sábado, 25 de noviembre de 2017

CRONICAS LEB ORO J10 | CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID SE SOBREPONE A LA VENTANAS FIBA Y SE LLEVA EL TRIUNFO DE LLEIDA, OURENSE TERMAL SIGUE EN LA UCI, TAU CASTELLO TERCERA VICTORIA SEGUIDA MIENTRAS QUE EL CHOCOLATES TRAPA PALENCIA SE HACE FUERTE EN CASA (I)

 ACTEL FORÇA LLEIDA - CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID (71-81)

Foto: CBC Valladolid

Las ardillas lograron suplir la falta de Jito Kok y Cristian Uta a través de un gran juego exterior comandado por Wade Chatman, que realizó una primera parte para el recuerdo. A falta de centímetros, la calidad exterior del Carramimbre CBC Valladolid fue suficiente para lograr la sexta victoria de la temporada a costa de un Actel Força Lleida que sigue sin encontrar la tecla para hacerse fuerte como local en el Pavello Barris Nord.

Entraron mal las ardillas en el partido. Desconcentrados y desacertados, los primeros minutos del Carramimbre CBC Valladolid estuvieron plagados de fallos. La defensa, lastrada por la falta de centímetros, concedía canastas demasiado fáciles, mientras que en ataque los jugadores vallisoletanos cometieron pasos hasta tres veces en apenas cinco minutos de juego. El resultado, una desventaja de 10 puntos en los primeros compases del partido.

Un Chatman imparable

Sin embargo, pronto cambiarían las cosas, con la entrada de Sergio de la Fuente y Henri Wade Chatman a pista, los chicos de Paco García comenzarían lograrían la reacción. Tres triples consecutivos (dos del base americano y uno del capitán español) harían que las ardillas llegasen al final del primer cuarto con el marcador empatado (17-17).

La segunda entrega seguiría con la misma tónica con la que acabó la primera. Chatman encabezaba la ofensiva de las ardillas a base de jugadas y canastas espectaculares, bien acompañado por el acierto exterior del resto de sus compañeros. Un Carramimbre CBC Valladolid que supo suplir a la perfección sus bajas en la pintura llegó a situarse con un +9 a mediados del segundo cuarto.

Sin embargo, al contrario de lo que sucedió en el primer cuarto quien dominaría el final del segundo sería el Força Lleida. El encargado de revivir a su equipo sería Jarred Ogungbemi. Si el base americano del Carramimbre se estaba saliendo (18 puntos y 100% de efectividad), el canadiense del conjunto ilerdense no quería ser menos (13 puntos). Al descanso, un partido igualado con dominios alternos para locales y visitantes (37-36).

La historia se repite

El inicio del tercer cuarto sería un calco del de la primera mitad. Los visitantes, fuera del partido, cometieron demasiados errores tanto en ataque como en defensa. Algo que le permitió a los ilerdenses tomar una ligera ventaja de seis puntos. El déjà vu se completaría con una nueva reacción del Carramimbre. De nuevo a base de triples (en esta ocasión de Gant) los visitantes volverían a tomar la iniciativa en el marcador (46-52). Finalmente sería un +5 la ventaja con la que los vallisoletanos llegarían al cuarto decisivo (53-58).

La entrega final comenzaría con cuatro puntos consecutivos del mejor anotador de la temporada para el Actel Força Lleida, Brano Dukanovic. Sin embargo, rápidamente respondería Chatman con una acción espectacular que le daría alas a los suyos para mantener la ventaja hasta el final. Un cuarto dominado por las ardillas que sabrían jugar con su ventaja y las prisas del rival hasta lograr la sexta victoria de la temporada (71-81).

La próxima cita para los de Paco García será el martes en el Polideportivo Pisuerga ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad a partir de las 20:45 horas. Un duelo en el que el conjunto de Paco García recuperará a sus dos hombres altos. Aunque tras la victoria ante el Lleida el conjunto pucelano ha demostrado saber sobreponerse a cualquier tipo de dificultad y cambiar su estilo de juego para medirse a todos los equipos de la categoría con las máximas garantías de victoria.

Actel Força Lleida (71): Jarred Ogungbemi (23), Brano Dukanovis (19), Davis Rozitis (6), Mar Martí (10) y Juan Pablo Sutina (5) – quinteto titular- También jugaron Papa Abdoulaye Mbaye (-), Marc Rubin (0), Miguel Feliu (6), Albert Lafuente (0), Victor Vinos (-) y Michael Karena (2).

Carramimbre CBC Valladolid (81): Óscar Alvarado (10), Greg Gantt (21), Rowell Graham-Bell (0), Max Hopfgartner (3), Álex Reyes (9) -quinteto titular-. También jugaron: Eduardo Castaño (-), David Paniagua (-), Daniel Astilleros (0), Álex Reyes (8), Óscar Alvarado (10), Sergio de la Fuente (14) y Henri Wade-Chatman (24).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid


 CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - RIO OURENSE TERMAL (84-75)

Foto: R.Cabrera / elperiodicoextremadura.com

Eludió el Cáceres Patrimonio de la Humanidad el viernes negro que hubiese supuesto perder contra el colista de la LEB Oro. Pudo con el Río Ourense Termal (84-75) confirmando el crecimiento como equipo que ha evidenciado en las últimas semanas. Es la victoria del equilibrio (5-5), que permitirá previsiblemente acabar la jornada en zona de playoff. No está mal cuando no tienes base suplente y varios de tus jugadores han estado por debajo de lo esperado durante varias semanas.

El choque tuvo un inicio vertiginoso, con aciertos en una y otra canasta fruto de la inspiración en ataque y cierta dejadez defensiva de ambos conjuntos.

Cuando el ritmo bajó salió un poco más beneficiado, liderado por su único jugador experimentado, Héctor Manzano. Con 16-22 (min. 8), Ñete Bohigas tuvo que pedir tiempo muerto, lo que al menos frenó el flujo de puntos en una y otra canasta. Con 19-22 concluyó el cuarto.

El arranque del segundo fue malo para los intereses verdinegros. Con 24-35 (min. 14) la sangría empezaba a ser preocupante. Coincidiendo con la estancia de Guille Corrales en el banquillo, el Cáceres había perdido el profundo espíritu defensivo que le había caracterizado en los últimos encuentros. Dani Martínez no lo hace mal, pero le falta mucho para llegar a conocer el oficio de director de juego en los dos lados de la cancha.

Con 27-37 llegó lo que pareció un punto de inflexión, protagonizado por el siempre imprevisible Niko Rakocevic. Primero le pitaron una técnica a Ward, lo que espoleó al montenegrino (y a todos), que encabezó un buen parcial a base de un triple y un robo tras saque de fondo con canasta. Fue valiosísimo volver a meterse en el partido (39-41, descanso), lo que se acabaría agradeciendo muchísimo.

La ola no paró ahí. No se puede volver mejor del vestuario: con un parcial de 11-0 en apenas minuto y medio. De repente al encuentro le había cambiado completamente la cara (50-41, min. 23). Brilló entonces Warren Ward como solo él sabe hacerlo: con acciones llenas de una exquisita técnica individual. Por fin se está confirmando lo que se decía tanto en verano: esta plantilla tiene mucha calidad individual.

Con la acumulación de faltas por parte de Rakocevic y Corrales como único problema en el horizonte, la sensación era que el encuentro estaba bastante controlado cuando terminó el tercer cuarto (64-55).

Tanto fue así que la diferencia se disparó nada más empezar el último (70-55, min. 32). Sin embargo, con todo aparentemente resuelto, salió mal lo de sacar a los canteranos Edu Recio y Franco Acosta en plan premio. El Ourense llegó a ponerse a cuatro puntos (79-75) a falta de 20 segundos. Tras deshacer los cambios, el susto no llegó a más y un triple de Sergio Pérez cerró una noche feliz, en la que también resultó estimulante la buena entrada de cerca de 2.000 espectadores, sin duda la mejor de lo que va de temporada.

Antes sí que hubo un momento casi dramático cuando Rakocevic cayó desplomado al suelo, haciendo ponerse en lo peor a muchos temiendo una grave lesión, pero pudo retirarse por su propio pie. Tan buena señal como las que está ofreciendo su equipo últimamente.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Guille Corrales (5), Niko Rakocevic (15), Luis Parejo (12), Rolandas Jakstas (13), Robertas Grabauskas (10) --cinco inicial-- Sergio Pérez (6), Ola Keshinro (4), Warren Ward (16), Dani Martínez (3), Edu Recio (0), Franco Acosta (0).

Rio Ourense Termal: Alberto Castillo (5), Héctor Manzano (16), Víctor Moreno (6), Reggie Johnson (15), Volodymir Orlov (5) --cinco inicial-- Verners Kohs (6), Daniel Trist (8), Abdoulaye Ndoye (10).

Crónica: Javier Ortíz / elperiodicoextremadura.com


 TAU CASTELLO - LEYMA CORUÑA (82-76)

Foto: Pascual Cándido

El TAU Castelló está en buena onda. Ganó a domicilio la jornada pasada y refrendó su buen momento con un trabajado y merecido triunfo ante el Leyma Coruña, un conjunto que cuenta con una gran plantilla a pesar estar en la zona baja de la clasificación. Tuvo mucho mérito este triunfo, ya que los de La Plana lo afrontaron con bajas en su juego interior (el recientemente lesionado Nkaloulou y la conocida de García), pero todo el mundo aportó su importante grano de arena para alcanzar la victoria.

Se sabía de antemano que el TAU Castelló estaba bajo mínimos en sus puestos interiores con la reciente lesión de Nkaloulou, por lo que salió de inicio Sabonis en la posición de cuatro. Los locales hicieron lo que tenían que hacer: defender fuerte, robar balones, correr... es decir, aprovechar la superioridad de su perímetro. Le iba muy bien a los locales, todo el mundo aportaba, funcionada a buen nivel la inusual dupla interior Sabonis-Rowley y el ritmo era vivo, supo llevar el partido a un patrón de juego donde se encontraba más cómodo. De este modo, la primera escapada en el marcador llegó pronto (18-8, min. 6). Los gallegos pidieron tiempo muerto y empezaron a castigar un poco más bajo los tableros, pero la diferencia se mantenía en torno a los 10 puntos.

Se llegó al segundo cuarto y el TAU Castelló seguía imponiendo el ritmo. Buscando aún más agresividad, Toni Ten hizo algo poco frecuente como es poner en pista a Faner y Steinarsson con Chema García jugando de 3. Aquello terminaba de funcionar, mientras que en el bando visitante sus interiores hacían daño de la mano del inmenso veterano Hernández-Sonseca y el ruso Dimitry Flis. Así, los coruñeses apagaron la luz roja y su desventaja se redujo a los 4-5 puntos. Volvían a estar en el partido. Si al principio el TAU Castelló era una coral, se convirtió en un solo de Ott, que centraba la anotación del combinado anfitrión con un repertorio de canastas de todas las formas y colores que cristalizaron en sus 19 puntos al descanso con un espectacular 22 de valoración. Por contra, el Leyma Coruña se mantenía firme y demostraba que por fuera también tenía gente muy peligrosa, sobre todo sus aleros Monaghan y Cooney. Con todo, el resultado al descanso era esperanzador (47-42), las sensaciones en muchos momentos buenas y había una buena e importante noticia: los escasos pívots del TAU Castelló apenas contabilizaban faltas. Además, el improvisado pívot Sabonis se hacía respetar cogiendo un rebote tras otro (acabó el envite con ni más ni menos que 12 capturas).

En la reanudación tocaba apretar en defensa; y en ataque... bueno, estaba Ott, que seguía con su recital de impresionantes canastas a pesar de tener un perro de presa pegado para frenarle. Pero ese plan no podía ser fiable, porque Ott es muy bueno, pero no es Superman, así que había que buscar otras vías para anotar. Un aviso serio llegó en el minuto 26, cuando los visitantes se pusieron a sólo un punto (55-54) y Toni Ten tuvo que pedir tiempo muerto. El estadounidense siguió a lo suyo, pero al final tenía que descansar y en los compases finales de este tercer cuarto se empezaron a ver otras cosas en el bando local (penetraciones, juego con bloqueo directo, balones interiores...) que le permitieron mantenerse por delante en el luminoso (66-62, min. 30).

El último periodo empezó con un toma y daca continuo entre los dos contendientes, pero se mostraban desacertados, con más corazón que cabeza como se suele decir. Volvió Ott a pista tras su pausa de descanso, pero en esta fase el coloso se llamaba Kyle Rowley. La verdad es que el partido estaba muy intenso, algo a lo que también ayudó el público del Ciutat al aumentar el nivel de decibelios. El Leyma Coruña se sabía agarrar a la pista a pesar de la dura defensa castellonense gracias a la calidad de su plantilla, especialmente Monaghan, pero el de Trinidad y Tobago reafirmó su condición de líder en estos minutos metiendo dos tiros consecutivos de vital importancia. Así las cosas, se llegó a 42 segundos del final con 78-74 en el marcador y balón para los visitantes. Los gallegos tiraron hasta cuatro veces, ya que los locales no lograron controlar el rebote, con lo que la jugada acabó en una falta sobre Hernández-Sonseca a 14 segundos del final. Éste anotó los dos y la responsabilidad era ahora para el TAU Castelló, que tenía dos puntos de ventaja. Toni Ten pidió tiempo muerto para sacar en campo ofensivo y dio muy resultado, ya que se dio la sentencia definitiva del choque con una canasta de Gatell. Incluso dio tiempo para que Sabonis metiera un mate cuando quedaba un suspiro para el final para mayor alegría de una afición del Ciutat al borde del éxtasis.

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castelló


 CHOCOLATES TRAPA PALENCIA - SAMMIC HOSTELERIA (80-63)

Foto: baloncestoconp.es

Salía Chocolates Trapa Palencia de inicio con Bryce Pressley de base y era él mismo quién inuguraba el marcador con una canasta de tres puntos. Acción que sería indicativa del desarrollo del partido donde el jugador americano llevaría el mando de las acciones ofensivas de los palentinos.

Los minutos iniciales estuvieron llenos de imprecisiones ofensivas de ambos equipos, especialmente por parte de Galarrreta (bien defendido por Carlos Toledo) q asumio muchas acciones ofensivas/tiros errados.

Chocolates Trapa mostraba una buena defensa, con constantes ayudas que a lo largo del partido, hicieron que Sammic Hostelería consumiense toda su posesión en varias ocasiones.

La salida a pista de los “tocados” Grimau y Garrido mantuvo el nivel del equipo, mientras que Sammic Hostelería se mantenia en el partido desde un juego 5×5 constante y pesar del que Victor Serrano se cargó rapidamente con la segunda falta (21-14).

En el segundo cuarto, Sammic comienza a circular mejor el balón (sin Galarreta en pista) y desde 6,75 se mete de lleno en el partido (27-24) a 5:50 del descanso.

La entrada de Pressley por los palentinos y de Galarreta por el equipo vasco, coincide con un nuevo arreón en el marcador por parte del equipo de Joquín Prado, de la mano de un espectacular Bryce Pressley para irse al descanso 7 puntos arriba (37-30).

El regreso de vesturios no fue bueno para Chocolates Trapa Palencia puesto que el equipo de Lolo Encinas, ajustó mejor sus movimientos defensivos y en ataque se mostraba letal desde 6,75 (comandados por Kamiski). Un parcial de 2-14 ponía por delante a Sammic Hostelería provocando el tiempo muerto de Prado con tan solo tres minutos transcurridos.

Los palentinos fueron mejorando en defensa y respondiendo desde 6,75 a las embestidas vascas, para afrontar los últimos 10 minutos con tres puntos de ventaja (54-51).

Los visitantes sufrían en la creación con De Ciman como base, pero se mantuevieron en el partido hasta que faltaban 3:23 minutos para el final. En esos momentos un triple de Garrido (69-60) y uno popsterior de Pressley (72-60) hundían animicamente a Sammic Hostería que ya solo anotaría 3 puntos en el resto de partido.

En resumen, victoria muy trabajada desde la defensa para Chocolates Trapa Palencia, que en ataque se cimentó en un gran Pressley, la mejor versión de Pino de la temporada y buen papel de los jugadores, que no habían podido entrenar entre semana: Garrido (especialmente en el último cuarto) y Grimau.

Crónica: baloncestoconp.es

0 comentarios:

Publicar un comentario