sábado, 26 de noviembre de 2016

CRONICAS LEB ORO J11 | LEYMA CORUÑA SE LLEVA EL TRIUNFO DE BARRIS NORD MIENTRAS QUE EL CALZADOS ROBUSTA SUMA SU SEGUNDA VICTORIA (I)

MAGIA HUESCA - OURENSE PROVINCIA TERMAL (81-92)

Foto: C.Pascual

Derrota muy dolorosa para el Magia Huesca tras forzar de manera increíble una prórroga cuando el equipo iba perdiendo de ocho a falta de tres minutos para la finalización del tiempo reglamentario. Buena impresión de Pablo Pérez en su debut. Los peñistas fueron de nuevo superados claramente desde el triple, con un 25% de acierto (9/36) frente al 42% (11/26) del Ourense.

Complicado choque el que se presentaba para el Magia Huesca ante el Ourense, ya sin Carlino ni Jankaitis en el equipo. Máxima igualdad en el primer cuarto donde el 0-4 inicial era la máxima ventaja que alcanzaban los visitantes y que Simovic conseguía anular en dos acciones consecutivas. Las imprecisiones y los fallos eran un factor común a ambos conjuntos y se llegaba al final del cuarto con empate a 16 tantos, con una gran actuación del joven zaragozano Marcos Portález, con dos canastas de mérito en este tramo de partido.

El segundo cuarto empezaba de forma inmejorable con los primeros puntos como peñista del conquense Pablo Pérez gracias a un triple. Los hombres de Sergio Jiménez parecían escaparse merced a cinco puntos consecutivos de Jorge Lafuente (28-22), aunque el que fuera pívot del Estudiantes de ACB, Fran Guerra, se echaba el equipo a sus espaldas para darle la vuelta al partido (30-32). El Peñas reaccionaba de la mano de Mikel Motos, y Jukic volvía a poner las tablas justo antes del descanso (34-34).

Tras la reanudación, las alternancias se sucedían sin que ningún equipo lograra imponer su ritmo de juego sobre el otro. Pablo Pérez demostraba que el Magia Huesca ha incorporado a un tirador y volvía a anotar desde la larga distancia (41-38). Por parte de los visitantes, el exjugador del Manresa Dmitry Flis hacía daño junto a Fran Guerra y los gallegos se marchaban con 48-52 al periodo decisivo.

En los diez últimos minutos reglamentarios, el base expeñista Christian Díaz dominaba el tempo de partido para el Ourense que tras un triple de Jukic parecía sentenciar el choque con 8 puntos de ventaja a falta de tres minutos (60-68). El Magia Huesca no se arrugaba y tras una canasta de Fontet, apretaba líneas defensiva que asfixiaban los visitantes. Tanto que perdieron dos balones consecutivos y en ambas acciones Jorge Lafuente respondía anotando (67-68). En la siguiente jugaba, los peñistas mandaban a Díaz a la línea de personal, y no fallaba (67-70). Lo mismo hacían los gallegos con Fontet para evitar el lanzamiento triple (69-70), y repetían la secuencia los de Jiménez con Mitrovic (69-72). Gintvainis fallaba el siguiente lanzamiento triple, pero un enorme Gunjina se hacía con el rechace para de nuevo sacar el balón a Gintvainis quien, esta vez sí, anotaba para el delirio de la afición oscense. Kapelan fallaba su intento desde la larga distancia y el partido se iba a la prórroga.

Pese a que Lafuente empezaba anotando primero en la prórroga y que la inercia del partido era totalmente favorable para las ambiciones del Magia Huesca; el equipo, con claros síntomas de cansancio, no pudo hacer frente al acierto exterior de los gallegos, que anotaban desde más allá del 6’75 con hasta tres jugadores (Mitrovic, Jukic y Fernández). Las faltas finales reflejaron un marcador final excesivamente abultado para lo que se vio sobre la pista (81-92).

De esta forma, el Magia Huesca pierde su cuarto partido en las últimas cinco jornadas y se queda con un solo triunfo de margen sobre el descenso. Las dos prórrogas que los peñistas han disputado esta temporada se han saldado con dos derrotas en casa. El siguiente compromiso liguero de los oscenses será el próximo martes a las 20:30 en la pista del TAU Cerámica de Castellón, que es el colista de la LEB ORO.

Crónica: Jorge Calleja Visiedo / sporthuesca.com


CALZADOS ROBUSTA - F.C BARCELONA LASSA "B" (80-71)

Foto: C.B Clavijo

400. No es fácil cumplir 400 partidos en la LEB Oro. Alberto Ruiz de Galarreta los ha hecho además a su mejor nivel, liderando al equipo y aportando como jugador total. En el Palacio, recibió una placa conmemorativa de manos del presidente, Juan Bernabé, y el cariño de la grada, salpicada de carteles con el número 400. En pista, comenzó ayudando en el rebote y anotando sus primeros puntos de hecho tras una captura; luego reventó en el segundo cuarto (9 puntos, 7 rebotes al descanso) para repeler la breve escapada del Barça B. Acabó de nuevo aportando trabajo oscuro, y finalmente en la línea para cerrar con seguridad un partido con momentos complicados y una segunda victoria que debe reactivar a los de Antonio Pérez. Felicidades por los 400, capitán.

FACTOR SORPRESA. Fue el otro factor clave, el diferencial que no aparece en los scouting y que saca el partido del guión táctico. Con Tunde bajo mínimos por un proceso gripal, Simon Birgander, pácticamente inédito hasta el momento, irrumpió en pista con un partido solemne: cerrando atrás y dando continuidad a la fluidez anotadora de Gerun. Su entrada en el segundo cuarto, con 10 puntos casi consecutivos y 2 tapones, reenganchó al Calzados Robusta a un partido que gobernaba el Barça B tras los triples de Kurucs y Font (23-27); junto a Gala y los buenos minutos de Norris, ponía a los locales en ventaja al descanso (36-35). Aún hubo más en la segunda mitad: su entrada en pista volvió a desequilibrar el plan defensivo culé y propiciar el despegue riojano (59-51, minuto 32). Las personales le llevaron al banco, con una tarjeta de 15 puntos, 4 rebotes, 3 robos y 2 tapones en sólo 15 minutos. El otro nombre propio.

TODOS. Los dos nombres propios, uno por la efeméride (y el doble-doble), el otro por su inesperada explosión, destacaron en un triunfo que sin embargo fue coral. El propio Tunde ayudó con 6 minutos, y Adrián Laso acabó con un solo tiro en 18 minutos pero un enorme despliegue defensivo. Quique Garrido llevó el peso anotador en el despegue (7 puntos en ese momento) y Gerun, de nuevo en modo MVP (17+7), anotó en los momentos calientes.

DESPEGUE. Con Aleix Front (11 puntos) y Jordi Trías (8) al frente, el Barça B había permanecido pegado al ritmo riojano toda la primera mitad. Librado el tradicional bache de vuelta de vestuarios, un gancho de Trías era el último retazo de igualdad (42-44, minuto 25), antes de un parcial liderado por Garrido y Birgander, y coronado con el triple de Norris al inicio del último cuarto para la máxima riojana (59-51, minuto 31).

DESENLACE. Por supuesto, no estaba resuelto. Con Font apagado, apareció Rodions Kurucs, uno de los mejores junior de Europa, con 7 puntos consecutivos para voltear el tanteo, con el apoyo de Trías en un parcial 0-9 (66-68, minuto 37). Otro final caliente, pero esta vez los triples de Bonifant y Garrido rescataban a los locales (72-69); fue turno para Bravo, Gerun, Galarreta y el propio Garrido, que no fallaron desde la personal, mientras Kurucs y Trías sí erraban sus tiros. Mucho tiempo después, al fin el Palacio pudo volver a celebrar. Esta vez, por partida doble.

Calzados Robusta 80 (19+17+20+24). Garrido (12), Carles Bravo (11), Galarreta (11), Bonifant (5), Gerun (17) -cinco inicial- Olumuyiwa (1), Norris (8), Alberto Martín, Laso, Birgander (15)

FC Barça Lassa B 71 (19+16+16+20): Figueras (2), Font (14), Djedovic (5), Trías (21), Diagné (4) -cinco inicial- Velicka (2), Maxim Esteban (3), Sergi Martínez, Kurucs (14), Sena (6)

Crónica: C.B Clavijo


SAN PABLO INMOBILIARIA BURGOS - SAENZ HORECA ARABERRI (97-84)

Foto: CBM/María González

Así sí. El San Pablo Inmobiliaria recupera la sonrisa tras imponerse con solvencia a un batallador Sáenz Horeca Araberri que no entregó la cuchara hasta el ecuador del último periodo. De hecho, los vitorianos lucieron baloncesto en la primera mitad y pusieron en serios aprietos a los burgaleses (29-35). Sin embargo, el San Pablo mostró la fe en su baloncesto, a pesar de no haberlo exteriorizado en las dos últimas jornadas, y se repuso con mucho esfuerzo.

Los hombres de Diego Epifanio ‘Epi’ tiraron de casta para ir castigando a un rival durísimo, que no ofrecía dudas. De hecho fue, tras mucho trabajo, cuando Sáenz Horeca Araberri cedió (84-73). Ese número, el 73 se les quedó atragantado a los vitorianos que acabaron perdiendo por una abultada diferencia que no reconocía el gran trabajo realizado durante la mayor parte del encuentro.

El partido arrancó según el guion preferido del San Pablo Inmobiliaria. Los burgaleses, que salieron con la novedad de Percy Gibson de inicio, disfrutaron los primeros minutos de un gran acierto y una buena fluidez de juego (9-5). Sin embargo, el Sáenz Horeca Araberri pronto mostró sus credenciales y no solo igualó el partido, sino que se fue cinco puntos arriba (15-20). Las múltiples faltas señaladas a los locales, costaron, entre otras cosas, que Brandon Brine tuviese que ausentarse, con tres personales. Entonces, ‘Epi’ paró el partido y recompuso el juego para tratar de frenar a los vitorianos, que finalizaron el primer cuarto tres puntos por delante en el marcador (22-25).

A pesar de que los locales recortaron ligeramente las diferencias, en el segundo periodo volvió a aparecer la versión más acertada de los vitorianos, que ampliaron la diferencia máxima (29-35). Igual que ocurriese en el primer acto, ‘Epi’ volvió a recurrir a un tiempo muerto para tratar de recortar distancias. Funcionó bien y éste se reprodujo en el banquillo visitante tras un breve parcial de 5-2. Y es que Arturo Álvarez, técnico de Araerri, quería proteger la corta ventaja (34-37). Sin embargo, las faltas señaladas a unos y otros (11-4), volvían a lastrar la recuperación. Solo a base de triples de Álex Barrera y Edu Martínez, los azules se pusieron por delante (42-40). La reacción fue tenue y no se vio sólida hasta el último minuto de cuarto, cuando el San Pablo lució su mejor cara y cerró el cuarto con 53 a 46.

El momento de la salida de vestuarios fue clave. El San Pablo quería mantener su ventaja y si fuese posible ampliarla. Brandon Brine, que volvió a la pista tras una fugaz aparición en el primero periodo, anotó dos triples muy importantes para dar la primera ventaja destacable hasta el momento (65-57). Pero poco duraría la renta, que se vio lastrada en el momento en el que el tiro dio la espalda a los azules (67-64). ‘Epi’ recurrió de nuevo al minuto de reflexión y funcionó. Una vez más, los locales se fueron con una pequeña ventaja (75-69).

Cada canasta contaba en un final que se presumía incierto. El San Pablo Inmobiliaria supo sacar lo mejor de sí en el apartado defensivo y aprovechó sus acciones en ataque para marcarse el mejor parcial hasta el momento (9-4). Entre medias, Álvarez pidió dos tiempos muertos porque veía que se le podía escapar el partido a los suyos, a pesar de mucho remar (84-73). Ese fue el momento clave, Araberri se estancó en el punto 73 y siguió perdiendo terreno con el San Pablo Inmobiliaria Burgos, que se llevó el triunfo con un cómodo 97-84.

97 - San Pablo Inmobiliaria: Brandon Brine (6), Aegir Steinarsson (5), Mo Soluade (7), Álex Barrera (8), Javi Vega (11), Jorge García (8), Edu Martínez (12), Goran Huskic (18), Percy Gibson (10) y Álex López (12).

84 – Sáenz Horeca Araberri: Zaid Hearst (26), Miguel Alvarado (1), Iván García (9), Nikola Cvetinovic (7), Martin Buesa (2), Epameinondas Papantoniou (7), Martin Durchev (13), Johnny Berhanemeskel (19).

Crónica: Ismael del Álamo / Dpt Comunicación C.B Miraflores


CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - PALMA AIR EUROPA (91-82)

Foto: F.Villegas / elperiodicoextremadura.com

Continúa el Cáceres Patrimonio de la Humanidad rentabilizando en casa lo mucho o poco que tiene. Anoche acumuló su cuarta victoria de la temporada. Como las tres anteriores, fue ante uno de los grandes presupuestos de la competición y en el Multiusos: el Palma Air Europa (91-82).

Coge vuelo el conjunto de Ñete Bohigas, que parece crecerse cuando está arropado por su público. Volvió a ofrecer un partido más que digno, sobre todo a nivel ofensivo, encontrando a más jugadores de lo habitual en ataque. El respiro es importante, y el impulso de cara al cercano choque en Vitoria ante el Araberri, este martes, más todavía.

Y es que, tras un primer cuarto ‘de tanteo’, fue el Cáceres el que pegó primero en el inicio del segundo. Lo hizo con algunos jugadores en pista que necesitan reivindicarse, como Zygimantas Riauka y Carlos Toledo.

De repente, y con un juego muy racional, el marcador pasó de 19-24 a 30-25. Era una diferencia exigua, pero que al menos otorga cierta confianza de manejar. En su nuevo papel de base reserva a José Marco se le veía cada vez más cómodo, mientras que enfrente el Palma daba sensación de creciente caos, demasiado dependiente de sus triples.

Al descanso la situación estaba estabilizada (44-37), gracias sobre todo al regreso de los aleros titulares, Niko Rakocevic y Luis Parejo, con sendos triples de forma consecutiva.

Fue Marco el que tomó más protagonismo aún en el tercer cuarto, ofreciendo un perfil de tirador que hasta ahora había quedado solapado por su capacidad de pase.

El acierto desde lejos llegó a ser impresionante por momentos, lo que permitió mantener las esperanzas intactas de cara al último cuarto (66-58).

Un nuevo acelerón verdinegro, con Toledo encontrando por fin el aro después de muchas semanas sin hacerlo apenas, llegó a poner el encuentro muy cerca (79-65, min. 36), pero no hay que descuidarse cuando enfrente a un rival con tanta calidad. Varios triples consecutivos hicieron que la temperatura del marcador subiese. En el partido de los ‘ex’, dos antiguos locales como Roger Fornas y Ben Mockford asumieron la responsabilidad, como antes lo había hecho un Asier Zengotitabengoa que fue de más a menos. Quienes apenas lucieron fueron Víctor Serrano y Álvaro Frutos, que tuvo muy poco tiempo en pista.

Hubo dudas y miedo porque se había trabajado mucho por una victoria que se había sudado muchísimo. Tanto fue así que en el último minuto se entró con un margen muy exiguo (85-82). Sin embargo, al igual que sucedió ante el Leyma Coruña, fue entonces cuando apareció Rakocevic. Como él mismo dice, o le amas o le odias, pero no va a cambiar. Así es que cogió el balón cuando más quemaba y clavó un triple que dejó al Palma moribundo. El perfecto colofón a una buena noche de baloncesto de un equipo modesto, pero esforzado.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Guille Corrales (11). Niko Rakocevic (16), Luis Parejo (9), Sergio Pérez (6), Sandi Marcius (10) --cinco inicial-- JC Fuller (2), José Marco (16), Carlos Toledo (9), Ragnar Nathanaelsson (2), Zygimantas Riauka (10).

Palma Air Europa: Mikel Uriz (12). Zengotitabengoa (15), Carles Biviá (18), Roger Fornas (8), Víctor Serrano (4) --cinco inicial-- Mockford (8), Medori (3), Antoni Vicens (8), Fonseca (5), Álvaro Frutos (1).

Crónica: Javier Ortíz / elperiodicoextremadura.com


QUESOS CERRATO PALENCIA - MARIN PEIXE GALEGO (94-61)

Foto: FMarta Moras / elnortedecastilla.es/

En la tarde del viernes fueron muchos los que se afanaban en explicar a su madre, a su padre o a su abuela la forma correcta de decir ‘Black Friday’, y es que el dichoso anglicismo es más complicado de pronunciar que el nombre de Carl Engström, el último jugador que ha abandonado el barco del Quesos Cerrato.

Pero el viernes nadie se acordó del bueno de Engström en el Marta Domínguez durante un partido en el que la defensa del Marín Peixegalego parecía estar de oferta y en el que el Quesos Cerrato aprovechó el ‘Black Friday’ –o ‘Blas Fridei’, que diría más de uno– para renovar por completo su armario y hacer olvidar algunos de los discretos partidos que se han vivido en el arranque liguero.

El partido tuvo un inicio complicado para el Quesos Cerrato, y es que seis puntos consecutivos de Andrés Miso dejaron el marcador con un 2-8 a la primera de cambio, pero el Quesos Cerrato no se inquietó por este arranque y a falta de cuatro minutos para el final del primer cuarto, el electrónico ya reflejaba un 10-10 mucho más acorde con lo visto sobre la cancha. La conexión Blanch-Barnes daba sus frutos en el juego ofensivo y, aunque al equipo se le vio un poco frío en los compases iniciales, logró calentarse tanto como un consumista en la página de AliExpress, y es que los palentinos aprovecharon las primeras ofertas en defensa de los gallegos y el primer cuarto acabó con 20-13 en el marcador.

En el segundo cuarto llegó el momento que toda la afición estaba esperando. Joan Tomàs no había jugado en toda la temporada por una delicada lesión en la rodilla y, por fin, el número 13 recibió de golpe todo el cariño que la afición no le ha podido dar este año. Debutó Joan y también lo hizo Samb, que mostró sus cualidades sobre la pintura y ayudó al Quesos Cerrato a marcharse en el marcador de una manera descaradísima. El recién ascendido pagaba cara la novatada ante el vigente campeón y el encuentro se fue tornando en un monólogo en el que el morado era el único color sobre el parqué.

La defensa del Marín Peixegalego no olía ni un balón y su ataque no era mucho mejor. El máximo anotador de la Liga, Tim Derksen, se diluyó en el entramado propuesto por Sergio García. Mientras, la calidad que se presupone a Jason Cain ni se asomaba por un Marta Domínguez que ayer se disfrazó de centro comercial en pleno ‘Black Friday’ para hacer que los jugadores del Quesos Cerrato se fueran a casa con más bolsas en las manos que Julia Roberts en ‘Pretty Woman’. Otegui y Rodríguez vieron la cesta de la compra llena de ofertas que portaban Blanch y Lamont y no dejaron pasar la oportunidad de disfrutar de las rebajas en defensa del equipo gallego para mejorar sus números personales.

La primera mitad acabó con el Quesos Cerrato 20 puntos arriba. El electrónico reflejaba un escandaloso 52-32 y aquello de que este año no hay tantas diferencias entre unos equipos y otros quedó en entredicho.

Faltaba toda una mitad y parecía que este partido podría ser la mejor ocasión para que Sergio García probase sistemas y diese entrada a los menos habituales. El Marín Peixegalego quiso recortar diferencias por la vía rápida y comenzó a jugar solo por fuera, en busca de triples que hicieran menos dolorosa la derrota. Derksen afinó la puntería y comenzó a sumar algún punto al 6 que aparecía en su casillero de anotación de la primera mitad. Pero el Quesos Cerrato demostró que es un equipo infinitamente mejor que el cuadro pontevedrés y supo frenar todo el peligro de un rival que solo inquietó en los tres primeros minutos.

El tercer cuarto llegó con un resultado de 69-47 y los 10 últimos minutos sobraron por completo. No obstante, el equipo palentino tenía un lunar que se quiso eliminar. Gabas Maldunas no tuvo su día y llegó al último cuatro con valoración negativa, pero un contragolpe culminado con un mate hizo que el lituano se llevase una gran ovación.

El partido acabó y un 94-61 brillaba en el marcador. El Marín Peixegalego estaba de oferta ayer y el Quesos Cerrato no gastó apenas un céntimo para lograr un abultado triunfo. Ahora falta por saber si este nuevo equipo, con la recuperación de Tomàs y la llegada de Samb, tiene el suficiente crédito en la cuenta para salir de compras fuera del periodo de rebajas. Seguramente, los padres o los abuelos de los que se hablaba al principio de esta crónica aún no sepan pronunciar ‘Black Friday’, pero seguro que dicen a la perfección otro anglicismo como ‘líder’, que es lo que es el Quesos Cerrato después de este partido, a la espera de lo que hagan el Gipuzkoa y el Oviedo. Salió bien el día de compras.

Crónica: Marcos Alonso / elnortedecastilla.es


ACTEL FORÇA LLEIDA - LEYMA CORUÑA (80-89)

Foto: la manyana

El Leyma Coruña rompió a lo grande su racha negativa de dos derrotas consecutivas imponiéndose con todo merecimiento en la cancha del Actel Força Lleida (80-89). Victoria de prestigio para el equipo coruñés, que con ocho triunfos y tres derrotas comparte el liderato de la LEB Oro con Palencia, a la espera de lo que hoy haga Gipuzkoa (8-2) en Oviedo.

No brilló esta vez Dago Peña, que no pasó de los 4 puntos, pero todos los jugadores naranjas aportaron en la faceta anotadora. Sobre todo Djuran, que completó una actuación notable con 19 puntos y seis rebotes. Gran primera parte del equipo coruñés, que se fue al descanso con nueve puntos de renta (36-45). Lleida reaccionó en la reanudación hasta darle la vuelta al marcador. Un punto arriba (63-62) empezaron el último cuarto los catalanes y fue ahí, en el momento decisivo, cuando el Leyma demostró aplomo y oficio para no precipitarse y acabar imponiéndose en un último cuarto sensacional, con un parcial de 17-27.

"Hemos hecho el partido que necesitábamos. No dejamos que el Lleida jugara cómodo. Nuestro primer trabajo fue defensivo. Luego dominamos el rebote y eso nos ha ayudado mucho", destacó el técnico del Leyma, Tito Díaz. "Algo más positivo que el triunfo es la madurez de mi equipo cuando Lleida se puso por delante. La victoria es merecida", añadió el entrenador.

Crónica: laopinioncoruna.es

0 comentarios:

Publicar un comentario