miércoles, 29 de noviembre de 2017

CRONICAS LEB ORO J11 | MELILLA BALONCESTO HUNDE UN POCO MAS AL RIO OURENSE TERMAL, UNION FINANCIERA OVIEDO RECUPERA EL EFECTO PUMARIN Y EL CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID VENCE EN UNA GRAN SEGUNDA PARTE (I)

 UNION FINANCIERA BTO. OVIEDO - TAU CASTELLO (68-62)

Foto: Oviedo Baloncesto

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo logra la segunda victoria consecutiva en Pumarín en un igualado encuentro ante Tau Castelló. Con esta victoria, los hombres de Carles Marco suman la séptima de la temporada y encaran el encuentro ante Palencia en la zona noble de la clasificación de LEB Oro. Tras esta victoria, el conjunto de la capital del Principado de Asturias piensa ya en el partido ante Chocolates Trapa Palencia el domingo 3 de diciembre (12:30 h).

A pesar de comenzar con imprecisiones en las primeras jugadas, ambos conjuntos cogieron ritmo rápidamente con canastas fáciles. El Unión Financiera Baloncesto Oviedo comenzaba el encuentro con buenos porcentajes desde la línea de triple, con un lanzamiento acertado por parte de Arturo Fernández y dos consecutivos de Drew Maynard. Para redondear el buen inicio, Arturo Fernández volvía a anotar, esta vez en un contraataque que finalizaba con un mate. A falta de 4:04 para la finalización del primer cuarto, Toni Ten se veía obligado a parar el encuentro tras una gran combinación entre Fran Cárdenas y Mouhamed Barro, que idearon un gran alley-oop que terminó en canasta y adicional para el pívot del OCB. A pesar de que el Tau Castelló salió del tiempo muerto más acertado de cara al aro, especialmente gracias a las canastas de Tautvydas Sabonis, el conjunto local no quitó el pie del acelerador y logró mantener la ventaja a favor de siete puntos (22-15) a falta de 1:47 para el final del primer cuarto. Con menos de treinta segundos en el reloj, Sabonis anotaba su punto número once en el partido y acercaba al equipo castellonense a tan solo 2 puntos (22-20). La última jugada del primer período fue para Kenan Karahodzic, que anotó una canasta de media distancia para cerrar el parcial en 24-20.

En los primeros dos minutos del segundo cuarto, la anotación fue baja por parte de ambos conjuntos, especialmente gracias a la defensa intensa ofrecida tanto por el OCB como por Tau Castelló. El conjunto dirigido por Carles Marco trataba de anotar mediante transiciones rápidas, pero los jugadores visitantes cruzaban rápido la pista, impidiendo los ataques dinámicos del Unión Financiera Baloncesto Oviedo. A falta de 6 minutos para el descanso, ambos conjuntos solo habían anotado una canasta cada uno y el marcador de Pumarín reflejaba el resultado de 26-24. El conjunto entrenado por Toni Ten igualó el marcador a 29 a falta de 4:20 tras un desajuste defensivo del equipo local que provocó que Kyle Rowley pudiera anotar fácilmente debajo del aro. Tras cinco puntos consecutivos de Oliver Arteaga, las opciones comenzaron a llegar a favor del OCB y Davis Geks volvió a anotar un triple tras la baja anotación desde la línea de 6.75. Kyle Rowley seguía haciendo daño en la zona, sacando faltas a favor de los hombres grandes del Unión Financiera Baloncesto Oviedo y a falta de 2:31 para el descanso, Carles Marco pedía un tiempo muerto después de que el equipo visitante lograra ponerse por delante en el electrónico (34-35). Un triple de Joan Faner ponía la máxima diferencia para Tau Castelló en cuatro puntos (34-38).

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo salió muy intenso en defensa tras el paso por vestuarios y en el primer minuto y medio del tercer cuarto lograron agotar la posesión del Tau Castelló en dos jugadas consecutivas. Poco a poco, el conjunto dirigido por Toni Ten logró encontrar la fluidez ofensiva por medio de sus jugadores estadounidenses Kyle Rowley y Alfredo Ott. En el ecuador del tercer cuarto, el conjunto de la capital asturiana encadenó dos jugadas positivas consecutivas, con un 2+1 de Oliver Arteaga y tres tiros libres anotados por el capitán del Unión Financiera Baloncesto Oviedo que acercaron al equipo dirigido por Carles Marco a tan solo un punto de diferencia (45-46). Sin embargo, el conjunto castellonense volvía a alejarse tras una gran acción del islandés Aegir Steinarsson. Con 3:54 por disputarse del tercer período, Drew Maynard volvía a anotar un triple que empataba el partido a 48 y hacía que Toni Ten pidiese un tiempo muerto. Fran Cárdenas y Mouhamed Barro volvían a conectar con otra jugada de alley-oop cuando quedaban menos de tres minutos del tercer cuarto para levantar de nuevo al público de Pumarín. En los últimos instantes del período, ambos conjuntos se mostraron algo más imprecisos y la anotación volvió a decrecer en parte debido a los parones por faltas personales. El resultado final lo marcaría un tiro libre anotado por Oliver Arteaga, dejando la diferencia en tan solo un punto a favor del Tau Castelló y antes de que comenzase el último cuarto, el marcador del Polideportivo de Pumarín reflejaba el resultado de 51-52.

Los últimos diez minutos de partido comenzaban siguiendo la tónica del anterior cuarto, con pérdidas y fallos en tiros por parte de ambos equipos. El primero en anotar fue el Tau Castelló por medio de Alfredo Ott, con un tiro de media distancia. Cuando no se habían consumido ni dos minutos del tiempo final, Carles Marco pedía un tiempo muerto con el resultado de 51-54 en contra. Víctor Pérez volvió a aparecer cuando se le necesitaba y logró anotar los dos primeros puntos del cuarto para el Unión Financiera Baloncesto Oviedo mediante una canasta de media distancia y un tiro libre que empataba el encuentro a 54. A falta de 6:08 para el final del encuentro, el equipo visitante se metería en bonus y complicaría sus tareas defensivas para el resto del partido. Víctor Pérez volvía a aparecer para los locales con una bonita bandeja que acercaba al OCB a tan solo un punto, pero era rápidamente contestado por Eduard Gatell, quien devolvía la diferencia a su favor a tres (58-61). A falta de 2:46, Cárdenas volvía a acercar a un punto al Unión Financiera Baloncesto Oviedo desde la línea de personal. El Tau Castelló recobraría algo de tranquilidad tras una falta técnica pitada al capitán del OCB, Víctor Pérez. Sin embargo, el conjunto dirigido por Carles Marco volvería a dominar en el marcador con un triple desde la esquina por parte de Romaric Belemene y a falta de 39:97 segundos para la conclusión del encuentro, Toni Ten pararía el partido una vez más tras una falta concedida a favor de Mouhamed Barro. Tras el tiempo muerto, el pívot del OCB anotó los dos tiros libres y puso la ventaja en los tres puntos (65-62). A falta de 18 segundos para el final, el Tau Castelló volvería a pedir un tiempo muerto con la intención de igualar el marcador antes de que sonase la bocina final; sin embargo, una gran defensa local haría que los castellonenses no fueran capaces de sacar en los cinco segundos máximos y la posesión fuera para el OCB, quien además dispondría de un tiro libre tras una falta técnica pitada a Tautvydas Sabonis. Fran Cárdenas anotó dos tiros libres a falta de 14 segundos para el final, poniendo la ventaja en cinco puntos, que, con el tiro libre final de Víctor Pérez, subió a los definitivos 6 puntos con los que se cerró el encuentro en 68-62.

El MVP por parte del Unión Financiera Baloncesto Oviedo fue el capitán Víctor Pérez quien acabó con 13 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias, 2 recuperaciones y 5 faltas recibidas para acabar con 14 de valoración. En el TaU Castelló el jugador más valorado fue Kyle Rowley con 27 (14 puntos, 9 rebotes y 7 faltas recibidas).

UNIÓN FINANCIERA BALONCESTO OVIEDO (68): Cárdenas.F (8), Fernández.A (5), Pérez.V (13), Maynard.D (11), Arteaga.O (14) –quinteto inicial– Barro.M (7), Santana.F (-), Karahodzic.K (2), Geks.D (5), Belemene.J (3), Meana.A (-), Rodríguez.A (-).

TAU CASTELLÓ (62): Rowley.K (14), Faner.J (5), Sabonis.T (16), García.C (-), Ott.A (10) –quinteto inicial– Cain.J (-), Steinarsson.A (4), Bas.R (2), López.P (-), Gatell.E (11).

Crónica: Dpt Comunicación Oviedo Baloncesto


 RIO OURENSE TERMAL - CLUB MELILLA BALONCESTO (52-61)

Foto: laregion.es

El Decano volvió a la senda de la victoria tras imponerse en la cancha del Ourense Río Termal por 52-61. Los azulinos se llevaron el partido en el que se repusieron a un gris inicio de encuentro y tuvieron en Fran Guerra el mejor con 22 créditos de valoración.

El choque entre gallegos y melillenses estuvo marcado por el desatino de ambos. Y es que el ambiente que se vivía en el Pazo era muy frio y ello parecía trasladarse a ambos conjuntos. No sería hasta el minuto cuatro de partido, cuando se inaugurara el marcador con una canasta de Javi Lucas (0-2). Rápidamente anotaría Ourense Río Termal desde la línea de tres puntos con un triple de Johnson, uno de los más activos por el bando local en este primer cuarto. Y es que los siete puntos del base norteamericano en estos primeros diez minutos, y el nulo acierto azulino, les valía a los locales para irse por delante al final de este primer cuarto (13-10).

Mucho más metido en el partido, especialmente en defensa, arrancaba el Club Melilla Baloncesto el segundo cuarto. Con un Massine Fall muy activo en ambos lados del campo, los de Alejandro Alcoba retomaban el mando del choque (13-16, min. 14). Aun si, el partido destacaba más por los fallos y falta de acierto de cara al aro que por su buen juego. El intercambio de canastas en el que se transformó el choque, dejó al descanso, una mínima ventaja de un punto a favor de los de la Ciudad Autónoma (26-27).

Si la primera mitad brilló por el desatino desde la línea de tres puntos, el inicio de la segunda mitad dio un giro de 180 grados y liderados con Kapelan, con dos triples consecutivos, daba de nuevo una pequeña renta de siete puntos a los azulinos (30-37). El segundo triple del escolta canadiense supuso el inicio de un parcial 0-7 de parcial que comenzó a definir el resto del encuentro. El Club Melilla Baloncesto cada vez se sentía más cómodo en el partido y ello se trasladaba al marcador con el 38-44 que reflejaba el electrónico al final del tercer acto (38-44).

La dinámica del Decano era claramente ascendente. Conscientes de ello, los hombres de Alejandro Alcoba fueron a romper el partido de manera definitiva en los primero compases del último cuarto. Con el acierto exterior de Djuran y el excelente juego en la pintura de Guerra, convertido más en un base que en un pívot al terminar el choque con ocho asistencias, fueron suficientes para marcar máxima de partido (42-54) cuando restaban algo mas de cinco minutos para el final del choque. Los melillenses ya solo tuvieron que controlar el encuentro para acabar llevándose la victoria final por 52-61.

Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto


 CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANANIDAD (85-65)

Foto: CBC Valladolid

Homenaje de 10 en Pisuerga por los 100 de Sergio de la Fuente. El Carramimbre CBC Valladolid consiguió un trabajado triunfo (85-65) ante Cáceres Patrimonio de la Humanidad el día en el que su capitán, el ala-pívot vitoriano, alcanzaba la centena de partidos en la liga LEB Oro. Los de Paco García tiraron de intensidad defensiva y acierto exterior para sumar el séptimo triunfo del curso y poner tierra de por medio con la zona baja y seguir soñando con metas mayores.

El acierto en el triple marca las primeras diferencias

Sergio de la Fuente, el incombustible Sergio de la Fuente, cumplía 100 partidos en la liga LEB Oro y recibió un sentido homenaje minutos antes de que comenzase el encuentro. Eso sí, una vez se lanzó el balón al aire, el capitán se olvidó de reconocimientos y se puso manos a la obra con la inestimable ayuda de un certero Max Hopfgartner que metió los dos triples que lanzó para otorgar las primeras rentas a los locales (13-9). El austriaco no hizo más que encender una mecha que Bohigas, con un tiempo muerto, no pudo apagar. Rápidamente Gantt, con 8 puntos (2 de 2 desde más allá del 6,75), y Rowell, con 5, se sumaron a la fiesta del triple para despegar a las ardillas en el marcador hasta el 23-14 que reflejaba el marcador al término del cuarto inaugural. El Carramimbre impuso su ley acribillando desde la larga distancia a Cáceres Patrionio de la Humanidad.

Lejos de continuar con el buen juego, el parón no sentó nada bien a las ardillas y los cacereños firmaron un parcial de 2-10 que obligaron a Paco García a solicitar un tiempo muerto. El técnico vallisoletano decidió entonces dar entrada a Reyes, Astilleros y De la Fuente para ajustar en defensa y volver a mandar en el marcador. Dicho y hecho. El Carramimbre cerró la zona, corrió al contraataque y puso la máxima diferencia en el marcador con +9 (35-26) a falta de tres minutos para el descanso. El acierto desde la larga distancia de los locales (5/11 en triples al descanso) y el desacierto de los visitantes (3 de 16), fue clave para marcar las primeras diferencias.

El entrenador visitante, Antonio Bohigas, tuvo que pararlo con un tiempo muerto y devolver a Corrales al parqué para no perderle la cara al partido. Bajo la dirección del base, emergió la figura de un Ward que asumió galones en ataque para recortar distancias hasta el 41-35 que reflejaba el marcador al término de la primera mitad. La defensa de las ardillas se resintió por momentos y cedió ante el poderoso alero canadiense, pero el Carramimbre afrontaría la segunda parte mandando. · Gran tercer cuarto para encarrillar la séptima .

Tras el paso por vestuarios, los cacereños dejaron de fiar sus opciones al acierto exterior y empezaron a hacerse fuertes en ambos tableros. Posesión a posesión, los de Bohigas llegaron a superar la brecha psicológica de los cinco puntos (47-43) y volvieron a engancharse al partido. Pero una noche más, los de Paco García eran capaces de imprimir una marcha más cuando notaban el aliento visitante en la nuca y no estaban dispuestos a ir por detrás en el marcador. El guión lo exigía y la seriedad defensiva volvió a reinar en Pisuerga para afrontar el último asalto con una ventaja de garantías (63-52).

Nada podía empeñar el homenaje que las ardillas le querían regalar a su centenario capitán y Alvarado asumió los mandos del equipo para llevar la nave a buen puerto. Pero un triunfo sin sufrimiento no sabe igual. Cáceres Patrimonio de la Humanidad volvió a hacer conato de remontada, pero, al final, quedó en eso, en un conato incapaz de bajar de los 7 puntos de diferencia (7063) que permitió a las ardillas dejar morir el partido.

Una gran acción de Chatman, jugando estos últimos minutos de escolta, seguida de dos triples de un Álex Reyes que devolvió la tranquilidad a Pisuerga a falta de 3 minutos para el final y dejó prácticamente sellado el triunfo de las ardillas (73-63). Sólo era cuestión de tiempo que el cronómetro llegase a su fin y el Carramimbre le brindara a su centenario capitán, un Sergio de la Fuente que firmó 24 de valoración, una alegría en forma de victoria (85-65) para hacer gozar a una afición que terminó el partido haciendo la ola. Homenaje de 10 por los 100 y a continuar soñando con metas mayores.

Carramimbre CBC Valladolid (85): Henri Wade-Chatman (15), Greg Gantt (14), Rowell Graham-Bell (9), Sergio de la Fuente (16), Max Hopfgartner (12) quinteto titular-. También jugaron: Óscar Alvarado (2), Cristian Uta (0), Daniel Astilleros (4), Álex Reyes (9) y Jito Kok (4).

Cáceres Patrimonio de la Humanidad (65): Guillermo Corrales (3), Luis Parejo (10), Nikola Rakocevic (6), Robertas Grabauskas (10), Rolandas Jakstas (18) –quinteto titular-. También jugaron: Sergio Pérez (2), Olajide Keshinro (3), Warren Ward (11) y Daniel Martínez (2).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid

0 comentarios:

Publicar un comentario