sábado, 13 de enero de 2018

CRONICAS LEB ORO J18 | CACERES PATRIMONIO DA LA CAMPANADA VENCIENDO AL ICL MANRESA MIENTRAS QUE STEINARSSON DA EL TRIUNFO AL TAU CASTELLO EN EL ULTIMO SEGUNDO (I)

TAU CASTELLO - SÁENZ HORECA ARABERRI (89-88)

Foto: Pascual Cándido

EL TAU Castelló logró su sexta victoria consecutiva como local tras imponerse al conjunto vitoriano del Sáenz Horeca Araberri en un nuevo partido con final ajustado. No hubo prórroga, pero se decidió increíblemente a 4 décimas del final con una canasta de Steinarsson que cerró un partido muy competido e igualado de principio a fin ante un rival que mostró mucha seriedad y solvencia.

El TAU Castelló saltó a la cancha con un quinteto poderoso físicamente, con Sabonis de tres y Juanjo García y Rowley de interiores. Este poderío en la posición de alero fue aprovechado con las dos primeras canastas locales, obra del jugador hispano-lituano (realmente sensacional su actuación en el envite) y la posterior, anotada por Rowley. Pero el problema estaba atrás, ya que la defensa castellonense no se empleaba como tocaba, sobre todo para frenar a Wintering, un jugador que apenas supera el 1,80 de altura, pero con una velocidad y puntería endiabladas. Además, estaba el problema añadido de las faltas, ya que potenciales defensores de estos hombres como Faner y Ott se cargaron pronto. Toni Ten pidió tiempo muerto y la pausa sirvió para ponerse los pilas. La intensidad fue algo mayor, así como en las transiciones y en las acciones de ataque, con lo que la desventaja se estrechó. En el tramo final de este primer cuarto, un último arreón castellonense encabezado por un Gatell que anotaba cada balón que tocaba al fin dio la delantera (29-28) en un choque que estaba resultando de lo más vistoso por la alta anotación que registraba.

El espectáculo siguió en el siguiente período, con ambos contendientes anotando fácil. El combinado anfitrión también se encontraba cómodo con la velocidad, algo poco frecuente en los rivales que se encuentran los de La Plana. Así pues, con posesiones en los dos equipos fulminantes, de muy pocos segundos, mucho acierto y poca defensa, el encuentro presentaba unos guarismos alucinantes, como por ejemplo el 47-46 del minuto 15. Hubo tiempo muerto visitante, pero la decoración poco cambió. Los jugadores estaban desbocados y apenas se recuerdan tiros por debajo de los últimos 10 segundos de posesión, con lo que se llegó al descanso con un impactante 56-49.

Al reanudarse el duelo, Toni Ten volvió a hacer como en el inicio al apostar por más kilos y centímetros, con Rowley y Cain de pívots y Sabonis como alero. La locura anotadora que se había vivido se calmó, ya que era un ritmo de anotación difícilmente sostenible. El TAU Castelló buscaba más jugar de fuera hacia dentro, mientras que los alaveses tuvieron que dar descanso a su referente anotador Wintering, el cual en toda la primera parte no descansó ni un segundo. El contraste fue brutal, ya que el tercero fue lo opuesto a los anteriores, aunque fue muy emocionante por la máxima igualdad que tuvo, con 71-70 al término del mismo.

La cosa continuó más o menos igual, con la gran incertidumbre de un resultado que no se terminaba de decantar hacia nadie. Como suele pasar en estas ocasiones, es el momento de los jugadores con determinación. Cada posesión valía oro y unos inoportunos fallos en los locales causaron zozobra (79-83, min. 38). Acto seguido Rowley metió una canasta, pero Edwards respondió anotando un tiro libre (81-84). En la siguiente acción, Sabonis transformó dos tiros libres más, los visitantes fallaron y llegó el éxtasis absoluto con un triple anotado por Ott que puso el 86-84 a sólo 34 segundos del final. Con un ruido insoportable en las gradas del Ciutat, Mitrovic tuvo el arrojo de anotar un triple y un tiro libre adicional (86-88). La responsabilidad era ahora para el TAU Castelló, que pidió un tiempo muerto para preparar una jugada en los 20 segundos restantes que disponía. Ott penetró, pero falló su tiro, pero un Rowley providencial cogió el rebote y recibió una falta antideportiva, aunque sólo anotó un tiro libre (87-88). Así las cosas, se repitió la secuencia con mismos protagonistas: tiempo muerto y balón para los locales, pero en esta ocasión con sólo 12 segundos para ganar el partido. Recibió Steinarsson y tras un gran número de botes y parecer que lo tenía todo perdido, se reincorporó, se fue hacia la canasta y soltó una bomba que entró e hizo estallar al público del Ciutat a tan sólo 4 décimas del final. Fue un digno final para un partido tan bonito.

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castelló


CHOCOLATES TRAPA PALENCIA - CLUB MELILLA BALONCESTO (69-72)

Foto: Marta Moras / elnortedecastilla.es

El Decano arranca la segunda vuelta con un triunfo en un final de infarto ante Chocolates Trapa Palencia por 69-72. Los de Alejandro Alcoba dominaron durante casi la totalidad del encuentro gracias a un imperial Fran Guerra (33 val.), pero acabaron llevándose la victoria en el carrusel final de tiros libres, donde se mostró más acertado.

El encuentro comenzaba con un leve retraso debido a un problema en una de las canastas. Este raro comienzo se notó en ambos equipos, aunque bien es cierto que los melillenses centrando su juego en Guerra mostraba algo más de fluidez ofensiva. Aun así, ninguno parecía sentirse como en el choque, especialmente en el plano ofensivo, como refleja el 4-9 que reflejaba el marcador cuando ya se habían disputado siete minutos de encuentro. Mejoraba en el rebote el conjunto de la Ciudad Autónoma, algo de lo que había hablado Alejandro Alcoba antes del encuentro, a lo que sumó el acierto exterior y que permitía irse al Decano con una renta de trece puntos (8-21) al final del primer cuarto.

En el inicio del segundo cuarto comenzaron los problemas para los azulinos. La falta de circulación en ataque, provocaba numerosas pérdidas, y generaba dudas en el equipo y que permitía a los palentinos correr y meterse en el partido gracias a unos buenos minutos de Cvetinovic. Además, la situación se agravaba con la perdida nuevamente de la batalla del rebote con lo que se llegaba a tres minutos para el descanso con la renta en solo cinco puntos (24-29). Reaccionaron los melillenses tras el tiempo muerto solicitado por Alejandro Alcoba y con un parcial 0-7, recuperaba el terreno perdido (24-36). Dos posteriores tiros libres de Toledo y una nueva pérdida – 12 en la primera mitad – que aprovechaba Pressley para dejar el resultado en 28-36 al descanso.

A pesar del acierto desde el triple de Samb – dos triples consecutivos – en la reanudación, Melilla Baloncesto veía como Chocolates Trapa Palencia, anotaba con cierta facilidad y cada vez se acercaba más en el marcador 40-44. Los de la Ciudad Autónoma seguían focalizando su juego en Guerra, y el canario respondía en el poste bajo para seguir mantenido al equipo por delante (42-48, min. 26). La entrada en los minutos finales de Kapelan, supuso aire fresco en el juego azulino ante el empuje palentino. Gracias al canadiense se marchaban al último cuarto con una pequeña renta de seis puntos (48-54).

Como ya ocurriera ante Cáceres o Araberri, daba la sensación que la historia iba a volver a repetirse ante Chocolates Trapa Palencia. Tras ir dominando durante todo el partido, los de Joaquín Prado tomaban el mando del encuentro (62-56) a 4:20 para el final del encuentro. El Decano no encontrabas vías de anotación, y lo peor, las sensaciones que transmitían no se parecían a las de los tres cuartos anteriores. Desde la pintura, con Fran Guerra imperial, los azulinos despertaban y lograban una renta de tres puntos (65-68) a 25-6 segundos para el final, tras la canasta de Durán. Los segundos finales fueron un carrusel de tiros libres, donde los melillenses salieron mejor parados y acabaron llevándose el partido por 69-72.

Cróncia: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto


CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - ICL MANRESA (74-68)

Foto: F.Villegas / elperiodicoextremadura.com

Al Cáceres Patrimonio de la Humanidad no le da miedo nada, al menos en su pabellón. Ayer volvió a batir a otro de los grandes de la LEB Oro, tras hacerlo recientemente ante Melilla y Palencia. El ICL Manresa probó la misma medicina procedente de un equipo diezmado, sin dos de sus titulares, pero comprometido al máximo y que sabe a qué juega. Podrá cuestionarse que se depende demasiado de los triples... excepto cuando se gana, claro. 74-68 y a encarar una buena fase del calendario oliendo zona de playoff. Meritazo de Ñete Bohigas y sus chicos.

El primer cuarto fue francamente divertido, con un juego ofensivo muy alegre por parte de ambos equipos. Los locales se encontraron pronto con el problema extra de las dos faltas de Pol Olivier, que había empezado muy atinado, pero el nivel no descendió. La puntería verdinegra era extraordinaria, lo que compensaba los despistes defensivos en el aro propio.

Todos se sumaban a la causa, encabezados por Warren Ward y un omnipresente Luis Parejo, picado seguramente por su floja actuación del pasado domingo. Nadie conseguía ventajas mayores de tres puntos, la misma con la que el Cáceres terminó el cuarto por delante (23-20).

El escenario se puso más serio a continuación. Ya no hubo tantas facilidades para anotar y el colapso verdinegro llegó. El ICL Manresa apretó considerablemente en defensa y se puso por delante (26-32, min. 16).

No terminaban de salir las cosas y se vivía por momentos de los ramalazos de inspiración de Ward, muy a gusto en su nuevo papel de ‘4’ abierto. Con Jordi Trías dominando el partido a su antojo con 37 años, casi fue un mal menor acabar al descanso con un 35-40 en contra.

SEGUNDA PARTE

Tras el paso por los vestuarios, el ICL Manresa consiguió pronto su máxima ventaja (37-45, min. 22), pero eso espoleó tremendamente al Cáceres, dispuesto a dejarse la vida. Jugando con enorme determinación, encadenó tres triples consecutivos (dos de ellos de Olivier) y volvió a coger la iniciativa (46-45, min. 24). Una socorrida zona empezó a funcionarle fantásticamente a Bohigas. Todos empezaban a creerse que ganarle al segundo clasificado era factible, por mucha diferencia en la masa salarial que hubiese sobre la cancha.

El último cuarto arrancó con 51-52 y los dos contendientes despellejándose mutuamente. Ese es un terreno en el que al Cáceres le gusta moverse cuando está protegido por su hinchada.

Ya no puede decirse que Dani Martínez se convirtió en el protagonista inesperado, ya que fue el mejor ante el Palencia. Dos tiros libres, un triple y una canasta de dos suyos subieron la temperatura del pabellón hasta límites insospechados (60-52, min. 34).

A falta de dos minutos y medio, el partido estaba muy encarrilado (66-56), pero el Manresa hizo un último intento para sembrar la inquietud (66-63 a 1:31). Fue entonces cuando entonces cuando Ward y Parejo volvieron a aparecer con sendos triples para sellar el noveno triunfo.

Guille Corrales y Rolandas Jakstas, cuyos regresos todavía no están nada claros, lo celebraron desde el banquillo. Por resultados como el de anoche puede parecer que no, pero este equipo necesita ayuda. Y la merece.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Pol Olivier (11) Luis Parejo (14), Warren Ward (17), Sergio Pérez (5), Robertas Grabauskas (6) --cinco inicial-- Ola Keshinro (5), Niko Rakocevic (5), Dani Martínez (11).

ICL Manresa: Ashley Hamilton (7), Jordi Trías (17), Guillem Jou (6), Lluis Costa (10), Noah Allen (11) --cinco inicial-- Javier Múgica (0), Gabriel Lundberg (12), Jordan Sakho (2), Daniel García (0), Álvaro Muñoz (3), Jokubas Gintvainis (0).

Crónica: Javier Ortíz / elperiodicoextremadura.com


ACTEL FORÇA LLEIDA - FC BARCELONA LASSA (95-78)

Foto: Força Lleida

El Actel Força Lleida ha ganado 95-78 en la jornada número 18 de la temporada 2017-2018 ante el FC Barcelona Lassa B al Barris Nord y rompe la mala racha de tres derrotas consecutivas.

El primer cuarto ha comenzado con un mal inicio de los leridanos; con muchas imprecisiones en el juego y un contundente parcial de 0-7 a favor de los visitantes. Miki Feliu desde el triple ha roto el parcial a favor de los visitantes (3-7). Los hombres de Borja Comenge, en los primeros minutos de juego, no han podido controlar el rebote defensivo, lo que ha provocado que los barceloneses se adelantaran en el electrónico (7-13). Pero desde el talento individual de jugadores como Tim Derksen y dos triples consecutivos de Jarred, han despertado a la afición y han situado la primera ventaja del partido a favor de los locales (17-16). Al final del primer cuarto se llegó con una canasta sobre la bocina de Lafuente que situó el 21-22.

Al inicio del segundo acto ha comenzado con dos canastas consecutivas de Kregor (25-24). Pero un parcial de 5-9 ha obligado a Borja Comenge a pedir minuto. En la reanudación, Karen desde el juego interior ha protagonizado un par de ataques que han ayudado a mantener la máxima igualdad en el electrónico (34-35). En los últimos minutos de juego los visitantes se encontraron muy cómodos en la transición rápida y han anotado un par de canastas fáciles que les ha hecho coger una pequeña distancia en el marcador (36-43). Al final se ha llegado al descanso con el resultado de 39-43 con un triple de Miki Feliu que ha acortado la diferencia.

El tercer envite se ha iniciado con unos grandes minutos del Actel Força Lleida en todos los aspectos del juego tanto ofensivo como defensivo. Los hombres de Borja Comenge han hecho un contundente parcial de 8-0 que ha situado e el 47-43 al electrónico a falta de ocho minutos para finalizar el cuarto. Desde el dominio del rebote defensivo, los locales han empezado a encontrar muy cómodos en el partido. El gran acierto desde el perímetro de los leridanos y la magnífica conexión entre Jarred Ogungbemi y Kregor Hermet ha situado en los locales con una clara ventaja en el electrónico (66-52), que ha obligado al míster visitante a parar el partido. En la reanudación, continuó el gran acierto de los jugadores del Actel Força Lleida con cestas a través de recuperaciones de balón gracias a la buena defensa y buenos lanzamientos desde el perímetro. Al final del tercer cuarto se llegó con el marcador de 73-57 a favor de los leridanos.

Los últimos 10 minutos han sido marcados por el buen tercer periodo que han hecho los hombres de Borja Comenge. Los jugadores del Actel Força Lleida, desde el control del rebote, han sabido llevar los últimos minutos del encuentro. Un parcial de 5 a 9 a favor de los hombres de Alfred Julbe en los últimos minutos, ha hecho pedir minuto a Borja Comenge (78-66). A continuación un parcial de 17-12 ha acabado de decantar la victoria para los locales. Finalmente se ha llegado con el resultado definitivo de 95 a 78 en el electrónico.

Borja Comenge en la rueda de prensa ha dicho que "la llegada del descanso ha sido una buena noticia para el equipo" y ha añadido que "el tercer cuarto ha marcado el resultado final del partido". También ha destacado la importancia de haber ganado el average .

Crónica: Força Lleida


CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - LEVITEC HUESCA (83-75)

Foto: CBC Valladolid

Tocaba recuperar sensaciones como locales en el inicio de esta segunda vuelta y la primera parte fue un reflejo de los vicios y las malas prácticas que habían provocado tres derrotas en los últimos cuatro partidos. Un juego alocado, a veces egoísta, en ataque, y una falta de intensidad patente en defensa. Chatman mantenía al equipo a flote mientras el juego interior oscense bombardeaba una y otra vez la nave carmesí. Óscar Alvarado tomó el relevo del base de Pittsburgh pero el ritmo de los visitantes obligaba a Paco García a pedir un tiempo muerto que frenara a los de Guillermo Arenas. El acierto rival era insostenible y el marcador reflejaba un peligroso 19-39 al término de un primer cuarto fugaz.

Nada que ver con el paupérrimo segundo periodo. La entrada de Nacho Martín hizo que Pisuerga se encendiera como en sus mejores tiempos pero la grada estaba más enchufada que los jugadores. Los errores se sucedieron en ambos conjuntos y lo que antes eran canastas fáciles de Mikel Motos ahora eran pérdidas de balón. Se llegó al ecuador de estos diez minutos con un 4-4 que mantenía las rentas en los catorce puntos (23-27, min.14). Max Hopfgartner y Álex Reyes daban la cara por las ardillas pero en defensa seguían las penetraciones fáciles de los exteriores del Levitec Huesca. Un triple de Nacho Martín que levantó a la grada y otro de Chatman completamente solo iniciaron un parcial positivo para el Carramimbre CBC Valladolid que la vuelta de Kevin Van Wijk se encargó de aminorar. Rowell Graham-Bell, picado por Paco García durante la previa, dejó uno de las jugadas del partido con un mate extraordinario pero aun quedaba mucho para asustar a un Levitec dirigido de forma brillante por un Pablo Pérez que volvía a la que fue su pista durante la 14/15. Tras encajar 49 puntos al descanso contra Iberostar Palma, el Carramimbre CBC Valladolid se iba a vestuarios con un severo correctivo: 38-50.

Lejos de mejorar, las sensaciones y el resultado empeoraron. Un triple, una falta en ataque de Kok que una vez más tenía problemas con las personales y gancho con la izquierda de Albert Fontet. El semblante de Paco García permanecía inalterable mientras veía como una vez más el coraje de las ardillas servía para apretar el marcador. Chatman, Sergio y Gantt obligaban a Guillermo a Arenas a frenarlo un 6-0 la remontada estaba servida. El parcial en este tercer cuarto era de 20-12 y solo Vashil fue capaz de mantener vivo, de momento, al Levitec Huesca (58-62,min.30)

Un triple de Chatman inauguraba el último y definitivo pero Van Wijk tenía ganas de alargar el baile. Óscar Alvarado lo ponía en bandeja con un triple desde Canarias y Chatman daba la primera franquicia local al Carramimbre a 4:34 para el final (68-67,min. 36). Una vez por delante, las ardillas jugaron su mejor baloncesto con paciencia y primero Nacho Martín y después Max Hopfgartner con un mate estratosférico dejaron el partido casi sentenciado (7267, min. 37). No sería la única aparición estelar del austríaco que reventó el partido en los instantes finales con dos triples consecutivos y una defensa imperial. Los tiros libres maquillaron el resultado final que fue de 83-75 a favor de las ardillas. Consiguieron la décima victoria y empiezan la segunda vuelta con un importante triunfo antes de visitar la difícil cancha del Breogán.

Carramimbre CBC Valladolid (83): Chatman (23), Gantt (8), Rowell GrahamBell (3), Sergio De la Fuente (11) y Jito Kok (6). También jugaron Óscar Alvarado (8), Álex Reyes (2), Cristian Uta (2), Daniel Astilleros (2) y Max Hopfgartner (14)

Levitec Peñas Huesca (75): Pablo Pérez (15), Sergio Rodríguez (5), Agustí Sans (8), Kevin Van Wijk (9) y Albert Fontent (4). También jugaron Mikel Motos (16), Víctor Fernández (5), Pavlovic (0), Carles Marzo (10) y Adekoya (4)

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid


LEYMA CORUÑA - SAMMIC HOSTELERIA (79-59)

Foto: Nando Martínez

Victoria del Leyma ante Sammic Hostelería en un partido para olvidar. Los dos equipos protagonizaron una primera parte que fue un despropósito absoluto. Sólo en el tercer cuarto se vio un partido serio, y ahí se cimentó la victoria del equipo de Gustavo Aranzana. En estos momentos, los coruñeses tienen el mismo número de partidos ganados y perdidos y ocupan la última plaza que da derecho a disputar el play off de ascenso a la ACB. Pero todavía queda mucha tela que cortar.

El primer cuarto del choque fue desastroso para los dos equipos, que acabaron estos diez minutos con un ridículo marcador de 14-11. Esta anotación tan baja no fue gracias a unas férreas defensas, sino más bien por los errores y despropósitos de los dos equipos bajo el aro rival. En los cinco últimos minutos del parcial inicial, el equipo coruñés anotó dos puntos, y ambos de tiros libres.

El segundo cuarto fue un poco menos malo, pero también acabó con una anotación muy escasa y unos porcentajes de acierto en el tiro que hicieron enfadar a los directores de ambos banquillos. Al descanso se llegó 32-23 para los coruñeses.

En la previa del encuentro, Aranzana había avisado a sus jugadores de que cuatro hombres del Sammic tenían un gran acierto en el tiro de tres, pero nada más lejos de la realidad del encuentro de ayer. El primer triple rival cayó en el tercer cuarto, cuando el Leyma empezaba a trabajar, a dominar bajo los aros y a poner tierra de por medio. Los coruñeses cerraron el partido en este tercer cuarto, en el que llegaron a tener veinticuatro puntos de ventaja.

Crónica: Lucía Urresti / laopinioncoruna.es

0 comentarios:

Publicar un comentario