sábado, 11 de noviembre de 2017

CRONICAS LEB ORO J8 | CAFE CANDELAS BREOGAN SUFRE PARA SEGUIR LIDER IMBATIDO, TAU CASTELLO VUELVE A LA SENDA DEL TRIUNFO MIENTRAS QUE CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID VENCE SIN PALIATIVOS AL SAENZ HORECA ARABERRI (I)

 CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - SÁENZ HORECA ARABERRI (106-85)

Foto: CBC Valladolid

El Carramimbre CBC Valladolid sigue en pleno auge y sumó la quinto victoria de la temporada tras vencer 106-85 a un Sáenz Horeca Araberri que nada pudo hacer ante la exhibición anotadora de los pupilos de Paco García. Un primer cuarto histórico, el de mayor anotación de la historia del club, facilitó la empresa y permitió que las ardillas jugasen con alegría y siempre por delante en el marcador, lo que propició un recital ofensivo cuyo broche de oro fue superar los 100 puntos a favor y cerrar un encuentro de ensueño que permite al conjunto vallisoletano afianzarse en la zona noble de la clasificación.

Primer cuarto histórico para encarrilar la contienda

Sin apenas tiempo para sentarse, el Carramimbre CBC Valladolid firmó un fulgurante parcial de 6-0 y asumió las primeras rentas del partido. Los visitante, sin embargo, no tardaron en despertar y responder por medio de Dee y Wintering. Ambos equipos, tremendamente acertados de cara al aro, firmaron un frenético primer cuarto en el que las defensas no hicieron acto de presencia hasta que se superó el ecuador del cuarto inaugural. Y fueron las ardillas quienes empezaron a imponer su ley desde atrás, como acostumbran.

Presión a toda cancha e intensidad a la hora de cerrar el rebote. Con GrahamBell como principal ejecutor con 11 puntos y 16 de valoración en los primeros diez minutos, los vallisoletanos volaron hasta los 11 de ventaja (29-18) y obligaron al técnico visitante, Antonio Pérez Caínzos, a parar el vendaval de buen juego y canastas de los locales. Pero quedó en un intento. Con el británico en el banquillo y Alvarado liberando a Chatman de labores organizativas, el americano decidió que era hora de hacer lo que mejor sabe: anotar. Y vaya si lo hizo. Seis tantos consecutivos para un total de 12 en su cuenta personal que cerraron 36-20 un histórico primer cuarto de los pupilos de Paco García, ya que nunca en la historia del club se habían sumado tantos puntos en un periodo.

Tocaba defender la ventaja con uñas y dientes, pero Araberri no iba a hincar la rodilla tan pronto. Tras la reanudación los vitorianos pusieron fin a la sangría defensiva que les había condenado y cerraron el aro, dejando al Carramimbre sin anotar durante más de tres minutos. Y con Mitrovic en el campo, los vitorianos desatascaron la ofensiva y se aferraron al partido: dos triples consecutivos del bosnio-canadiense rompieron la brecha psicológica de los 10 puntos por primera vez. Pero tras una falta antideportiva sobre Jito Kok, el colchón de puntos volvió a crecer hasta que ambos equipos se retiraron a vestuarios con el 58-45 que reflejaba el marcador. Los de Paco García seguían mandando merced al brillante cuarto inaugural.

Partido de 10 para alcanzar los 100

La reanudación tras el descanso no fue muy diferente al comienzo del partido: el Carramimbre seguía muy acertado de cara al aro, pero en estos momentos, además, también estaba muy bien plantado atrás. Rápidamente y de la mano de Chatman, De la Fuente y Rowell, los de Paco García subieron una marcha más y se colocaron con una ventaja de 23 puntos a pocos minutos de finalizar el tercer periodo. Las ardillas disfrutaban en la pista y continuaron desplegando un juego alegre, vistoso y efectivo, muy efectivo. Los vitorianos, sin embargo, tiraron de orgullo en la recta final periodo y consiguieron reducir distancias hasta el 81-61 que reflejaba el marcador antes de encarar el asalto definitivo.

Las ardillas habían olido sangre y, espoleadas por el público, no querían conformarse con lo visto hasta ahora. La meta de los 100 puntos estaba ahí, al alcance de la mano, y era un aliciente importante para un partido que, salvo debacle, estaba decidido. Dicho y hecho. Pisuerga era una fiesta que coreaba “100, 100, 100” y Daniel Astilleros fue el encargado de cumplir con la petición popular y poner la brocha de oro a una exhibición que, finalmente, acabó 10685. La quinta victoria de la campaña no pudo llegar de mejor manera y el Carramimbre CBC Valladolid se afianza en la zona noble de la tabla.

Ficha técnica:

Carramimbre CBC Valladolid (106): Henri Wade-Chatman (26), Greg Gantt (10), Rowell Graham-Bell (18), Sergio de la Fuente (20), Jito Kok (11) -quinteto titular-. También jugaron: Óscar Alvarado (3), Cristian Uta (4), Daniel Astilleros (7), Álex Reyes (3) y Max Hopfgartner (4).

Sáenz Horeca Araberri (85): Alec Wintering (17), John Dee (21), Jamal Edwards (3), Jonathan Araújo (11), Federico Uclés (6) –quinteto titular-. También jugaron: Nemanja Mitrovic (8), Adam Pechacek (13), Leo Cizmic (6) y Alex Mitola (0).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid


 ACTEL FORÇA LLEIDA - UNION FINANCIERA BTO. OVIEDO (74-80)

Foto: Pol Puertas / Força Lleida

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo se hace con una nueva victoria fuera de casa a costa del Actel Força Lleida por el resultado de 74-80. Con este resultado, el conjunto de Carles Marco suma su quinta victoria de la temporada. Los jugadores del conjunto ovetense se centran ya en el encuentro que disputarán en el Polideportivo de Pumarín ante Cáceres Patrimonio de la Humanidad, el sábado 18 de noviembre (18:30 horas).

El encuentro comenzaba positivamente para el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, que anotaba un parcial de 7-0 y se colocaba rápidamente con 2-7 tras un triple de Víctor Pérez. Mouhamed Barro empezaba con mucha energía el encuentro, ya que, tras un gancho anotado gracias a un rebote ofensivo y un mate posterior, obligaba a Borja Comenge a pedir el primer tiempo muerto con 4-11 en el marcador. El siguiente jugador en monopolizar las canastas fue Drew Maynard, que mediante tiros libres y un tiro de media distancia sumaba cuatro puntos consecutivos y ponía el 8-15 en el electrónico a falta de 4:29 para el final del primer cuarto. En los últimos instantes del primer período, el encuentro se igualó en anotación, con ambos conjuntos encontrando el aro con facilidad. El equipo asturiano anotaba la mayor parte de sus puntos desde la línea de personal y cerraba el cuarto el pívot canario del OCB con un tiro a tablero tras asistencia de Fran Cárdenas (16-22).

En el segundo cuarto, el Actel Força Lleida salió algo más enchufado que el conjunto de Carles Marco, provocando un parcial de 5-0 y reduciendo la desventaja a tan solo un punto a favor del OCB (21-22). Esta reacción del conjunto catalán provocaba que a 7:33 del descanso, Carles Marco pidiese un tiempo muerto con el resultado 23-24. En los siguientes minutos, la tónica seguía siendo de igualdad máxima entre ambos equipos. A falta de 4:40 para el descanso, el equipo local se ponía por delante tras un mate de Brano Dukanovic y ponía el resultado de 30-29, aunque era contestado rápidamente por Víctor Pérez, que anotaba un triple desde la esquina y subía el 30-32 al electrónico. Un nuevo triple del capitán del Unión Financiera Baloncesto Oviedo aumentaba la ventaja para el conjunto asturiano, 30-37, a falta de dos minutos para llegar al descanso. Borja Comenge volvía a pedir un tiempo muerto después de que Mouhamed Barro volara para poner un tapón a Miquel Feliu. Cuando quedaba menos de un minuto para la conclusión de la primera parte, Romaric Belemene anotaba un mate tras rebote ofensivo que cerraba el marcador del segundo cuarto, con resultado de 32-42 a favor del conjunto asturiano.

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo volvía a sufrir en los primeros minutos del tercer cuarto con un parcial de 5-0 a favor de Actel Força Lleida que acercaba a los catalanes a tan solo cinco puntos (37-42), que aprovechaban el mal momento en ataque por parte de los jugadores dirigidos por Carles Marco. Sin embargo, el OCB reaccionaba mediante los jugadores interiores, Mouhamed Barro y Drew Maynard, y volvían a superar la barrera psicológica de los diez puntos (37-57) a falta de 7:40 para la conclusión del tercer cuarto. Por parte de los catalanes, los puntos llegaban gracias a la dirección de Jarred Ogungbemi-Jackson, que anotaba o forzaba los tiros liberados de sus compañeros. El encuentro seguía la tónica de rachas por parte de ambos equipos, ya que mediante Davis Rozitis, el Lleida se acercaba una vez más al OCB con un parcial de 7-0 que redondeaba Brano Dukanovic con un triple que ponía el 44-47 y reducía la diferencia a tan solo tres puntos. En ataque, los jugadores del conjunto asturiano se vieron envueltos en varias imprecisiones seguidas, convertidas tanto en fallos en tiros liberados como en pérdidas de balón. Esta situación provocaba que Carles Marco pidiera un tiempo muerto a falta de 3:30 para el final del tercer período. Tras el tiempo muerto, Drew Maynard se vio inspirado en ataque y anotó un parcial de 5-0 él solo gracias a un 2+1 y una canasta apoyándose en la tabla, poniendo la diferencia en ocho puntos (44-52). A falta de 1:49 para el final del tercer período, Kenan Karahodzic anotaba sus primeros puntos en el partido y ponía la ventaja en los siete puntos (47-54). En los últimos segundos del cuarto, Brano Dukanovic forzaba tres tiros libres y posteriormente Marc Martí robaba el balón y anotaba en contraataque para reducir la diferencia a tan solo tres puntos y subiendo el definitivo 54-57 al marcador del tercer cuarto.

El resultado se apretaba al inicio del último período gracias a un triple de Jarred Ogungbemi, aunque era contestado por Fran Cárdenas para mantener la ventaja de tres puntos para el OCB (57-60). El conjunto asturiano seguía inspirado desde la línea de 6.75 y en este caso era Kenan Karahodzic el que anotaba una canasta de tres puntos. Los siguientes minutos fueron de mayor dominación por parte del Unión Financiera Baloncesto y tras dos canastas de media distancia de Víctor Pérez y Fran Cárdenas, Borja Comenge paraba el partido con resultado de 60-67. El capitán Víctor Pérez seguía en estado de gracia y anotaba una gran canasta con el defensor encima para mantener la ventaja de siete puntos (62-69). La dirección de Fran Cárdenas y las canastas interiores de Mouhamed Barro seguían haciendo daño a la defensa del Actel Força Lleida que hacían que su entrenador, Comenge, volviera a pedir otro tiempo muerto a falta de algo más de tres minutos y con un resultado de 65-73. La conexión entre Fran Cárdenas y Mouhamed Barro seguía dando sus frutos y forzaba una nueva falta en defensa a favor del OCB. El Lleida se negaba a rendirse y Rozikis anotaba una buena canasta interior para acercarse a siete puntos (70-77), aunque Mouhamed Barro lograba un gran robo y tras una falta en la jugada de contraataque anotaba un tiro libre y aumentaba en un unnamed (3)punto más la diferencia a falta de un minuto para la conclusión del encuentro. Con solo 47 segundos para el final del partido, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo perdía a Barro tras su quinta falta personal y lo sustituía Oliver Arteaga. A falta de 15 segundos, el Actel Força Lleida erraba una bandeja y en la lucha por el rebote resultaba en una falta antideportiva a favor de Davis Geks y ponía 72-80 en el marcador. Los últimos segundos del encuentro estuvieron protagonizados por las imprecisiones por parte del OCB pero que no resultaban en puntos en contra, siendo definitivo el resultado de 74-80 a favor del Unión Financiera Baloncesto Oviedo.

Por parte del Unión Financiera Baloncesto Oviedo, el MVP fue Oliver Arteaga, con 24 de valoración (13 puntos, 6 rebotes, 1 asistencia y 6 faltas recibidas). Para el Actel Força Lleida, el jugador más destacado fue Brano Dukanovic, con 23 de valoración (19 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 6 faltas recibidas).

ACTEL FORÇA LLEIDA (74): Ogungbemi-Jackson.J (11), Feliu.M (17), Dukanovic.B (19), Hermet.K (5), Rozitis.D (10) –quinteto inicial– Bergada.J (-), Rubin.M (3), Sustina.J (-), Stankevits.I (-), Martí.M (5), Mbaye.P (-), Karena.M (4).

UNIÓN FINANCIERA BALONCESTO OVIEDO (80): Pérez.V (13), Geks.D (10), Santana.F (2), Maynard.D (13), Barro.M (13) –quinteto inicial– Cárdenas.F (9), Fernández.A (-), Karahodzic.K (5), Arteaga.O (13), Belemene.J (2), Meana.A (-)

Crónica: Dpt Comunicación Oviedo Baloncesto


 CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - LEYMA CORUÑA (80-61)

Foto: F.Villegas / elperiodicoextremadura.com

Cuando no se meten muchas canastas, lo mínimo que se pide en baloncesto es defender. Eso es lo que hizo anoche el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que con su victoria ante el Leyma Coruña vuelve a darse un respiro en la clasificación (80-61).

Justo cuando esta plantilla estaba conceptuada como rica en jugadores de alto nivel ofensivo, va a resultar que se va a especializar en proteger su aro. Al menos tras ver partidos como el de ayer, cuando hizo la vida imposible a un oponente con buenos mimbres dirigido por un Gustavo Aranzana. El extécnico local, recibido con aplausos, debió irse muy enfadado hacia el norte. El espectáculo lo lideró Guille Corrales, que cuando entra en combustión en la primera línea es casi insuperable: ¡ocho robos!

Ahora la visita al Oviedo la próxima semana se puede afrontar con otra disposición. Encontrado el camino en una canasta, falta hacerlo también en la otra, donde se sigue pecando a veces de un exceso de espesura.

Al final el marcador se animó un poco, pero la primera parte fue de las peores en ataque que se recuerdan en el Multiusos. Los dos equipos --más el gallego-- no se cansaron de fallar todo tipo de tiros: fáciles, complicados, de cerca, de lejos...

Cierto es que muchos se salieron de dentro en lo que pareció algo así como un maleficio. Lo curioso es que al Cáceres no le penalizó, dependiendo tanto del lanzamiento como le está sucediendo desde que se inició esta campaña.

El comienzo sí había sido esperanzador, con siete puntos consecutivos de Rolandas Jakstas, pero poco después cometió su segunda falta y tuvo que sentarse, igual que le había sucedido poco antes su par, Dimitri Flis. Se lo tiene que mirar el lituano, al que esto ya le ha ocurrido demasiadas veces.

Hasta el sexto triple no le entró el primero al Cáceres, pero peor le iba al Leyma Coruña, cuyo desacierto no tocaba fondo. El 16-12 del final del primer cuarto era en sí bastante expresivo, pero a continuación vino una fase todavía peor. Cada canasta era casi un acontecimiento.

En medio del irritante goteo, eran los locales los que salieron beneficiados a poco que tuvieron un par de minutos inspirados. Sucedió con la vuelta de Jakstas, los geniales tapones de Ola Keshinro y los fogonazos de Warren Ward. Elogiable dejar a un rival en 24 puntos al descanso, pero desde el otro bando también pusieron de su parte.

Con 34-24 se inició un segundo tiempo para el que la única predicción segura es que solo podía ser mejor que lo que había habido anteriormente.

DESPEGUE DEFINITIVO

Con 38-24 (min. 22), Jakstas cometió la tercera y tuvo que volver a sentarse, pero sus compañeros tuvieron una buena respuesta y mantuvieron las distancias, incluyendo algunas acciones energéticas de Guille Corrales y Niko Rakocevic (56-39, min. 30). El montenegrino pasa por un momento bajo, pero poco a poco va recuperando su toque. Y nunca lo deja de intentar.

Vista su negrísima noche, el Leyma Coruña lo tenía prácticamente imposible para remontar y a lo que se limitó fue a adecentar sus guarismos, que pareció durante largo rato que no iban a llegar a 50 puntos. Con el público entregado a Corrales e incluso dedicando algún «olé», el éxtasis llegó cuando a los juniors Santi Parras --dos triples-- y Edu Recio --dos tiros libres-- hasta les dio tiempo a lucirse.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Guille Corrales (7), Niko Rakocevic (14), Luis Parejo (11), Rolandas Jakstas (15), Robertas Grabauskas (2) --cinco inicial-- Edu Recio (2), Sergio Pérez (4), Santi Parras (6), Vieux Kasse (0), Ole Keshinro (6), Warren Ward (12), Dani Martínez (1).

Leyma Coruña: Jorge Sanz (8), Ángel Hernández (1), Edu Hdez.-Sonseca (9), Dimitri Flis (0), Trevor Cooney (13) --cinco inicial-- Zach Monaghan (15), Ferreiro (0), Torres (2), Chuku (8), Sergio Olmos (5).

Crónica: Javier Ortíz / elperiodicoextremadura.com


 CLUB MELILLA BALONCESTO - SAMMIC HOSTELERIA (84-77)

Foto: Melilla Baloncesto

El Melilla Baloncesto vuelve a reencontrarse con la victoria en el Javier Imbroda y suma su segunda consecutiva, tras imponerse esta noche al Sammic Hostelería por 84-77. Los azulinos dejaron los deberes para el final y fue en un gran último cuarto (26-15), donde forjaron su victoria. Pablo Almazán fue sin duda el jugador más destacado de los melillenses al acabar con un doble-doble y 27 créditos de valoración.

Extraño inicio de encuentro el que se producía en el Javier Imbroda. Publico y equipos comenzaban muy fríos y eso se notaba en 4-5 con el que se llegaba a los primeros cinco minutos de choque. Los hombres de Alejandro Alcoba no terminaban de meterse en partido, aun así se mantenían en partido al final del primer cuarto (17-18), a pesar de un Galarreta en modo ametralladora con diez puntos en este periodo.

No mejoró el juego de los de la Ciudad Autónoma en el segundo cuarto. Las segundas oportunidades que daban los melillenses a los vascos, debido a un Sammic Hostelería que cargaba con agresividad el rebote, unido al acierto exterior del conjunto de Azpeitia, daba al conjunto dirigido por Lolo Encinas una ventaja de nueve puntos (22-31) . Intentó reaccionar Melilla Baloncesto al final del segundo cuarto, pero no fue suficiente y se marchaba al descanso por debajo en el electrónico (38-46).

En la reanudación las cosas su pusieron aún más complicadas para los de Alejandro Alcoba que veía como Sammic Hosteleria marcaba máxima de partido (40-53), tras un triple de De Ciman. Pero si algo ha demostrado el Decano esta temporada es que nunca tira la toalla. Dani Rodríguez asumía el mando de la situación y de sus manos el equipo le daba la vuelta al marcador (56-55), restando tres minutos para el final del tercer acto. Todo parecía de cara, pero de nuevo aparecieron los fantasmas. Rebotes que se escapan y se van fuera, segundas oportunidades,…todo para los guipuzcoanos se marcharán al último cuarto con una pequeña renta de cuatro puntos (58-62).

El último cuarto fue lo mejor de los melillenses en todo el partido. Pablo Almazán tiraba de liderazgo para contagiar a sus compañeros. El alero nazarí leia perfectamente las situaciones y a base de penetraciones conseguía igualar la contienda (64-64, min. 33). Los de Alejandro Alcoba jugaban sus mejores minutos del choque. Duros en defensa y fluidos en ataque, lograban abrir una pequeña brecha en el marcador (72-66) a cinco minutos para el final. El técnico visitante paraba el encuentro, tras el cual, los vascos endosaban un 0-8 de parcial que les daba de nuevo el mando del encuentro (72-74) a menos de cuatro minutos para el desenlace. Ya había dejado ver algo en el tercer cuarto, pero en los últimos minuto lo bordó. Dani Rodríguez interpretaba a la perfección el bloqueo directo. Cinco puntos del base rompían definitivamente el encuentro (80-74) a dos minutos para el final. Melilla Baloncesto solo tuvo que controlar el partido para acabar imponiéndose por 84-77.



Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto


 TAU CASTELLO - CB. CLAVIJO (85-69)

Foto: Amics Castelló

El TAU Castelló toma aire tras reencontrarse con la victoria ante CB Clavijo de Logroño. Una primera parte sencillamente maravillosa, de las mejores que se recuerdan en el Ciutat, permitieron alcanzar una renta que a los riojanos les resultó imposible de remontar tras el descanso a pesar de que los de La Plana bajaron en gran medida sus prestaciones.

Los castellonenses salieron con la clara intención de mostrarse intensos. No querían repetir la endeblez mostrada en ese mismo parqué dos semanas antes contra el Huesca y se les veía con otro aire, otra actitud. Daba gusto verlos como luchaban por los balones, especialmente en el rebote. Los primeros minutos fueron igualados, pero en cuanto el acierto acompañó a los de Toni Ten, éstos se escaparon en el marcador a partir del ecuador del primer cuarto (25-13, min. 7). Los riojanos estaban atascados ante la defensa en zona planteada por el combinado anfitrión, mientras que los de La Plana veían aro con suma facilidad. Era deslumbrante la puntería del TAU Castelló, que hasta metía algunos tiros en mala selección. La prueba fueron los 35 puntos con los que llegaron al término del primer cuarto.

El segundo periodo siguió con un ritmo más vivo todavía, con continuas idas y venidas y ataques muy directos. La cuenta anotadora seguía creciendo y el partido parecía resuelto poco más de 10 minutos (45-23, min. 14). El caudal encestador de los locales continuaba fluyendo, aunque en esta ocasión se recurría más a la defensa individual para buscar todavía más desconcierto en el bando visitante. El aturdimiento logroñés se mantenía, así como la renta en torno a los 20 puntos. Probaron de la misma medicina que habían recibido con la defensa en zona, pero en estos minutos estaba deslumbrante Kyle Rowley, que se hizo el amo bajo los tableros con 10 puntos en sólo 8 minutos en pista. Así las cosas, el partido pintaba muy bien cuando se llegó a ecuador (51-33). Muy mal se tenían que dar las cosas a partir de ese momento para que se escapara la victoria.

La reanudación fue igual en un aspecto y lo contrario en otro. Continuó el ritmo endiablado, las transiciones rápidas... pero el acierto ya no fue tanto y se cometían varias pérdidas. Antes entraba todo y ahora 6 minutos el TAU Castelló tan sólo hizo 8. La verdad es que hubiera sido de otro planeta mantener aquel aluvión. Por suerte, otro aspecto que no cambió fue la puntería riojana, por lo que el Clavijo no recortaba apenas su desventaja.

Si al descanso la victoria castellonense parecía clara, al inicio del último cuarto todavía lo era más (65-44). Con este panorama es normal caer en la relajación; y la renta se redujo a menos de 15 tantos tras unos errores y pérdidas. Parecía que era el momento para que el Clavijo pudiera dar un susto, pero se sucedieron unas circunstancias que sentenciaron el choque. Quedaban 6:36 y el TAU Castelló metió un triple que no debió subir al marcador, ya que lanzó con el tiempo de posesión agotado. Sin embargo, los colegiados le dieron validez al tiro, lo que provocó las airadas protestas del entrenador visitante Jenaro Díaz. Le cayó una merecida técnica, pero siguió quejándose y le pitaron la segunda, con lo que fue expulsado. Así las cosas, con el triple y dos tiros libres de la técnica la cosa estaba franca para los de La Plana, que no necesitaron hacer gran cosa en los minutos restantes para certificar este triunfo. Además, el tramo final permitió que los canteranos Joel Sabaté, Pedro López y Andrés Roig tuvieran su oportunidad de saltar a la pista. Cosas del destino, porque acabó siendo el colofón perfecto para el día de presentación de la cantera del club.

TAU CASTELLÓ: Bas (11), Faner (5), Sabonis (5), Gatell (8), Ott (14) –cinco inicial--; Rowley (14), Steinarsson (9), Pedro López, García (7), Joel Sabaté, Nkaloulou (12) y Andrés Roig. 13 faltas. Sin eliminados.

CB CLAVIJO: Coggins (19), Adala Moto (13), Cabot (9), Bieshaar (7), Quintela (2) –cinco inicial--; Gutenius (3), Jansen (6), Balamou, Yates (8) y Martínez (2). 19 faltas. Eliminado el entrenador Jenaro Dïaz por dos faltas técnicas (min. 24).

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castelló


 CHOCOLATES TRAPA PALENCIA - CAFES CANDELAS BREOGAN (70-74)

Foto: LOF/ lavozdegalicia.es

El Breogán sigue invicto tras superar a Palencia en un duelo abierto, de máxima igualdad, que se resolvió en los últimos segundos. El triunfo de los celestes, el octavo en ocho partidos, consolida a los de Natxo Lezkano en el trono de la LEB Oro.

El duelo comenzó con un primer cuarto plagado de alternativas. Si Rubio neutralizaba la primera renta palentina con tiros y Arco estrenaba la ventaja celeste, los de Joaquín Prado bebían de una pérdida rival para volver a mandar en el marcador. Breogán y Palencia mandaron de forma intermitente, sin marcar ninguno grandes diferencias. Los veteranos guiaron en los primeros compases: Otegui a los morados, Salva Arco a los lucenses.

La conexión brasileña devolvió las tablas al marcador en los primeros minutos del segundo tiempo, todavía más igualado que el primero. Fuzaro y Demetrio sostuvieron un pulso con un Grimau que terminó decantando Ruffin. El pívot estadounidense destapó la primera ventaja tímida, pero relevante, para los locales con un tapón anotado y un tiro libre. Amplió Capdevilla con un triple. La diferencia estaba en seis. Los de Lezkano se se remangaron para remar y apretaron hasta el 33-31 a falta de un minuto. Aunque Grimau intentó despegarse, un triple de Emir puso el tanteo en 35-34. Quedaban 17 segundos para el descanso. Otegui dijo la última palabra tras un tiempo muerto solicitado por Joaquín Prado.

Igualdad máxima también tras la reanudación. Grimau buscó la alternativa morada. Aunque un triple de Arco y una bandeja de Löfberg acercaron a la renta local 43-41, el escolta catalán pronto plantó los seis de rigor presumiendo de músculo en el rebote ofensivo. Punto de inflexión con la marcha de Garrido de la pista. Tras un bloqueo duro, el base no reapareció hasta los últimos minutos, cuando el Breogán había puesto pies en polvorosa para darle la vuelta al marcador. Un triple de Díaz y una canasta de Demetrio llevaron la renta al 53-56.

Todo volvió a empeorar para el conjunto lucense con Garrido sobre la pista. Recortaron los de Joaquín Prado por medio de Ruffin y Cvetinovic, pero Stainbrook recuperó la ventaja a falta de cuatro minutos desde la línea de libres, más una canasta (63-65). Apretó los dientes en defensa el Breogán para conservar la ventaja hasta el final e incluso ampliarla tímidamente (65-70) a falta de menos de un minuto. Un triple de Grimau tras tiempo a falta de 24 segundos dejó el partido en 70-72. Fue Lezlano el que paró entonces el partido.

Incertidumbre hasta el final. Úriz falló dos tiros libres tras falta y el rebote lo atrapó Palencia, Pressley tenía un tiro liberado desde la línea de tres, pero le pudo la presión y falló. Rubio se hizo con la pelota y tras recibir una falta puso el 70-74 definitivo.

Palencia, 70: Garrido (2), Pressley (6), Toledo (2), Otegui (6) y Ruffin (8) -quinteto inicial- Grimau (21), Barnes (7), Campara (2), Cvetinovic (8) y Pino (8).

Breogán, 74: Uriz (5), Arco (18), Löfberg (4), Rubio (18) y Emir (5) -quinteto inicial- Stainbrook (8), Fuzaro (4), Díaz (8), Quintela y Demetrio (4).

Crónica: Marta de Dios / lavozdegalicia.es

0 comentarios:

Publicar un comentario