sábado, 18 de marzo de 2017

CRONICAS LEB PLATA J25 | MATT DON EN MODO MVP GUIA AL CAMBADOS CIDADE EUROPEA DO VIÑO 2017 A SU OCTAVA VICTORIA CONSECUTIVA Y COMERCIAL ULSA CBC VALLADOLID GANA SOBRE LA BOCINA CON CANASTA DE WADE-CHATMAN (I)

HISPAGAN UPB GANDIA - CAMBADOS CIDADE EUROPEA DO VIÑO 2017 (91-94)

Foto: Mónica Iraigo / lavozdegalicia.es

Andan en Gandía en plenas fiestas y Matt Don incendió sus fallas antes de hora. En una actuación estratosférica, el británico hizo lo suyo y lo de Charles -de viaje en su país por el fallecimiento de su hermano- para llevar al Cambados Cidade Europea do Viño 2017 a una nueva victoria, la octava consecutiva, ante un Gandía que le puso las cosas muy difíciles. En realidad, el partido expuso la crudeza del deporte, que siempre suele sonreír en los pequeños detalles al conjunto que llega en racha.

El duelo fue de locos. Un balancín continuo en el que el Cambados Cidade Europea do Viño comenzó en los más alto pero en el que los cambadeses tuvieron también momentos muy complicados. Parecía que se les podía escapar el encuentro, pero supieron reaccionar.

El Xuven salió como una locomotora. Arrollando todo a su paso, a los siete minutos ganaba ya por diez puntos (14-24) y mostraba un acierto exagerado. Ahí ya llevaba Matt Don nada menos que 16 puntos, con cuatro triples en el bolsillo. Se lio un poco el conjunto de Manu Santos en ese tramo final del primer cuarto y el Gandía cogió aire con un par de triples. Fue una buena bocanada. Revivió a los valencianos, que poco a poco se fueron creyendo que podían competir contra un equipo en estado de gracia. Y tanto que pudieron, como que mediado el segundo cuarto ya estaban por encima, merced a dos triples consecutivos de Duch (38-36). Entró ahí el encuentro en un intercambio de golpes del que salieron beneficiados los locales, que consiguieron una buena renta con la que irse al descanso. El Xuven pagaba una extraña flojera defensiva que le hacía verse por detrás en el marcador (53-46).

30 puntos en tres cuartos

La diferencia todavía se estiró un poco más para los locales en el tercer cuarto (64-53, min 25). El partido parecía alejarse pero reaccionó el Cambados Cidade Europea do Viño 2017. En poco más de tres minutos consiguió un 2-14 de parcial (con dos triples más de Don) para darle la vuelta a la tortilla. A esas alturas Matt ya sumaba 30 puntos y tiraba del carro de todos.

El partido se había convertido en un correcalles, con contraataques continuos y algunos errores de bulto de unos y otros. Pero el Xuven consiguió plantarse cinco puntos por encima a falta de un minuto y medio. Se acercó el Gandía a un punto a falta de catorce segundos pero ahí funcionaron la pizarra de Manu Santos y la muñeca de Osborne. De la primera salieron dos acciones de saque de banda que acabaron en falta sobre el estadounidense, que no falló desde el tiro libre y anotó cuatro decisivos en los diez últimos segundos que sellaron el triunfo y les permite dormir en lo más alto de la tabla.

Gandía (91): Forbes (9), Tomasevic (8), Otero (6), Miller (6) y Martínez (15) -equipo inicial-, Navarro (9), Duch (18), Vidal (8) y Conde (12).

Cambados 2017 (94): Chapela (13), Osborne (15), Rubio (7), Don (35) y Shota (9) -equipo inicial-, Baiget, Cheda (6), Romera (5) y Erik (4).

Crónica: Antonio Garrido / lavozdegalicia.es


COMERCIAL ULSA CBC VALLADOLID - BASKET NAVARRA (68-66)

Foto: R.Otazo / elnortedecastilla.es

Pisuerga vio una victoria de las que se suele recordar mucho tiempo. Con el partido igualado a 66 puntos y nueve segundos en el crono, Wade-Chatman se la jugó un uno contra uno que finalizó con el balón dentro de la canasta. El polideportivo explotó de alegría. Un partido que parecía perdido durante 39 minutos se había resuelto gracias a un público entregado que dio a los suyos la gasolina que les hizo falta durante muchos minutos, en los que estuvo a merced de un Basket Navarra más acertado. Y es que los locales, al descanso, llevaban unos promedios estadísticos que rozaban el ridículo. Un 25% en tiros de dos y un 20% en triples. Pero tras el descanso, con el apoyo de la afición, que no dejó caer a los suyos, el Comercial Ulsa sumó su decimocuarta victoria de la temporada y además iguala el ’basketaverage’ con el conjunto pamplonés. La fe de la grada mueve montañas y genera victorias. No fue un buen partido de los locales, pero el triunfo final quita el mal sabor de boca de lo poco que se vio sobre la pista.

El primer cuarto fue infumable. El Comercial Ulsa no atinaba con el aro, mientras que Navarra, tampoco sin hacer gandes cosas, iba abriendo brecha, que llegó al 1-15 a los siete minutos de juego. Solo un punto de tiro libre de Mukendi. Sergio de la Fuente, ya en el minuto 8, logró la primera canasta en juego. En esos dos últimos minutos, los locales maquillaron algo el marcador hasta el 10-17 con el que finalizó el primero de los cuatro capítulos. Las ardillas habían sido una caricatura de equipo.

El segundo cuarto comenzó mejor, con dos triples consecutivos de un Pablo Esteban ‘on fire’. En un pispás, los locales se habían colocado a un punto. Parecía que era posible la remontada, pero esta se frustró. Los hombres de Joaquín Prado reaccionaron bien a la buena salida local. No dejaron la delantera en ningún momento. Graham-Bell aguantaba a los suyos, pero cometió su tercera falta y se tuvo que ir al banquillo.

Las decisiones arbitrales, la actuación de la pareja López Herrada-Muñoz García fue nefasta y perjudicó más a los locales, descentraron a los hombres de Paco García y los pamploneses consiguieron marcharse al descanso en ventaja (27-35).

Después del receso, Wade-Chatman decidió comparecer en el encuentro. El base americano había estado desaparecido en combate los primeros veinte minutos, con cero puntos y -5 de valoración. Solo podía ir a mejor y así fue. La defensa local mejoró y Navarra Basket comenzó a tener algunos problemas más. La diferencia se movió entre dos y siete puntos. Con 45-52, se llegó al final del tercer cuarto.

Los últimos diez minutos fueron una lucha contra sí mismo. La grada, que se fue calentando con las decisiones arbitrales, comenzó a empujar a los suyos, que terminaron por creérselo. La ventaja comenzó a menguar casi punto a punto. Navarra comenzó a perder fuelle, mientras Pisuerga llevaba en volandas a los suyos. Los locales igualaban a 62 puntos a falta de 57 segundos para el final. Un 2+1 de un siempre espectacular Graham-Bell ponía el 65-62. El polideportivo se caía. Con 66-63, Dylan Poston colaba un triple soberbio para igualar. Quedaban nueve segundos. Una jugada para Wade-Chatman. El base entra como un cuchillo en la defensa navarra y lanza. El balón lograr entrar sobre la bocina. Pisuerga explotaba de alegría. La fe de la grada había hecho su trabajo.

Comercial Ulsa: Wade-Chatman (16), Morales (2), Graham-Bell (19), De la Fuente (12), Mukendi (1) –equipo inicial–, Davichu Ortega (1), Miguel González, Astilleros (8), Esteban (9) y Jota Lobato.

Basket Navarra: Fuentes (12), Vázquez (2), Narros (16), Hidalgo (9), Hopfgartner (8) –equipo inicial–, Adrián García (5), Zabalo (2), Bleeker (4) y Poston (8).

Crónica: V.Borda / elnortedecastilla.es

0 comentarios:

Publicar un comentario