sábado, 30 de diciembre de 2017

CRONICAS LEB ORO J16 | CON SU VICTORIA ANTE EL C.B PRAT EL ICL MANRESA TIENE CAMPO LIBRE PARA LA DISPUTA DE LA COPA PRINCESA EN EL PAZO DE LOS DEPORTES (I)

SÁENZ HORECA ARABERRI - CLUB MELILLA BALONCESTO (78-73)

Foto: Araberri Basket

SÁENZ HORECA suma una victoria ante Melilla en un encuentro en el que los de Antonio Pérez llegaron a tener una desventaja de hasta 16 puntos en el luminoso. Fue en el último cuarto donde consiguieron darle la vuelta al resultado y sumar una victoria más a su casillero. “Esta es la victoria que más valoro de todas las que hemos conseguido porque enfrente había un gran equipo, no estábamos en nuestra pista, empezamos el partido muy incómodos 17-30, sin control de tiradores, sin control de poste bajo y con muchos problemas defensivos y de ritmo. El equipo creyó mucho en el partido. En el último cuarto fuimos el Araberri, con un ritmo alto, tiros liberados, aprovechar cada tiro que había y atrás estuvimos muy bien. Hoy el equipo dio un paso adelante en creer, en lo que hacemos, en el equipo…”, analizaba Antonio Pérez la victoria. El equipo descansa hasta el martes por la tarde que volverá a los entrenamientos para preparar el próximo encuentro, el domingo a las 12:00 horas en Azpeitia.

Arrancó el partido con un parcial 0-4 pero poco tardaron en reaccionar los jugadores de Antonio Pérez y ponerse por delante en el luminoso 5-4. Con un gran acierto en el tiro de tres con un porcentaje de 6 de 6 del equipo de Alejandro Alcoba se alejaba en el luminoso 15-27 para llegar al final del primer cuarto 17-30. En el segundo tiempo con un parcial de 7-3 Araberri recortaba distancias y se colocaba 24-33. Los jugadores de Antonio Pérez no se encontraban cómodos sobre la cancha y no encontraban fluidez en el juego además de no estar acertados en el tiro de 3 y al descanso, 32-44.

Tras la reanudación, Melilla se imponía ante Araberri que no estaba intenso en la defensa y lo aprovechaba el equipo de Alejandro Alcoba. Pero el equipo alavés no bajaba los brazos y apretaba más en defensa para recortar la diferencia de hasta 16 puntos y colocarse a 10 (44-54). Al final del tercer cuarto, 44-56. Ya en el último cuarto, vimos al Araberri. SÁENZ HORECA se acercaba a cuatro puntos (52-56). Con un triple de Dee, SÁENZ HORECA se coloca a tan solo un punto 63-64. E nuevo con un triple de De ese puso el empate a 66. Con una canasta de Wintering el equipo de Antonio Pérez se ponía por delante en el marcador 70-68. Con una canasta de Araujo, el equipo alavés se distanció 4 puntos, la máxima diferencia de los alaveses hasta ese momento (72-68). Y finalmente se consiguió la victoria 78-73 para cerrar el 2017.

Crónica: Araberri Basket


TAU CASTELLO - CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD (91-90)

Foto: Pascual Cándido

EL TAU Castelló al final pudo sonreír tras conseguir la victoria ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad en uno de los partidos más duros y agónicos que se recuerdan en LEB Oro en el Ciutat de Castelló, ya que se decidió en la segunda prórroga.

El choque empezó con sorpresa, ya que el esperado debut de Juanjo García se produjo en el salto inicial; y con buenas sensaciones ya que hasta pudo anotar su primera canasta con la camiseta blanquiverde. Los compases iniciales fueron un tanto frios, con el conjunto extremeño apurando sus posesiones hasta el final, pero el TAU Castelló abrió su primera brecha en cuanto pudo correr, finalizando con penetraciones gracias a dos puñales como son Romá Bas y Alfredo Ott (8-2, min. 4). Hubo tiempo muerto y tras la pausa el Cáceres buscó más a su gigante Grabauskas, o bien a Keshinro cuando le sustituyó. En cuanto los locales vieron frenadas sus posibilidades de transición rápida, el conjunto visitante, despacito, con buena letra y rascanso de donde podía fue recortando su desventaja (15-14 a 1:04 del término del primer cuarto).

El TAU Castelló necesitaba velocidad y Toni Ten puso en pista a dos locomotoras como Faner y Steinarsson, además de un interior ligero como Sabonis. También se presionaba más en campo ofensivo, pero los de La Plana tenían un serio problema en el 5 contra 5 posicional al no haber puntería en el tiro y encontrarse intimidados cuando penetraban. Mientras, en el otro bando, los exteriores iban despertando y tomando responsabilidad anotadora, sobre todo Ward, Rakocevic y Dani Martínez. Por suerte, la entrada de Romà Bas daba aire a los castellonenses, ya que dos triples suyos consecutivos fueron cruciales. Estos lanzamientos, aderezado con una buena defensa y dos canastas de coraje de Faner y Sabonis, supusieron un nuevo alivio para los locales, que forzaron un nuevo tiempo muerto cacereño (30-25, min. 16). Por desgracia, el alivio fue efímero –cosas a las que nos tiene acostumbrado este deporte--, ya que dos malos ataques consecutivos con el bloqueo directo y la inspiración extremeña cara al aro le dieron la vuelta al resultado (30-35 a 2:20 del descanso). Así pues, el Cáceres se fue a los vestuarios con un ligera renta (33-37) y con mejores sensaciones que un TAU Castelló que no se le veía fino.

Si el inicio del choque fue frio, la reanudación tras la pausa fue todo lo contrario, con un juego muy vibrante, intenso, con intercambio de canastas e igualdad, mucha igualdad. Los ataques eran más directos, pero también había cierto barullo y descontrol, con errores claros y pérdidas de balón evitables en ambos contendientes, pero lo compensaba la emoción reinante, con la que cada canasta se celebraba como si fuera definitiva.

Así pues, se afrontaba el último cuarto con todo por decidir. Para este tramo, Toni Ten optó por pesas pesados para el juego interior como Rowley y Cain para compensar el poderío de Grabauskas y compañía. Fue una buena elección, ya que el buen hacer ofensivo de los pívots y una penetración de coraje característica de Chema García pusieron el 59-55 en el luminoso cuando quedaban 6 minutos para el final. Era el momento perfecto para que el Ciutat se calentara y subieran los decibelios como en las grandes ocasiones, pero no era la afición ruidosa de otras veces (quizá por el frío y aquello de la Navidad).

El Cáceres estaba espeso en ataque, tenía que acabar con una acción individual y sus jugones no terminaban de encontrar inspiración. Pareció que el público se empezó a dar cuenta de que su equipo lo necesitaba y se fue animando, sobre todo tras un importante triple de Chema García que pueso el 64-58 con sólo 3 minutos por delante. Si el triple del capitán fue importante, todavía más el que anotó poco después Steinarsson, que significó el 69-61. Los visitantes no se arrugaron y encontraron recursos para seguir con opciones, el partido no acababa de sentenciarse. Se respiró tensión tras una nueva canasta extremeña con 56 segundos por delante que estableció el 72-68. Tocaba una posesión valiosísima, pero Steinarsson la desaprovechó y acto seguido el Cáceres dispuso de tiros libres, anotando los dos (72-70 a 30 segundos). Tras ello, le tocaba la responsabilidad a Alfredo Ott con dos tiros libres, de los que sólo anotó uno (73-70). El siguiente ataque le fue muy bien a los visitantes que anotaron rápido, por lo que a falta de 22 segundos el resultado era 73-72 y balón para los locales. Como era de esperar, el combinado extremeño hizo una falta rápida y la apuesta le salió bien, ya que Romà Bas metio sólo un tiro. Para desgracia del TAU Castelló en la jugada posterior hubo varios tiros visitantes, pero a la parroquia castellonense se le quedó cara de tonto cuando una canasta de Ward tras coger un balón suelto se tradujo en la prórroga (74-74).

Este mazazo dejó aturdidos a los de La Plana, que en el tiempo extra recibieron un parcial de 0-5 en minuto y medio. Parecía en ataque que el balón pesaba y en defensa no se tenía el mismo ímpetu cuando hacía más falta, ya que el Cáceres estaba crecido moralmente por haber forzado la prórroga. Cuando los locales parecían muertos (76-81), un triple de Romà Bas encendió los ánimos y la esperanza volvió tras un tiro libre anotado por Cain (80-81). Otra nueva dosis de ilusión y esperanza llegó con una falta recibida por Ott, el cual no falló desde la línea de 4,60 m (82-81). Otro mazazo llegó en forma de triple del visitante Sergio Pérez (82-84), pero Ott volvía a disponer de dos tiros libres más que establecieron de nuevo la igualada a 20 segundos del final. Ward se jugó el último balón, pero la bola no entró y de nuevo a la próoroga. Ver para creer.

En el nuevo tiempo extra hubo intercambio de golpes, llegando de nuevo a un incierto empate a 88 a un minuto del final. La esperanza llegó a 26 segundos del término con una falta que recibió Chema García. Al capitán no le tembló el pulso y transformó los dos tiros y ahora la presión recaía sobre el bando de Ñete Bohígas. Ward recibíó una nueva personal, pero tampoco le traicionaron los nervios en los libres (90-90). Ahora el turno era para el TAU Castelló con escasos segundos por delante y la fortuna sonrió al recibir Ott otra personal a 7 segundos del final. El norteamericano metió uno, pero fue suficiente ya que en el ataque posterior el Cáceres falló su oportunidad a pesar de tener un tiro bastante claro que dejó congelado al Ciutat por unas décimas. Se sufrió pero al fin se consiguió una de esas victorias que saben mejor por el esfuerzo que costaron.

TAU CASTELLÓ: Rowley (14), Bas (21), Faner 84), Ott (19), Juanjo García (2) –cinco inicial--; Cain (9), Steinarsson (6), Sabonis (4) y Chema García (12). 22 faltas. Sin eliminados.

CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD: Pérez (15), Grabauskas (11), Corrales, Rakocevic (14), Ward (21) –cinco inicial--; Olivier (9), Keshinro (8), Martínez (6) y Parejo (6). 25 faltas. Eliminado: Grabauskas.

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castaelló


CHOCOLATES TRAPA PALENCIA - ACTEL FORÇA LLEIDA (85-79)

Tras un jueves lleno de malas noticias, con 3 jugadores en urgencias y dos lesionados en el entrenamiento, las cosas pintaban muy mal para Chocolates Trapa Palencia. Aunque Bryce Pressley debió ser ingresado en el hospital, el resto de sus compañeros decidieron hacer un esfuerzo y participar aun no estando en unas concisiones idóneas.

El partido comenzó con un Actel Força Lleida mejor plantado, que con un buena y rápida circulación de balón o a partir del juego que generaba su base Ogungbemi hacía mucho daño a la defensa local.

Por parte palentina, Urko Otegi daba solidez al juego local, Pino era el encargado de romper la defensa rival, ya fuese para notar o asistir y Garrido debió saltar a la pista para dirigir e intentar frenar a Ogungbemi.

Esa fue la tónica e los primeros 20 minutos, aunque uno horrible final de segundo cuarto provoco que la ventaja se disparase, pesando del 30-35 a 6 minutos del descanso a un 34-47 con el que se fueron a vestuarios.

Las sensaciones con las que Chocolates Trapa se metía en vestuarios no eran buenas, pero la charla de Prado transformo a su equipo, puesto que su regreso a la pista fue espectacular.

De la mano de un Miso espectacular desde 6,75 con tres triples en los primeros minutos, el equipo se vino arriba y además del acierto ofensivo, la confianza hacia que mejorase el equipo atrás. Garrido secaba a Ogungbemi, Pino desesperaba a un Dukanovic desconocido etc etc.

A 2:33 segundos del final del cuarto, Sergi Pino (excelente partido) culminaba la remontada (56-54) con una canasta que marcaba un espectacular parcial de 22-7, pero que aún se ampliaría hasta el (27-7).

En ningún momento los ilerdenses dieron el partido por perdido e incluso estuvieron en varios momentos cerca en el marcador gracias al buen hacer de Michael Karena. Pero Chocolates Trapa Palencia mostraba una gran solidez (impidiendo que el conjunto visitante se volviese a poner por delante) y de esta forma lograr llevarse la victoria con mayor suficiencia de lo que indica el resultado.

Lo mejor: Las grandes actuaciones individuales de Urko Otegi, Quique Garrido, Sergi Pino y Andrés Miso y en general ver al equipo creciendo desde un juego ofensivo menos encorsetado.

Lo peor: Los primeros 20 minutos, donde la defensa mostró demasiados desajustes.

Crónica: BauHauss / baloncestoconp.es


ICL MANRESA - CB PRAT (75-62)

Foto: Basquet Manresa

El ICL Manresa tuvo que sudar para doblegar al CB Prat, el equipo revelación de la temporada. Un gran Jordi Trias, como ya es habitual (18 puntos y 30 de valoración), con los exteriores Allen, haciendo una inmensa defensa y 14 puntos, junto con Costa (12 puntos) y Lundberg (13 puntos) que estuvieron hasta en los momentos decisivos. El Manresa ganó el segundo clasificado y también de paso muchas opciones de estar en la Copa Princesa de Asturias.

El partido comenzaba con los locales totalmente enchufados, y un parcial de 11 a 0 de salida, basado en la defensa. Los visitantes tardaron más de 5 minutos en anotar. La racha del CB Prat llegaría a poner los del Llobregat a 4 puntos en el primer periodo, que acabaría con este recorte.

En el segundo cuarto, incluso eran capaces de ponerse por delante, con el acierto desde el triple que el Manresa no encontraba. Alternativas al marcador, defensas al límite y ventaja visitante que se arreglaba por parte de los del Bages con Trias bajo la cesta, asegurando los tiros a la pintura. Al descanso, todo por decidir, y los visitantes a frente por 31 a 33.

Tras el descanso, otra salida en tromba del ICL Manresa, que gracias a las pelotas robadas, a las manos en defensa, y al triple de Lluís Costa obtenía 7 puntos de margen. El Prat, sin embargo, no se dejaba intimidar por el Nou Congost, y se ponía a 3 puntos. Un 2 más 1 no completado por Sakho levantaba de nuevo los ánimos, y Allen anotaba de nuevo para dejar 7 puntos arriba los rojos.

En el último periodo la ICL Manresa estuvo más entero físicamente, y los de Aleix Duran, con mucho trabajo defensivo y con dificultades en ataque, encontraban la manera de anotar, fundamentalmente a la pintura. El rebote ofensivo fue el arma que dejó sin opciones a los visitantes, y Lluís Costa con una canasta en suspensión y un triple remataba el partido.

Aleix Duran, decía en la rueda de prensa posterior que «jugábamos un partido que sabíamos que sería muy competido, y habíamos hablado de 3 aspectos: el rebote, el ritmo, y el nivel de dureza defensiva, donde en la primera parte nos han ganado claramente; sabíamos que igualando estos aspectos podríamos competir el partido; creo que en la primera parte no hemos conseguido buenos tiros, y de ahí este porcentaje pobre de 3 puntos, pero lo hemos salvado con el rebote ofensivo, pero está claro que el convencimiento con el que tiramos es un aspecto a mejorar » .

75 ICL Manresa | Costa 12, Lundberg 13, Allen 14, Hamilton 5, Trias 18; Òrrit, Mugica, Jou, Sakho 11, Garcia 2, y Muñoz.

62 CB Prat | Johanson 9, Agadir 7, Portugués 5, Campbell y Cate 11; Gerbert 5, Coby 7, Sesé 2, Camarasa, Pérez 9, Blanch 7.

Crónica: Basquet Manresa


FC BARCELONA LASSA - CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID (75-84)

Foto: Víctor Salgado

El Carramimbre CBC Valladolid echa el telón a un 2017 para el recuerdo de la mejor manera posible: con triunfo tras dos derrotas consecutivas. Los pupilos de Paco García pusieron el broche de oro al año, su año, en la cancha del FC Barcelona Lassa B (75-84) tras un brillante tercer cuarto (15-29) que dio la vuelta al partido. Greg Gantt, con 25 puntos, fue clave para conseguir la novena victoria de la primera temporada en la liga LEB Oro.

Gantt mantiene el ritmo anotador del Barça

Desde que se lanzó el balón al aire fue patente la igualdad entre ambos conjuntos. Liderados por un Greg Gantt especialmente inspirado por parte de las ardillas (7 puntos en este periodo), el Carramimbre logró mantener el ritmo anotador impuesto por los azulgrana en un primer cuarto alegre y con alternancias constantes en el marcador. Sin embargo, fueron los locales los primeros en subir una marcha más y lograr una mínima renta de 5 puntos (2116) que fueron capaces de recortar los vallisoletanos en la recta final hasta el 21-20, con canasta de Hopfgartner sobre la bocina, que reflejaba el electrónico al término de los primeros 10 minutos.

No afectó el parón a un Greg Gantt (15 puntos al descanso) que seguía con la muñeca caliente. Pero tampoco al filial azulgrana, que seguía haciendo trizas la defensa del Carramimbre desde la larga distancia (5/13 en la primera mitad). Al buen hacer ofensivo del FC Barcelona se le sumaron una intensa defensa que propició muchos robos y el dominio en el rebote de ambos tableros, lo que supuso una máxima de 7 puntos (37-30).

Paco García no tardó en solicitar un tiempo muerto y juntar en pista a Alvarado y a Chatman para no perder la cara al partido minutos antes del descanso. Dicho y hecho. La imagen del equipo mejoró y Daniel Astilleros irrumpió para aportar en todo lo que adolecía el Carramimbre hasta ahora: puntos, defensa y rebote. Tal y como ocurrió en el periodo inaugural, las ardillas apretaron en la recta final y se marcharon a vestuarios a rebufo de un FC Barcelona Lassa B (42-39) que llevó la iniciativa en el marcador pero no logró poner tierra de por medio con los visitantes.

Jito Kok impone su ley

No pudo ser más fructífera la arenga de Paco García a sus pupilos durante el descanso: parcial de 2-14 en apenas tres minutos con un descomunal Jito Kok (10 puntos en el tercer periodo) y un certero Greg Gantt, que seguía martilleando a los blaugrana desde la larga distancia. El Carramimbre dio la vuelta al partido en cuanto a sensaciones y puso la directa hasta alcanzar una máxima de 11 unidades (44-55).

La reacción local no se hizo esperar. Volodymyr Gerun se echó el equipo a la espalda y demostró el por qué es uno de los jugadores más dominantes de la categoría, pero el Carramimbre volvió a imponer su ley a base de defensa y contraataque para afrontar el último cuarto con 12 puntos de ventaja (56-68).

Lejos de capitular, los blaugrana iban a vender cara su derrota y, liderados por un magnífico Aleix Font, llegaron a colocarse a 6 puntos (65-73) llegado el ecuador del asalto decisivo. La intensidad defensiva de los locales, sin embargo, también propició que entrasen en bonus cuando aún quedaban 4:30 y el Carramimbre dio la puntilla percutiendo una y otra hacia el aro del filial y sumando desde la línea de personal hasta que dejó morir el partido (75-84) y puso el broche de Oro a un año de ensueño, marcado por el ascenso y la irrupción en la zona noble de la tabla de los vallisoletanos.

FC Barcelona Lassa B (75): Pol Figueras (5), Aleix Font (16), Sergi Martínez (13), Atoumane Diagne (4), Volodymyr Gerun (13) –quinteto titular-. También jugaron: Maxim Esteban (3), Luka Samanic (0), Nedim Dedovic (8), Rodions Kurucs (7) y Tititc (6).

Carramimbre CBC Valladolid (84): Henri Wade-Chatman (11), Greg Gantt (25), Rowell Graham-Bell (9), Sergio de la Fuente (9), Jito Kok (13) -quinteto titular-. También jugaron: Óscar Alvarado (6), Cristian Uta (0), Daniel Astilleros (3), Álex Reyes (0) y Max Hopfgartner (8).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid


LEVITEC HUESCA - UNION FINANCIERA BTO. OVIEDO (66-70)

Foto: C.Pascual

El Unión Financiera Baloncesto Oviedo logra la cuarta victoria consecutiva en su desplazamiento a Huesca para cerrar 2017 de la mejor manera posible. Los hombres de Carles Marco realizaron una primera mitad muy buena y supieron manejar la ventaja cuando el conjunto local se acercaba en el electrónico para poner la undécima victoria de la temporada y significa el sexto partido ganado de los últimos siete disputados. Tras este encuentro, los integrantes del equipo asturiano se preparan ya para el siguiente encuentro ante Cafés Candelas Breogán el día 7 de enero de 2018 a las 12:00h en el Polideportivo de Pumarín.

Comienzo igualado en el Palacio de Deportes de Huesca con ambos equipos intercambiándose canastas. Mouhamed Barro empezaba con muchas ganas el encuentro, anotando los primeros cuatro puntos para el Unión Financiera Baloncesto Oviedo. En el caso del Levitec Huesca, era Carles Marzo el que protagonizaba las primeras posesiones con seis puntos en los primeros instantes del encuentro. Sin embargo, en los siguientes minutos, los hombres dirigidos por Carles Marco se vieron algo imprecisos, haciendo que el equipo aragonés robase tres balones consecutivos. La buena dirección de juego de Fabio Santana sacudía el mal momento ofensivo, con buenos pases para que anotasen sus compañeros. Gracias al buen trabajo defensivo de los interiores, Kevin van Wijk no estaba logrando anotar en las posiciones interiores, lo que unido al buen momento en ataque provocaba que el OCB se impusiera 11-17 a falta de 2:08 para el final del primer cuarto tras un triple de Drew Maynard y un palmeo de Oliver Arteaga. A pesar de que el Levitec Huesca se acercaba en el marcador tras una falta y adicional de Pablo Pérez, la ventaja volvía a ser de 6 puntos a favor de los asturianos gracias a la contestación de Drew Maynard de nuevo desde la línea de triple. Sin embargo, el propio Maynard cometería una falta a Sergio Rodríguez mientras lanzaba un triple, dándole al equipo dirigido por Guillermo Arenas una jugada de cuatro puntos que acercaba a su equipo a dos puntos. Tras diferentes imprecisiones por parte de los dos conjuntos, el marcador no se movió del 18-20 en el último minuto del cuarto, cerrándolo con la destacada actuación de Oliver Arteaga, quien atrapó 11 rebotes solo en el primer período.

En el primer minuto del segundo cuarto, el Huesca lograba igualar el marcador tras un robo y contraataque de Adekoya, aunque la ventaja volvía a ser del Unión Financiera Baloncesto Oviedo tras un gran triple de Alonso Meana en el límite de la posesión y otro de Davis Geks, poniendo seis puntos de diferencia en el electrónico. La defensa intensa del Levitec Huesca ponía en problemas a la ofensiva ovetense en los siguientes minutos, aunque el buen momento desde la línea de triple de los hombres del conjunto asturiano, favorecía que la ventaja se aumentase tras una nueva canasta de tres puntos por parte de Víctor Pérez. Este buen momento visitante hacía que a falta de 6:48 para el descanso, Guillermo Arenas pidiese su primer tiempo muerto con el marcador de 20-29 a favor del OCB. A falta de 4:15 para el final del segundo cuarto, el entrenador local se vio obligado a parar de nuevo el encuentro tras tres triples consecutivos anotados por el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, dejando el porcentaje en 8 acertados de los 10 intentos y poniendo la ventaja en 16 puntos (24-40). El jugador que lograría reducir la desventaja para el Huesca fue Kevin van Wijk, también desde la línea de tres puntos. Tras el triple del holandés, el equipo local logró anotar un parcial de 50 que acercó de nuevo al conjunto dirigido por Guillermo Arenas. En los siguientes minutos, las defensas se apretaron algo más y al Unión Financiera Baloncesto Oviedo le empezó a costar encontrar el aro. Además, un nuevo triple de van Wijk acercaba al Huesca a los 10 puntos (3242), haciendo que Carles Marco decidiera pedir un tiempo muerto a falta de 1:05 para el descanso. De nuevo los últimos segundos del cuarto se vieron protagonizados por fallos de los dos conjuntos, haciendo que la última canasta del período fuera de Mouhamed Barro a falta de 38 segundos que ponía el 32-44 definitivo al descanso.

La defensa intensa del Levitec Huesca al inicio del tercer cuarto ponía en problemas al Unión Financiera Baloncesto Oviedo en los primeros minutos. Además, tras una protesta por una acción a Oliver Arteaga, los colegiados indicaron falta técnica a Carles Marco, lo que favoreció al conjunto local para acercarse a los siete puntos. A partir del tiro libre anotado por Sergio Rodríguez, el equipo asturiano se sacudió la presión negativa gracias a las canastas de Fabio Santana, Oliver Arteaga y el triple de Davis Geks, subiendo la ventaja a los once puntos. A falta de 3:42 para el final del cuarto, se produciría una anécdota en el partido, ya que el encuentro estuvo parado unos instantes mientras Romaric Belemene limpiaba la pista con la mopa, hecho que arrancaba los aplausos por parte de la afición local. Cuando restaban 2:37 para el final del tercer período, Carles Marco pedía un nuevo tiempo muerto debido a las imprecisiones cometidas por el Unión Financiera Baloncesto Oviedo que favorecían a que el Levitec Huesca se acercara a los 4 puntos (49-53). El mal momento en ataque para los visitantes se lo quitaba de encima Fabio Santana con un movimiento muy inteligente en un saque de banda, estrellando el balón en la espalda de un defensor para poder encestar solo. Sin embargo, un nuevo triple de Kevin van Wijk acercaba al Huesca aún más y el marcador al final del tercer cuarto marcaba solo tres puntos de ventaja para el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, con 56-59.

La intensidad defensiva expuesta por el Levitec Huesca hacía que el conjunto local cometiese tres faltas personales en menos de dos minutos. Sin embargo, el conjunto aragonés se acercaba a tan solo un punto de diferencia gracias a lograr agotar la posesión en ataque de los asturianos. El conjunto dirigido por Carles Marco seguía con problemas para anotar, y cuando ya se habían consumido cuatro minutos del último cuarto, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo solo había logrado anotar tres puntos. La nota positiva fue que cuando se llegó al ecuador del período, el Huesca se metía en bonus y los hombres del equipo asturiano tirarían tiros libres en cada falta cometida por los aragoneses. De esta situación se aprovechó Mouhamed Barro para anotar dos tiros libres y poner la ventaja en cuatro puntos (60-64). El OCB comenzaba a encontrarse algo más cómodo en la pista, forzando el fin de posesión del conjunto dirigido por Guillermo Arenas, que además se unía a un mate muy liberado de Romaric Belemene que subía la ventaja a los seis puntos haciendo que el técnico rival pidiera un tiempo muerto a falta de 4:26 para el final del encuentro con 60-66 en el electrónico. Con tan solo 2:27 para la conclusión del partido, Albert Fontet anotaba un gran gancho que dejaba la ventaja visitante en tan solo dos puntos. En los últimos dos minutos del encuentro, ambos equipos se vieron inmersos en diferentes imprecisiones, aunque a falta de 38 segundos, Agustí Sans empataba el encuentro a 66. Con solo 26 segundos por disputarse, Víctor Pérez volvía a dar ventaja al Unión Financiera Baloncesto Oviedo desde la línea de tiros libres haciendo que Guillermo Arenas volviese a parar el encuentro para preparar una jugada final. La buena defensa en la acción local propició el rebote defensivo de Drew Maynard, quien le entregó el balón a Víctor Pérez para que volviera a ser enviado a la línea de tiros libres y pusiese la ventaja en cuatro puntos (66-70) con tan solo siete segundos en el reloj. Una nueva gran defensa visitante hacía que el Levitec Huesca no fuera capaz de anotar en su última posesión y el marcador final fuese de 66-70 a favor del Unión Financiera Baloncesto Oviedo.

El MVP del Unión Financiera Baloncesto Oviedo fue compartido entre Víctor Pérez (15 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 5 faltas recibidas) y Oliver Arteaga (11 puntos, 16 rebotes, 1 tapón y 3 faltas recibidas), logrando ambos jugadores 18 de valoración. Por parte del Levitec Huesca, el jugador mejor valorado fue Albert Fontet, con 24 de valoración (8 puntos, 15 rebotes, 4 tapones y 4 faltas recibidas).

LEVITEC HUESCA (66): Rodríguez.S (10), Sans.A (7), Marzo.C (10), Van Wijk.K (12), Fontet.A (8) –quinteto inicial– Motos.M (-), Fernández.V (4), Pérez.P (9), Pavlovic.M (4), Adekoya.J (2).

UNIÓN FINANCIERA BALONCESTO OVIEDO (70): Barro.M (10), Santana.F (8), Pérez.V (15), Arteaga.O (11), Geks.D (9) –quinteto inicial– Fernández.A (-), Rinkunas.T (-), Maynard.D (10), Belemene.J (4), Meana.A (3).

Crónica: Dpt Comunicación Oviedo Baloncesto


CAFES CANDELAS BREOGAN - LEYMA CORUÑA (84-73)

Foto: Carlos Castro / lavozdegalicia.es

El Breogán se impuso en su cancha. Los celestes sudaron para llevarse un derbi al rojo vivo contra el Básquet Coruña que dio la cara y no dejó que los de Natxo Lezkano se escapasen demasiado en el marcador. Más fallones que de costumbre, a los celestes los sujetó su veteranía y un Stainbrook inspirado bajo el aro. Gilling fue el baluarte para los de Gustavo Aranzana, que solo en el primer parcial pudieron ir por delante con una tímida renta.

Rivalidad afilada en el Pazo. Cafés Candelas Breogán y Leyma Básquet Coruña se batían en Lugo en un duelo de exigencias distintas. Los celestes con la voluntad de escenificar su supremacía otra tarde más y mantener una victoria de colchón para llegar al último duelo de la primera vuelta con la organización de la Copa Princesa en el bolsillo. Los naranjas con ganas de dar la sorpresa ante el líder de la categoría, consagrarse como mata-gigantes a domicilio y certificar su recuperación tras un arranque irregular.

Apretada fue la contienda en el primer cuarto. El Breo cometiendo demasiados errores en las transiciones y los herculinos aprovechando esos fallos para soplarles en la nuca. Aunque los naranjas consiguieron la primera renta, fueron los celestes los que mandaron a intervalos sustentados por un poderoso Matt Stainbrook en la pintura. Gilling, a un grandísimo nivel, aguantó el ritmo. En los últimos minutos, el duelo se tornó un correcalles y los triples, la alternativa ofensiva más viable para ambos equipos. Ni Lezkano ni Aranzana realizaron las primeras rotaciones para tratar de equilibrar la contienda. Los tiros de Flis, tras falta de Fuzaro, pusieron el 21-20 en el marcador.

Demasiadas canastas fallaron los lucenses para romper el partido antes del descanso, bien sujetos por la intensidad defensiva de los visitantes, su porcentaje de tiros de dos era alarmante (41,7 %). Imprecisos en las finalizaciones, pudieron irse al descanso con una renta de seis puntos, cuando la renta máxima rozó los diez. Monaghan y Gilling hacían daño a los de Lezkano con contras rápidas que culminaban enganchándose al aro.

Olmos y Sonseca sufrieron para atar a Stainbrook en la reanudación, el único celeste con acierto regular bajo el aro. La agresividad del pívot en la pintura, bien coordinado con Demetrio y los triples de Arco desde el perímetro horadaron una renta de nueve puntos (50-41). Aranzana paró el juego para hacer ajustes tras la salida del estadounidense, que con tres faltas se sentó por Guille Rubio. Se consumían cinco minutos del tercer cuarto. Los interiores naranjas aprovecharon para castigar y acercar el marcador hasta forzar el tiempo de Lezkano a falta de minuto y medio (54-51). El técnico vasco encontró el efecto deseado y el trabajo en equipo de Sulejmanovic y Rubio restableció los nueve de diferencia antes de encarar la recta final (61-52).

Dos bases sobre la pista y velocidad endiablada del Breogán para inaugurar los últimos diez minutos contra el Leyma. No se consumía el primero y un triple de Sulejmanovic puso en pie el pabellón con la renta más abultada hasta el momento (67-52). El juego se trababa conforme pasaban los minutos, con Monaghan cargado de faltas, Aranzaba apostó por Sanz y el Básquet Coruña perdió algo de frescura en la dirección del juego. Los triples mantuvieron a los herculinos en el marcador y en el partido (70-66). Los visitantes mantuvieron la apuesta por jugadores abiertos, mientras que los celestes se reforzaban en la pintura con Löfberg ayudando a Stainbrook y Rubio bajo el aro. A dos minutos, un tiro lejano de Arco colocó un psicológico 80-69 difícil de remontar.

Café Candelas Breogán, 84: Díaz (18), Arco (16), Fuzaro (2), Emir Sulejmanovic (14) y Stainbrook (16) -quinteto inicial- Uriz (1), Fuzaro (2), Löfberg (4), Rubio (7), Kabasele, Quintela y Demetrio (6)

Leyma Básquet Coruña, 73: Monaghan (4), Hernández (6), Gilling (14), Flis (9) y Olmos (8) -quinteto inicial- Sanz (9), Cooney (6), Torres (2), Sonseca (7), Chuku (8) y Abia

Crónica: Marta de Dios / lavozdegalicia.es


CB. CLAVIJO - SAMMIC HOSTELERIA (75-58)

Foto: Miguel Herreros / larioja.com

El Clavijo sumó ayer su quinto triunfo de la temporada, ante el SAMMIC Hostelería de Azpeitia, por 75-58, en un buen partido de los riojanos, muy superiores a su rival, aunque en el último cuarto dejaron escapar un triunfo más arrollador, según informa EFE.

El Clavijo se jugaba mucho, en imagen y crédito, tras sus últimas abultadas derrotas, y en lo meramente deportivo, porque podía dejar los puestos de descenso si ganaba, algo que ha conseguido, aunque empatado con los vascos y con el Palma, que debe jugar mañana.

Además, el equipo de Logroño llegaba al choque con la complicación de la lesión de su mejor anotador Coggins, al que sus compañeros echaron de menos en varias situaciones de final de posesión, aunque Adala Moto y Bieshaar le suplieron bien en ataque.

El partido fue franco para el Clavijo, que se colocó pronto por delante con un juego más dinámico que el del conjunto guipuzcoano, que sobrevivió gracias al acierto individual de Portález y Ruiz de Galarreta, desafortunado en su regreso a Logroño salvo en un par de acciones.

Así los riojanos se animaron con el 24-13 del primer cuarto y siguieron a su ritmo en el segundo cuarto, el mejor del partido, con Biesharr acertado por el exterior, algo que descentró por completo a los vascos, que llegaron al descanso sentenciados (43-24).

El reinicio del partido siguió del mismo modo, aunque el Clavijo empezó ya a perder continuidad, con lo que el choque se transformó en un "duelo" de rachas, primero del equipo vasco (55-40), a las que les seguían otras de los locales, que llegaron a los últimos diez minutos casi como antes (62-44).

Pero esas "rachas" fueron a más para los vascos en el último cuarto y aunque la victoria riojana no peligró, si que el Clavijo perdió demasiado "fuelle" y por eso el marcador pareció comprimirse por momentos (64-52, a 6 minutos).

De hecho, un triple de Ruiz de Galarreta a cinco minutos del final llevó la inquietud a la grada, en la que había una nutrida presencia de seguidores vascos y de amigos del riojano (66-55).

Pero todo quedó ahí. El Clavijo supo cerrar el partido y lograr un triunfo que debe servirle para crecer más en 2018.

75.- Clavijo Robusta (22+19+21+13): Adala Moto (19), Cabot (7), Bieshaar (13), Carlos Martínez (8), Quintela (4) -quinteto inicial- Gutenius, Balamou (9), Yates (15) y Newbi.

58.- Sammic Hostelería (13+11+20+14): Zubizarreta (4), Joseph (20), Ruiz de Galarreta (6), Portález (8), Kaminski -quinteto inicial- Serrano, Salazar (3), Maiza (2), Ibon Guridi (4) y Bulic (7).

Crónica: larioja.com

0 comentarios:

Publicar un comentario