sábado, 20 de mayo de 2017

CRONICAS LEB PLATA 1/2 J3 | ZORNOTZA ST PONE CONTRA LAS CUERDAS AL TODOPODEROSO COVIRAN GRANADA, ACEITUNAS FRAGATA MORON A UN PASO DE LA FINAL, MVP COMPARTIDO IKER SLAZAR (ZORNOTZA) / JEAN CADOT (ZORNOTZA) 28 DE VAL

ZORNOTZA ST - COVIRAN GRANADA (81-80) (2-1)

Foto: Zornotza ST

El Zornotza se sigue superando a sí mismo, alcanzando cotas inimaginables de tan altas que son, sin sentir vértigo, solo pensando en escribir con mayúsculas su HISTORIA. Porque lo de esta tarde de viernes ha sido eso: histórico. Por segunda vez consecutiva se vencía al potente Covirán Granada, poniendo el 2-1 en esta serie de semifinales y colocándose a un paso, un solo paso, de meterse en la final, en la lucha definitiva por el ascenso a LEB Oro. La familia zornotzarra sueña y quiere seguir soñando. Tenemos motivos para ello. Porque el domingo a las 12’30 tendremos la oportunidad de lograr la tercera victoria en nuestro hogar.

Y qué decir de ese nuestro hogar, de Larrea, de esa afición que volvéis a demostrar que sois el mejor sexto jugador posible. Hoy nuestra cancha estaba llena a reventar, más que nunca; había sensación de jornada importante, especial, se palpaba en el ambiente del pueblo que algo gordo podía suceder. Y vaya si ha sucedido. Se ha vivido un partidazo épico, entre dos equipos grandes, como lo han demostrado en la cancha, que es donde estas cosas se demuestran. El espectáculo, la emoción, la intensidad, han durado los cuarenta y cinco minutos, porque ha habido que disputarse una prórroga para dictar sentencia entre dos contendientes que se negaban a perder. En esas circunstancias, el público, vosotros, nuestra Marea Verde, los generadores del Efecto Larrea, habéis sido decisivos. Porque en un partido así el factor emocional es más determinante que la cabeza y en ese aspecto, ahora mismo, no nos gana nadie.

Igualdad absoluta de principio a fin. Tanto Garita como Pablo Pin apuestan por alternar defensas individuales y zonales, incluidas zonas press. Los protagonistas sobre el parquet alternan a su vez aciertos y errores. Ni uno ni otro consiguen escaparse en el marcador. El primer cuarto finaliza con ventaja verde tras un triple de David Iriarte, 20-19.

En el segundo asalto la tensión crece y los errores aumentan. En las zonas no hay quien entre, no se concede ni un tiro fácil en la pintura, hay que intentarlo de fuera y la puntería no está a punto. Entre tanto, Iker Salazar y JR Cadot se hacen los amos del rebote y eso nos permite ir mínimamente por delante hasta que un triple de un inspirado Carlos Corts Valdivia nos envía al descanso en desventaja, 32-34.

Regresan los jugadores de los vestuarios y esta vez recuperan el acierto y el marcador se moverá con más velocidad. El Zornotza anota dos triples (Dani de la Rúa y Cadot) que nos ponen por delante, tanto que nos vemos cuatro arriba, 42-38, en poco más de tres minutos de juego. Pero el Granada responde y será Ivan Milekovic con uno de sus triples quien devuelva la igualdad total, 43-43, a tres minutos del final del cuarto. Cadot mete la directa, como siempre, y lleva la voz cantante anotadora. Con sus puntos y con dos desde la línea de personal de Vasilije Vucetic, tomamos la delantera, 52-51, y parece que termina así el cuarto, pero Milekovic clava un triple sobre la bocina -anticipo de lo que sucedería diez minutos después- y los nazaríes llegan por delante al cuarto acto de esta obra maestra, 52-54. Entre tanto, jugadores de uno y otro equipo van acumulando personales, lo que significará posteriormente que muchos de ellos caigan eliminados antes del trepidante final.

El que supuestamente ha de ser el último cuarto será más de lo mismo. Los nervios se dejan notar. Hay mucho en juego y el balón parece pesar más de lo normal. Cuesta anotar. Será en los últimos cuatro minutos cuando un festivo Larrea, que para entonces ya estaba completando su particular partidazo, cumpliendo a la perfección su papel, vibra y se entusiasma cuando cree que la victoria está cerca. Khalid Mutakabbir logra un canastón con tiro libre adicional. También desde el tiro libre De la Rúa suma dos más y a tres minutos y medio nos vemos seis arriba, 65-59. Seis puntos en un partido así parecen una ventaja muy sabrosa. Pero la simetría regresa al partido, ahora es Tyran De Lattibeaudiere el que logra un 2+1 y el base Carlinhos Cobos quien transforma dos tiros libres. Otra vez igualados. Cada posesión se pelea con uñas y dientes. Sumamos desde el tiro libre, pero sólo la mitad de los lanzamientos (otro partido horrible en ese apartado: 23/42, 55%). Pero pensamos que es suficiente, porque Salazar captura su enésimo rebote, que vale tal vez una victoria, es objeto de falta, falla un tiro pero acierta el otro. 70-67 a cuatro segundos del final. Tiempo muerto de Pablo Pin. Larrea celebra ya la victoria, pero… Milekovic, otra vez él, mete un triplazo en difícil situación. Empate a 70 a segundo y medio del final. Si hubiésemos hecho falta para evitar el triple… A lo hecho pecho, hay que intentar ganar en ese último suspiro, pero el triple de De la Rúa no encuentra el camino al aro y nos vamos a la prórroga. ¿Queríais más emoción? Pues ahí tenéis otros cinco minutos de tensión y nervios.

Tenemos que jugar el tiempo extra después de haber tenido la victoria en las manos y eso puede pesarnos anímicamente. Así parece que sucede cuando nosotros perdemos varios balones en pases “nerviosos”, lo cual aprovechan los granadinos, que salen más frescos, y pegan un tirón, 72-76. Tres minutos y medio por delante. No son buenas las vibraciones que nos transmite este momento crítico del partido, pero ahí está el Efecto Larrea al rescate. Juan Torres cobra protagonismo tras la eliminación por faltas de Iriarte y Vucetic. El bilbaíno se faja en la zona visitante y sacará petróleo con su labor de pico y pala. Saca una falta y anota un tiro libre; da una asistencia a Cadot y volvemos a estar vivos, tanto que De la Rúa es objeto de falta y transforma los dos lanzamientos, tomamos ventaja 77-76, a poco más de un minuto. Volvemos a ver la victoria ahí cerca, pero Jorge Lafuente nos da una estocada con un triple. 77-79 y un minuto para el final. Salazar y Torres, Torres y Salazar, compañeros y sobre todo amigos, forman un dúo eficaz en la pintura granadina y es Juan el que iguala el partido a 79 y cuarenta segundos por jugar. Catorce segundos después es Cristian Uta el que dispone de dos tiros libres. Ruge Larrea. No se recuerda un estruendo así nunca antes. El joven pívot rumano falla uno y anota el otro. 79-80. Cadot asume la responsabilidad de esa posesión y se lanza directo al aro rival, ¡y anota! 81-80. Tiempo muerto visitante a diecinueve segundos del final. Defendemos como si nos fuese la vida en ello ¡y recuperamos el balón! De la Rúa recibe falta a cuatro segundos del final. Falla el primer tiro libre. Falla el segundo. ¡Rebotea Cadot! ¡VICTORIA!

Victoria épica en un partidazo de los que hacen afición. Enorme esfuerzo de todos los jugadores de ambos equipos. Nos encontrarmos con dos MVP empatados a 28 de valoración: JR Cadot (19 puntos, 12 rebotes, 3 asistencias y 8 faltas recibidas) e Iker Salazar (9 puntos, 18 rebotes -¡18!- y 8 asistencias). También destaca el ver a tres jugadores empatados a 13 puntos anotados: Khalid Mutakabbir, Dani de la Rúa y Vasilije Vucetic. En la parte negativa, nuestro lamentable porcentaje en tiros libres, una peligrosa constante a lo largo de toda la temporada.

Y ahora estamos por delante en esta serie de semifinales contra el máximo favorito al ascenso, un grandísimo Covirán Granada. 2-1 y el próximo partido de nuevo en Larrea. Qué ocasión de que entre todos metamos a nuestro equipo en una serie final, buscando ascender a Oro. Para los andaluces ya no hay margen de error, si pierden el domingo se quedan fuera, así que seguro que resultan todavía más peligrosos de lo habitual. Es decir, que una vez más os convocamos a todos para que entre todos podamos seguir soñando despiertos y viendo como a veces, a base de tesón, entusiasmo, ilusión y humildad, se pueden convertir esos sueños en realidad. Así que ya lo sabéis, el domingo a las 12’30.

Cróncia: Zornotza ST


ACEITUNAS FRAGATA MORON - COMERCIAL ULSA CBC VALLADOLID (76-66) (2-1)

Foto: C.B Morón

Soñar es gratis. Hacer tus sueños realidad cuesta mucho. Aceitunas Fragata Morón tiene un sueño y está luchando por hacerlo realidad a base de trabajo, esfuerzo y sacrificio. «It’s been no path of roses,/ no pleasure cruise» decía Freddie Mercury. Pero la recompensa se nota. Ahora mismo el equipo de Rafa Rufián está acariciando con la yema de los dedos el colofón de oro a una temporada brutal y que sabrá mejor echando la vista atrás, viendo el camino recorrido. Un tercer partido trepidante, imponiéndose a todo tipo de adversidades, sirvió para que el marcador de la serie volviese a estar liderado por un Aceitunas Fragata Morón, que venció por diez puntos a Comercial ULSA Valladolid.

Los visitantes se impusieron durante gran parte del encuentro gracias a un mayor acierto en el ataque y mejores opciones a la hora de atrapar los rebotes ofensivos (un total de 19 por 10 de Morón). Estuvieron por delante durante gran parte del partido, con el marcador haciendo ese efecto acordeón, pero sin llegar a ceder nunca para el lado local. Durante la primera parte, Morón estuvo por delante en los primeros tres minutos gracias a un triple de Leo Cizmic y una canasta de Javi Marín, pero pronto los de siempre en Valladolid comenzaron a hacer de las suyas. Los dos De la Fuente y Wade Chatman volvieron a liderar a un equipo que esta vez estuvo acompañado de más «secundarios» (Sidibe y Graham Bell fueron un auténtico incordio durante todo el partido). Se despegaban, pero José Alberto Jiménez y Tyler Gaffaney aparecían para que Morón no se fuese del partido. Al final del primer cuarto, los vallisoletanos mandaban por 5 puntos (24-29).

En el segundo cuarto se frenó la sangría anotadora de Comercial ULSA Valladolid, que solo pudo anotar un punto más que Aceitunas Fragata Morón en este parcial, aunque eso redujo mucho también los argumentos del equipo local (12-13 en el parcial). Fueron diez minutos muy intensos que comenzaron con dos triples, uno para cada equipo, un par de canastas más y luego muchos minutos de tanteo sin éxito. Graham Bell deshacía las opciones de remontada de Morón, que se había puesto a 3 puntos con una canasta de Chagoyen, pero las canastas se quedaban en la recámara de ambos equipos. La entrada de Alejandro Rodríguez dio un nuevo aire al Aceitunas Fragata Morón (brutal su defensa sobre el MVP de la competición), pero Valladolid no cedía en su parcela. Una visita de De la Fuente al tiro libre dejaba el marcador en 36-42 para ir al descanso.

Se antojaba un partido complicado, pero los de Rafa Rufián salieron con ganas de comerse el parqué y, liderados por un excelso Ola Keshinro (MVP del partido gracias a sus 12 vitales puntos y 9 rebotes para un 20 de valoración), Alo Marín, Tyler y Javi, situaban al Aceitunas Fragata Morón por delante en el marcador, posición de la que ya no se despegó en todo el partido. Ola se imponía en ambas canastas, tanto en la anotación como a la hora de atrapar rebotes, y Javi y Tyler aparecían tocados por la varita mágica del acierto. Tyler empezó a estar on fire con varios triples importantísimos. Tanto como el momento clutch del base de San Fernando, que ya se reía con las canastas que metía, a lo Sergio Llull, apurando hasta el final. La actuación conjunta del equipo, con una presión asfixiante, empezó a desconectar a Valladolid del partido, aunque los de Paco García estuvieron dando guerra todo lo que pudieron. De hecho, dos canastas de Sidibe y González dejaban el último cuarto en 55-54 para Aceitunas Fragata Morón.

Se antojaba un último cuarto de infarto, pero el equipo de Morón de la Frontera dijo basta. No fue fácil, sin embargo. Los últimos diez minutos comenzaron con ambos equipos contestando a las canastas del otro, apretando mucho la diferencia entre marcadores. De la Fuente no perdonaba y Wade Chatman aprovechaba las visitas a la línea de personal para continuar sumando. No obstante, quedando 4 minutos de partido, se desató la tormenta perfecta. Javi Marín anotó un triplazo y, en la jugada de ataque de Valladolid, su hermano robó el balón y se fue decidido a comerse el aro rival. Mate contundente para que se cayese el Pabellón Alameda y la victoria estuviese en la mano. Nuevamente Javi y Alo (2+1 del mayor de los Marín en un momento muy importante) cerraban el marcador, aunque Wade Chatman quería tener la última palabra otra vez con un triple. Pero Javi Marín cerraba el marcador con una canasta elegante en el último segundo de la posesión. 76-66.

Hay motivos para soñar. Hay motivos para creer. Hay motivos para venir al Pabellón Alameda el domingo, a las 17:45, y poder presenciar algo histórico.

Crónica: Juan Luis Mármol


MVP JORNADA

TOP 5 DE VALORACION

Jean Cadot.
Foto: FEB.es
Iker Salazar.
Foto: FEB.es

MVP IKER SLAZAR (ZORNOTZA) 28 DE VALORACION

-JEAN CADOT 8ZORNOTZA) 28.

2-Carlos Cobos (Granada) 23.

3-Olajide Keshinro (Morón) 20

4-José Alberto Jiménez (Morón) 16.

5-Javi Marín (Morón) 15.

0 comentarios:

Publicar un comentario