24). La defensa cobista no funcionaba y el equipo dirigido por Toni Ten dominaba las zonas, malviviendo nuestro equipo con los triples que esporádicamente anotaban Mitrovic y Flis. Con Wright cargado de faltas, la vuelta de Fran Guerra a la pista permitió al COB encontrar una vía de anotación desconocida en el segundo tiempo. Con seis puntos consecutivos suyos se llegaba al final del cuarto (55-54, min. 30).

Los bosnios amenazan y Díaz lo remata

El último cuarto comenzó nuevamente con Arévalo, esta vez ayudado por Herrera, haciendo daño en la zona cobista, sumando siempre en base de penetraciones o tiros libres. La novedad fue que Kapelan y Mitrovic, intermitentes hasta ese momento, se combinaron en el acierto, y con cuatro triples en un abrir y cerrar de ojos, colocaron al equipo ourensano por delante en el marcador (67-65, min. 35). Nuevamente, Arévalo conseguía igualar, si bien era Christian Díaz, con dos triples consecutivos, quien lanzaba a nuestro equipo hacia la victoria. Con ocho puntos de ventaja a falta de poco más de un minuto, el encuentro parecía controlado, si bien una pérdida de Díaz y un error de Flis (quienes junto a Kapelan y Guerra habían aguantado la ventaja cobista en los minutos anteriores) metían a Castelló en el partido. Tras una canasta con adicional de Uclés, Mitrovic dispuso de dos tiros libres para sentenciar el partido, si bien erró el segundo y con siete segundos por jugarse dio una opción extra a Castelló. Con ese tiempo y tres puntos abajo, Faner se equivocó, y en vez de buscar un triple lejano, pasó interior a Arévalo, que anotó de dos sin tiempo por jugarse. Al final, triunfo por un punto en un encuentro emocionante y sufrido hasta el final.

Lo importante es que la primera ya está aquí y ahora toca pensar en Guipúzkoa Basket, pues este martes jugaremos desde las 21.00 horas ante el equipo vasco. Regresaremos al Pazo el próximo sábado, donde desde las 19.00 horas nos espera el Melilla Baloncesto de nuestros ex Pedro Rivero o Marcos Suka.

Ourense Provincia Termal (82): Christian Díaz (13), Mitrovic (14), Jukic (-), Flis (5), Guerra (14) –cinco inicial- Martín Rodríguez (-), Kapelan (13), Hittle (15), Tomás Fernández (2), Wright (6), Bob Van Zijverden (-).

TAU Castelló (81): Faner (8), Edu Durán (3), Sergio Rodríguez (10), Uclés (12), Nguirane (-) –cinco inicial- Arévalo (24), Chema García (4), Cabot (2), Alberto Fernández (-), Cooper (9) y Herrera (9).

Crónica: Ourense Baloncesto


CALZADOS ROBUSTA - CB PRAT (73-76)

Foto: Juan Marín /larioja.com

El Calzados Robusta no acaba de sacar la cabeza en este comienzo de temporada y sigue sin conocer la victoria después de tres jornadas. Esta vez fue el Prat el que se llevó el triunfo del Palacio de los Deportes de Logroño tras imponerse en la prórroga por 73-76.

El conjunto riojano tuvo la ocasión para ganar, pero Gerun (el mejor de los locales con 15 puntos, 12 rebotes y 23 de valoración) desaprovechó la oportunidad. No hizo lo mismo el equipo catalán, que supo remontar en el último cuarto cuando mejor estaban las cosas para los de Antonio Pérez y rematar en la prórroga una sufrida victoria que le mantiene invicto en la liga.

Todo lo contrario le sucede al Robusta, que no acaba de despertar y que puede comenzar a sentir los nervios de verse de nuevo abajo en la clasificación. Además, esta derrota en la prórroga es inevitable que despierte los viejos fantasmas de la temporada pasada, cuando los logroñeses acumularon derrotas en los instantes finales del partido, lo que les arrastró durante buena parte del año al pozo de la tabla y a tener que convivir durante demasiado tiempo con la daga afilada del descenso rozándoles el cuello.

Y eso que el partido no pudo comenzar de mejor manera. Antonio Pérez había puesto especial énfasis en la defensa a lo largo de la semana después de haber recibido muchos puntos en las dos primeras jornadas ligueras. Y parecía que sus pupilos tenían bien aprendida la lección. El quinteto inicial salió mentalizado de que debía mostrar desde el principio fortaleza atrás. Se esmeró en ello y provocó los errores de sus rivales sin dejar segundas opciones de tiro. En ataque, los riojanos apostaron por el juego colectivo, moviendo el balón hasta encontrar la mejor opción, fundamentalmente penetraciones a canasta y pases a los postes para que aprovecharan su corpulencia bajo los aros. Con este plan funcionando a la perfección en campo propio y con todos todos los jugadores que saltaron a pista anotando, el conjunto logroñés tomó una importante ventaja de diez punto (12-2) en apenas cuatro minutos y medio.

Todo eran buenas noticias para el Robusta, que incluso vio debutar a una de las apuestas de esta campaña, Serge Bonifant.

Un tiempo muerto de Roberto Sánchez sirvió para despertar a los catalanes, que comenzaron a ver cómo se empezaba a abrir el aro rival, mientras cerraban el propio a los locales. La segunda parte del cuarto inicial no sentó bien al Robusta, que acusó el escaso tino en el lanzamiento exterior. El Prat, entonces, con muy poco, recortó la distancia (13-8).

El Robusta se mantenía gracias a los triples de Bonifant y Garrido pero se notaba el atasco ofensivo. Ya no fluía el balón y los espacios que dejaba el rival se redujeron considerablemente. En la otra canasta, el Prat encontraba por fin su juego y un tiro lejano de Forcada le daba la iniciativa (21-22).

Los logroñeses pasaban por su peor momento, pero un nuevo triple de Garrido junto a otro afortunado de Norris, la solidez de un solvente Gerun y el despertar de Ruiz de Galarreta permitieron un nuevo arreón de los azules (31-24) que les permitió irse al descanso con una renta esperanzadora (33-27).

La segunda mitad comenzó con un intercambio de canastas que siempre suele beneficiar al que va delante. El primer equipo del Clavijo veía pasar los minutos y se mantenía al frente, e incluso comenzaba a obligar al Prat a apretar y a pensar en cómo se le estaba yendo su tercer triunfo de la fase regular (48-37, minuto 28).

Esta apuesta por el golpe a golpe también podía haber resultar arriesgada, ya que la diferencia no era definitiva ni el adversario era un cualquiera, por lo que el Robusta no debía permitirse el lujo de volver a caer en la frustración de la primera mitad. Así se lo hizo ver el Prat con un nuevo acercamiento que dejaba el choque abierto para el último cuarto (50-44).

Un triple de Garrido estrenó el periodo definitivo y daba algo más de calma a Pérez y los suyos, y otro más de Bonifant devolvía los diez puntos a su favor al Robusta (56-46) con ocho minutos por jugarse. Con un marcador que se movía sin demasiada agilidad, se convertía en una renta importante.

Los logroñeses no fueron capaces de matar el partido en ese momento, y la LEB Oro no es una categoría que permita tomarse un respiro. El Prat se encontró entonces con la puerta abierta para asaltar el Palacio de los Deportes y lo aprovechó. Un sorprendente parcial de 0-10 devolvió el partido al inicio con dos minutos por jugarse.

El filial del Juventut disfrutó de un punto de ventaja en un par de ocasiones y Gerun puso con dos tiros libres el 64-62. Forcada empató en una acción individual y el 52 riojano desaprovechó la ocasión de dar el primer triunfo a su equipo. Tocaba sufrir en la prórroga.

En el tiempo extra era el Prat el que anotaba primero y el Robusta el que se intentaba agarrar al partido. Con los dos equipos agarrotados por la tensión, los detalles que deciden en la igualdad surgieron del bando visitante. Garrido igualó a 73 con un gran triple, pero Nikolic (13 puntos, 13 rebotes, 25 de valoración) anotó después y recogió el posterior rechace bajo su aro. Forcada sentenció con un tiro libre el triunfo del Prat, ante la decepción del Robusta y de sus aficionados, que ven cómo ha empezado una nueva temporada pero siguen las mismas viejas pesadillas.

Calzados Robusta: Popadic (9), Ruiz de Galarreta (10), Martín (2), Laso (8), Herun (15) -quinteto inicial- Bonifant(6), Tunde (2), Norris (5), Garrido (16) y Bravo.

C.B Prat: Ortega (18), López (10), Moix, Forcada (9), Amo (2) -quinteto inicial- Nikolic (13), Martí (13), Costa (2), Ros (3), Sese (4) y Galán (2).

Crónica: Luismi Cámara / larioja.com


SAN PABLO INMOBILIARIA BURGOS - UNION FINANCIERA OVIEDO (106-83)

Foto: CBM/María González

Trabajo y mucho esfuerzo ha sido necesario para que el San Pablo Inmobiliaria sume la que es ya la primera victoria de la temporada, ante un rival como el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, que venía de ganar sus dos compromisos. El partido fue muy exigente para ambos oponentes, que ofrecieron un buen espectáculo en el segundo partido de la temporada que se celebraba en el Polideportivo Municipal El Plantío.

El cuadro burgalés fue mejor en, prácticamente, todas las fases del partido y no dio opciones a un Unión Financiera Baloncesto Oviedo, especialmente acertado en el apartado exterior. Los lanzamientos de tres, con un 40 por ciento de acierto (13/32), sostuvieron a los asturianos cuando la diferencia se estiraba.

En el último periodo, Edu Martínez impidió la reacción local con cuatro triples casi consecutivos y el San Pablo Inmobiliaria firmó una victoria tan necesaria como brillante.

Espectacular inicio de partido de un San Pablo Inmobiliaria, que asimiló desde el primer segundo que debía defender como no lo había hecho hasta el momento. A pesar de que fue el Unión Financiera Baloncesto Oviedo el primero en anotar, los azules respondieron con un parcial de 10-0 que llevó a Carles Marco a pedir el primer tiempo muerto de la noche. La respuesta asturiana fue suficiente para que ‘Epi’ necesitase parar el partido (18-9). Lo que llegó después fue peor, cinco triples en apenas unos minutos sirvieron para empatar el partido (24-24). La última acción del primer cuarto sirvió para, al menos, irse con una pequeña ventaja (26-24).

El segundo periodo estuvo muy ajustado, incluso, cuando el San Pablo Inmobiliaria trabajó con acierto en ataque y consiguió desatascar el aro de su rival (32-28). Entonces, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo volvió a recurrir a la línea de tres puntos para no descolgarse en el marcador (35-34). Sin embargo, cuando el acierto exterior faltó, los locales volvieron a tomar distancia para ponerse con un marcador de 40 a 34. Marco paró el duelo, para tratar de que su equipo no cediese más terreno antes de llegar al descanso. El objetivo del técnico visitante se llevó a cabo y el partido se fue al descanso con 44 a 39 en el luminoso.

El tercer periodo fue claramente azul. El San Pablo Inmobiliaria salió con la concentración necesaria para defender con mucha intensidad a los ovetenses (52-44). Los azules generaban constantes ventajas en ataque y estaba haciendo mucho daño al cuadro de Carles Marco, que pidió el oportuno tiempo muerto (58-45). Como ocurrió en el primer cuarto, el Unión Financiera se recuperó y anotó un parcial de 1-7 que volvió a despertar los nervios en los aficionados y, sobre todo en ‘Epi’, que paró el partido (59-52). Los últimos minutos los aprovecharon bien los locales, que cerraron el tercer cuarto con un marcador de 69-60.

Los locales partían con todo a su favor para llevarse la primera victoria de la temporada. Sin embargo, cuatro faltas señaladas a la defensa azul, en menos de dos minutos, fueron un aliciente innecesario (76-66). Costó que los azules cerrasen el partido. Fue necesario un pertinente triple de Edu Martínez para cerrar el duelo (88-75). Carles Marcó reunió a sus hombres en un último intento de meterse en partido. Pero tras la reanudación Edu Martínez volvió a castigar el aro asturiano e hizo que la diferencia fuese insalvable (106-83).

106 - San Pablo Inmobiliaria: Brandon Brine (7), Aegir Steinarsson (15), Mo Soluade (18), Álex Barrera (16), Javi Vega (33), Jorge García (-2), Edu Martínez (12), Goran Huskic (18), Percy Gibson (-1) y Álex López (7).

83 – Unión Financiera Baloncesto Oviedo: Mouhamed Barro (18), Dani Pérez (16), Fabio Santana (14), Johan Lofberg (20), Víctor Pérez (2), Miquel Salvo (9), Manu Rodríguez (-3), Andrew Windler (4), Felipe dos Anjos (0), Carlos Martínez (10).

Crónica: Ismael del Álamo / Dpt Comunicación C.B Miraflores


CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - CAFES CANDELAS BREOGAN (50-113)

Foto: Lorenzo Cordero / hoy.es

No fue de esas películas en las que el protagonista muere a las primeras de cambio y en las que tan solo un buen golpe de guion puede crear intriga en la trama. En este caso, el actor principal no se presentó ayer en la cancha del Multiusos y su lugar lo ocupó algo así como su sombra, su caricatura. Eso mismo fue lo que pareció ayer el Cáceres en su derrota frente al Breogán (50-113), en un partido en el que los extremeños llegaron a tocar con las manos el ridículo y ni siquiera pudieron servir de digno sparring. Un espectáculo difícil de ver a nivel profesional. De hecho, la derrota por 63 puntos de ayer del Cáceres es la más abultada de la historia de la LEB Oro. La mayor paliza anterior se la dio el Lobe Huesca al CB Granada en la 2011/12, entonces el marcador se quedó en un 112-56 (+56).

La alerta máxima sonó ayer en el Multiusos con un equipo cuyos refuerzos no están dando el resultado esperado. De hecho, están varios niveles por debajo de un bloque de nacionales al que deberían dar el salto de calidad y que tampoco logra carburar. Problema con difícil solución.

No esperó Ñete Bohigas para darle minutos a Rakocevic y lo incluyó en el cinco inicial, junto con uno de los no habituales titulares, como es Carlos Toledo. Voluntariosos ambos, pero sin acierto ofensivo, Breogán no dejó pasar la oportunidad de comenzar a cimentar su opciones de victoria con un parcial de 2-11 en los cinco primeros minutos de juego, obligando al técnico cacereño a pedir el primer tiempo muerto.

Las primeras rotaciones surtieron algo de efecto en la faceta ofensiva para encontrar mejores posiciones de tiro, aunque en defensa los extremeños no conseguían cerrar el bufé libre, con alguna pérdida de primero de baloncesto incluida. Un desaguisado que los lucenses aprovecharon para marcharse 10-23 en el marcador a los diez minutos de juego. Con hasta cuatro verdinegros valorando en negativo.

Lejos de hacer examen de conciencia, el Cáceres comenzó el segundo acto con una negación superior, o al menos igual, a la del inicio de partido. Y Breogán, a lo suyo, aumentando su renta sin oposición. Todo con un Cáceres ido, desubicado e incluso apático por momentos. Sin saber responder ante la intensa defensa individual planteada por el cuadro celeste de Natxo Lezkano.

Con 28 abajo a falta de algo más de tres minutos para el descanso, el público tiró de orgullo para entonar un tímido «Cáceres, Cáceres». Un cántico de aliento cortado de raíz por Olayinka, quien con un triple ponía el 15-46.

Todo era negro. Incluso un saque desde la banda se convertía en toda una odisea para los de Bohigas. Y con el 15-52, las caras de incredulidad eran la postal del Multiusos. Al descanso, un 22-55 difícil de digerir, con cinco cacereños valorando en negativo y una diferencia de 8 a 65 en esta faceta a nivel grupal por parte de ambos conjuntos.

Por si algún despistado se sentó en su butaca del Multiusos tras el descanso albergando la más mínima esperanza, Breogán se encargó de disiparla desde el principio, colocando un 26-68 en los primeros compases del tercer cuarto. Con el paso de los minutos, el Cáceres se iba consumiendo como una pavesa, hasta el punto de que cada acción medianamente positiva, como un rebote de Nathanaelsson, era celebrada de forma irónica por una grada que veía cómo continuaba creciendo la desventaja, con un 40-88 al término de este acto. Un cuarto en el que Josep Franch y Olayinka tuvieron que marcharse al banco con sendas dolencias.

Los últimos diez minutos, con más debacle del Cáceres, continuaron siendo de los visitantes, que cerraron el partido en un definitivo 50-113. En cuanto a la valoración, 18 para Cáceres y 141 para Breogán. «En 25 años de profesión, pocas veces me he sentido tan triste e impotente. Y menos en casa», sentenció Ñete Bohigas en sala de prensa.

Cáceres Patrimonio: Marco (1), Rakocevic (13), Toledo (0), Pérez (16) y Marcius (8) -cinco inicial- Fuller (0), Corrales (0), Parejo (7), Nathanaelsson (0), Cano (3), Chacón (0) y Riauka (2).

Cafés Candelas Breogán: Josep Franch (15), Rafa Huertas (17), Geramipoor (13), Salvador Arco (8) y Gilling (15) -cinco inicial- Juan Manuel (2), Ruiz (2), Iván Cruz (17), Olayinka (15) y Quintela (9).

Crónica: J.Cepeda / hoy.es


QUESOS CERRATO PALENCIA - ACTEL FORÇA LLEIDA (77-85)

Foto: baloncestoconp.es

La verdad que nos podíamos haber cerrado la boca en la previa de la jornada en la que recordábamos que desde el 30 de Diciembre de 2015 no perdía el conjunto palentino y ya se sabe que hablar de estas estadísticas es normalmente sinónimo de romperlas.

El partido se afrontaba con cierta dosis de optimismo, dos encuentros y dos victorias, y el debut esta jornada de Emmy Andújar ante su ex equipo, al que se notó esas mayores revoluciones de quién quiere agradar desde el inicio y que no fueron precisamente su mejor aliado durante los minutos que estuvo en cancha.

No fue un buen partido de los palentinos, tampoco peor que el de los ilerdenses, y tampoco fue culpable el innombrable y caradura de siempre, el cuñadísimo que apareció en la segunda parte tras una primera sorprendentemente tranquila; algo que nos podíamos haber temido, por cierto.

La primera parte y principalmente el primer cuarto, se podría resumir en un buen trabajo defensivo de ambos equipos, y muy poco acierto debajo del aro de ambos, no solo de los de Sergio García.

Tras el 13 a 13 de los primeros diez minutos, con buenas defensas de ambos pero poco acierto en la zona, el encuentro transcurría con mucha igualdad y no fue diferente en el segundo cuarto llegando al descanso con 30 a 31.

Mejoró tras el receso el ritmo de partido, pero con ambos manteniendo la misma dinámica y algo mayor acierto que venía sobretodo del tiro exterior, y casi principalmente en el caso de Lleida de la mano de Lupnik, y en el de los palentinos apurando las opciones interiores y sobretodo desperdiciando muchos contrataques que podrían haber supuesto una ruptura de partido a la que no se tuvo que enfrentar Lleida.

Finalizaría el tercer cuarto con empate a 50, y todo por decidir como se suele decir normalmente.

Los diez últimos minutos se iniciaban como todo lo anterior, igualados, pero punto a punto, tiro libre a tiro libre, Lleida se iba situando por delante en el marcador porque no daba opción a recuperar, ya que cada triple palentino era replicado por un gran Lupnik o Feliu, o porque cada canasta de dos era replicada por un dos más uno visitante hasta que se llegaba “al momento Carpallo”, esperado pero no deseado, en el cual Dani Rodríguez entraba a canasta, recibía una clara falta no señalada (Palencia se podría haber situado a tres puntos) y en la contra anotaba Lleida, a falta de poco más de dos minutos (68 a 75), “el Carpallo” señalaba técnica a Dani Rodríguez y no se sabe si le diría algo Sergio García o no en esa situación, que lo descalificaba directamente.

Quedaba tiempo para el final del partido pero la jugada descolocaba directamente a los colegiales y lo que tiene la imprudencia de un mal colegidado como Carpallo, la quinta personal de Lupnik, el mejor jugador del partido, que se dirigía incoscientemente al centro del campo donde estaba el personake, acababa en bronca de un jugador que había sido un espectáculo durante el partido y que se disculparía ante la afición palentina al final del encuentro. Carne de mucho más la del esloveno y gesto que le honra.

Al final derrota o victoria merecida para Lleida, mal sabor de boca por la misma, pero con errores reconocibles que deben ayudar a mejorar ante un temible Breogán que han vencido en Cáceres batiendo el record de diferencia absoluto de la liga, +63.

Lo mejor: Lamont Barnes y aunque a veces menor apreciable, Marc Blanch. Lamont estuvo presente siempre, parece que era el que más claro lo tenía, anotar fácil, dejar espacios en defensa y cuando aparecían cerca de su radio de acción, tapón, intimidación y rebote; Blanch también supo como trabajar, sobretodo en defensa )durante todo el encuentro) y en la segunda parte sacando partido de su extraordinario tiro.

Lo peor: Deportivamente el conjunto palentino dejó pasar una gran oportunidad para llevarse la victoria ante un rival que no fue mejor pero que sacó mejor partido de algunas situaciones. En el caso de los palentinos fallaron lo que no suele ser normal, canastas cómodas debajo del aro o contraataques en los que se buscó más que la canasta, la situación de 2+1 que no se dio normalmente y se acabó fallando.

Crónica: baloncestoconp.es

0 comentarios:

Publicar un comentario