sábado, 24 de febrero de 2018

CRONICAS LEB ORO J24 | CHOCOLATES TRAPA PALENCIA ESTRENA CANCHA CON VICTORIA, CAFES CANDELAS SUPERA UN DURO PARTIDO EN CASTELLO MIENTRAS QUE SAMMIC HOSTELERIA Y RIO OURENSE TERMAL LUCHAN Y VENCEN EN LA PARTE BAJA (I)

 CHOCOLATES TRAPA PALENCIA - LEVITEC HUESCA (78-63)

Foto: baloncestoconp.es

Salió Chocolates Trapa decidido a que su primer partido en el nuevo pabellón fuese una fiesta y por ello comenzó rápidamente a marcar diferencias, tras responder al triple de Agustí Sans (primera canasta en el nuevo pabellón) con dos triples de Miso. A partir de ahí los palentinos fueron abriendo brecha en el marcador con un juego dinámico, llegando a anotar 25 puntos en estos diez minutos (25-11).

Esta brecha en el marcador fue definitiva puesto que el los sucesivos minutos, los oscenses fueron incapaces de poner en aprietos la victoria local. De hecho la salida del segundo cuarto fue igual de brillante y tras un triple de Carlos Toledo (34-17), Guillermo Arenas tuvo que parar el partido. A partir de ese momento la producción ofensiva de los palentinos bajó, y permitió a los oscenses (liderados por Van Wijk) irse al descanso con una desventaja asumible (42-32).

El segundo tiempo careció de emoción puesto que aunque Chocolates Trapa Palencia alternó buenos momentos, con imprecisiones, el partido siempre se manejó en unas distancias relativamente cómodas hasta el 78-63 final.

Aunque aún lejos del estilo que quiere imponer Alejandro Martínez, los palentinos mostraron detalles para le esperanza: transiciones veloces, mejor y mas rápida circulación de balón y mayor decisión a la hora de asumir lanzamientos desde 6,75.

También vimos un partido donde varios jugadores hicieron un buen partido, destacando las actuaciones de Grimau (11 puntos, 8 rebotes), Miso (5 triples), sin olvidarnos de Cvetinovic, Pino, Ruffin o Toledo.

Crónica: baloncestoconp.es


 TAU CASTELLO - CAFES CANDELAS BREOGAN (89-91)

Foto: LOF / lavozdegalicia.es

Le tocó sufrir al Cafés Candelas Breogán hasta el final para conseguir la victoria en un encuentro vibrante contra el TAU Castelló.,. Los lucenses, que se fueron al descanso con 13 puntos de ventaja (40-53), vieron como el acierto de Faner y Ott llevaba a los de Toni Ten a colocarse a solo un punto a dos minutos del final (80-81). Fueron dos minutos de infarto, aunque en el carrusel de tiros libres y faltas, Uriz supo manejar el encuentro y los celestes, hoy de marrón, terminaron ganando.

Los locales tenían claro que debían intentar hacerse fuertes en ataque y frenar el juego interior de Stainbrook. Con esa idea saltaron a la pista. Sufría Breogán en su intento por penetrar en la pintura, pero es un equipo de recursos, y con dos triples conseguía colocarse por delante en el luminoso (5-8, minuto 3,30).

TAU no perdía los nervios y seguía apostando por una defensa asfixiante. Había que evitar que Breogán corriese a su ritmo (7-8), sin embargo, el buen trabajo defensivo no tenía continuidad en ataque y los balones perdidos pasaban factura al equipo local, que también se veía claramente superado por su rival en el rebote. Quintela firmaba su segundo triple de la noche y a falta de cuatro minutos y abría brecha (7-13). Los nervios empezaban a hacer aparición en las filas locales y Díaz y Demetrio aprovechaban para elevar la renta hasta los 10 puntos (7-17). Uiz se sumaba a la fiesta con un nuevo triple (9-20).

Steinarsson apareció para meter a los suyos en el partido con un 2+1 y a partir de ahí Castellón recuperó la confianza. Firmó un parcial de 6-0 que encendía las alarmas en las filas lucenses. Tanto que Natxo Lezkano paraba el encuentro a falta de 1,18 para el final del cuarto (15-20). A la vuelta Nkaloulou dejaba las diferencias en solo tres puntos, aunque Uriz ponía fin acto seguido a la sequía lucense con un triple, el quinto del equipo en este cuarto. Pese a todo, el Breogán no conseguía recuperar el control.

Ya en el inicio del segundo cuarto, los de Natxo Lezkano apretaron los dientes en defensa y consiguieron, de entrada, volver a irse en el marcador con un Matt Stainbrook inspiradísimo que volvía a hacer gala de su gran visión de juego para volver a elevar la renta hasta los 10 puntos (21-31, a 7,42 del descanso). Defendía Breogán sin fisuras ahora, sin concesiones para un TAU que no conseguía ni una posición cómoda de tiro. El parcial de 0-10 lo rompía Faner con un triple, pero a los locales les faltaba calma para realizar buenas selecciones de tiro y sus nervios los castigaba Breogán, que se iba de 15 puntos mediado el cuarto (24-39).

Rowley y Faner mantenían la esperanza en los locales. El tercer triple del base local en este segundo cuarto permitía a Castellón dejar las diferencias en 13 puntos al descanso (40-53). Una ventaja que casi se antojaba corta para un Breogán que había sido muy superior en el segundo cuarto.

Pero TAU no estaba muerto, dos triples consecutivos alejaba las malas sensaciones locales (46-53). Los de Castellón defendían con orden y atacaban sin prisas, aunque seguía teniendo como asignatura pendiente los balones perdidos. Pese a ello, los locales sembraban el nerviosismo en las filas de Breogán y Lezkano pedía tiempo (48-55, a 8:21). El partido se volvía loco, con dos equipos que ofrecían un gran espectáculo, aunque la precipitación hacía que locales y visitantes acabasen fallando multitud de lanzamientos. El dominio en el rebote, sin embargo, llegaba al TAU tras a firmar un parcial de 10-5 en los primeros cinco minutos (50-58).

El ritmo era trepidante, y eso jugaba a favor de TAU, que poco a poco seguía recortando distancias (53-58), aunque aparecía Stainbrook para dar alas de nuevo al Breogán, que apretaba también en defensa y provocaba los errores locales para llegar al cuarto decisivo con 60-68. Ya en el último cuarto, el Breogán se encomendó a la dirección de Úriz para dar un golpe sobre la mesa e irse de 12 puntos (60-72). Aún así, no bajaban los brazos los de Toni Ten, y con tres triples consecutivos devolvían la emoción al marcador (71-75).

Breogán defendía con agresividad, pero la superioridad de los locales en el rebote castigaba a los lucenses, que tenían que pedir tiempo muerto a 5,20 de la conclusión. Como no, era Stainbrook el que rescataba a los lucenses, aunque poco podía hacer ante el enorme acierto de los locales desde más allá de 6,75 (80-81, a dos del final). De ahí a la conclusión, el partido fue un carrusel de tiros libres y faltas en el que los gallegos acabaron imponiéndose.

Crónica: lavozdegalicia.es


 CLUB MELILLA BALONCESTO - CB. CLAVIJO (76-68)

Foto: Melilla Baloncesto

El Club Melilla Baloncesto volvía a la senda de la victoria tras imponerse a un combativo CB Clavijo por 76-68 que puso en apuros en muchos momentos, si bien, los de Alejandro Alcoba supieron tirar de veteranía.

No había sido una semana fácil para el equipo, tras la derrota de Lugo. Eso se notó al principio, donde no empezaba bien el Melilla Baloncesto, con muchas pérdidas y que hacía que Clavijo se pusiera por delante rápidamente en el electrónico (2-4, min. 2). Al Decano le costaba encontrar el ritmo, a pesar de los intentos de Alejandro Alcoba que paraba el partido mediado el ecuador de este primer acto. Pero poco cambiaba el panorama y Clavijo seguía por delante en el marcador, si bien las diferencias no eran peligrosas (14-17, min. 7). La entraba en cancha de Rubio dio algo de agresividad y frescura al equipo. Cinco puntos consecutivos del murciano igualaban el choque (21-21). Resultado con el que se llegaría al final de los primeros diez minutos de encuentros.

En el segundo cuarto seguían sin funcionar las cosas y ello obligaba de nuevo al técnico melillense a solicitar tiempo muerto con 25-25 campeando en el Javier Imbroda. Melilla Baloncesto se colocaba en zona y ello provocaba dudas en los visitantes. Entró además en acción Edu Durán para lanzar al equipo 36-29 a 3:48 para el descanso, pero Yates aguantaba a los logroñeses al descanso (43-37).

Un buen inicio de los de la Ciudad Autónoma, con un Miki Servera en su versión más anotadora, se marchaba en el marcador y a marcaba máxima de partido (55-40). Todo parecía encaminado a una plácida victoria. Pero Jenaro Díaz colocó a los suyos en zona y eso volvió a provocar dudas en los hombres de Alejandro Alcoba que veía su ventaja reducida a seis puntos (57-51) a algo más de tres minutos para el final del tercer acto. Apareció el fondo de armario azulino para encarar el cuarto final con diez puntos de ventaja (63-53).

La defensa planteada por los visitantes le seguía dando sus frutos ante un Decano que no veía aro. Un triple de Carles Bravo cuando aún restaban casi seis minutos de encuentro apretaba aún más el choque (63-61). A pesar de los intentos finales de CB Clavijo, Melilla Baloncesto tiraba entonces de veteranía con Dani Rodríguez y Pablo Almazán para llevarse una importante victoria por 68-61.



Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto


 CACERES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD - SAMMIC HOSTELERIA (77-81)

Foto: hoy.es

Eligió un mal día el Cáceres Patrimonio de la Humanidad para no estar a su mejor nivel. Quizás por excesiva relajación, quizás porque el talento de este equipo es menor que el que nos ha hecho creer a todos en las últimas jornadas, una inesperada derrota ante el Sammic Hostelería le sobrevino (77-81) sin que pueda alegarse injusticia. Los vascos quisieron más y mejor sobre la pista del Multiusos y solamente al final sufrieron de forma innecesaria, aunque lograron amarrar una victoria que les será muy valiosa para salir de abajo.

Sí, fue un mal día porque no se debe perder cuando se produce la mejor entrada de la temporada, ayudada por la presentación de la cantera en el descanso, y justo después de haber arrancado un meritorio triunfo en Logroño.

A Luis Parejo, desde luego, se le amargó una noche que soñaba inmejorable. Había ideado pedirle matrimonio sobre el mismo parquet a su novia, Cristina, y así lo hizo, pero a todos les hubiese sabido mejor tras ganar.

Otro que acabó profundamente infeliz y sembró la preocupación en todos fue Dani Martínez, lesionado en el último cuarto en rodilla. A juzgar por sus gestos y sus lágrimas, puede que sea de gravedad, pero todavía tienen que hacerse las pertinentes pruebas. Otro infortunio más en una temporada llena de ellos. Por eso resulta difícil ser cruel con este equipo, incluso en derrotas poco esperables como la de anoche.

La noche empezó mal con un 0-6 de parcial y el Cáceres tardando cuatro minutos en conseguir sus primeros puntos. Fue la señal de que algo no iba a funcionar bien, quién sabe por qué.

El Sammic se aprovechó de ello, y eso que llegaba como víctima propiciatoria porque, además de una de las plantillas más modestas de la competición, sufría dos bajas importantes como las de De Ciman y Kaminsky.

Un primer cuarto de baja anotación no resolvió nada (14-16), pero dejó escamados a todos. De entre todos sus jugadores, solamente Rolandas Jakstas y Pol Olivier estaban a su nivel, y fue precisamente el base catalán el que lideró una de las pocas fases de juego positivas del partido (29-23, min. 15), rápidamente abortada por un rival siempre despierto.

No ayudó un quinteto local demasiado experimental en los minutos previos al descanso, con Olivier y Guille Corrales al mismo tiempo y Vieux Kasse como tercera pata del juego exterior. Con 34-39 se dio paso a la fiesta de las categorías en el descanso, homenaje incluido a la árbitro Esperanza Mendoza como madrina, pero ya se sabía a esas alturas que iba a ser una velada agria.

SIN RESPUESTAS

El intermedio no refrescó las ideas de un Cáceres obtuso en ataque y demasiado despistado en defensa, que cada vez fue insuflando más vida a su rival. Lo peor era la cierta sensación de que, en uno de los intermitentes arreones verdinegros, el escenario podía cambiar radicalmente, pero nada de estos se produjo. Otra mala gestión del final del tercer cuarto puso la situación muy cuesta arriba de cara al último (54-62).

Por descontado que el drama que protagonizó Dani Martínez por momentos, en un balón que él controlaba con dificultades cerca de la línea de banda, tampoco contribuyó a mejorar la situación. Puede que al chico, un tipo excepcional y un jugador muy prometedor, se le haya terminado la temporada. Terrible si es así finalmente.

El conjunto local estaba de los nervios y pasó a una fase de precipitaciones y de hacer cada uno la guerra por su cuenta. Enfrente, el base norteamericano Mo Evans, que había parecido horrible en la primera parte, logró varios aciertos decisivos cuando más quemaba el balón. La consecuencia fue que la diferencia en el marcador no bajó (59-69), dejándolo todo despejado al terreno de esperar el miedo a ganar del pequeño y a la heroica.

Ahí sí se maneja bien gente como Niko Rakocevic, que con dos triples en el minuto final llegó a apretar al máximo la situación (74-75). Hubiese sido épico, pero el Cáceres ya no podía más y el Sammic mantuvo la calma desde la línea de tiros libres.

La historia de amor de Parejo con Cristina es como la del propio Parejo con Cáceres y hubiese merecido una victoria como marco para su emotiva petición de matrimonio, pero ya habrá mejores ocasiones. A ver si es posible que en la boda no se lesione nadie.

Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Guille Corrales (3), Niko Rakocevic (18), Luis Parejo (4), Rolandas Jakstas (16), Robertas Grabauskas (2) --cinco inicial-- Pol Olivier (9), Sergio Pérez (17), Ola Keshinro (8), Dani Martínez (0), Vieux Kasse (0).

Sammic Hostelería: Gaizka Maiza (16), Iker Salazar (2), Mo Evans (13), Mirza Bulic (17), Víctor Serrano (8) --cinco inicial-- Aitor Zubizarreta (4), Alberto Ruiz de Galarreta (16), Ibon Gurudi (2), Marcos Portalez (3).

Crónica: Javier Ortíz / elperiodicoextremadura.com


 ACTEL FORÇA LLEIDA - LEYMA CORUÑA (72-78)

Foto: Basquet Coruña

Con trabajo y sin ponerse nervioso consiguió el Leyma la victoria en Lleida, 72-78. Con este triunfo, los jugadores de Aranzana rompen la cadena de dos derrotas que llevaban arrastrando varias semanas. Vuelve la dinámica positiva y con ella el salto en la clasificación del noveno al séptimo puesto.

El choque estuvo igualado y a lo largo de los cuarenta minutos ambos conjuntos fueron capaces de mostrar su peor y su mejor cara. Todo se decidió en el último cuarto ya que en los tres anteriores ambos jugaron por rachas y fueron alternándose en el marcador.

Los diez minutos definitivos comenzaron con los dos conjuntos prácticamente empatados, 52-50 pero con un Lleida mucho más entonado. En el primer minuto y medio consiguió irse en el electrónico hasta los diez puntos de ventaja, 60-50 con un parcial de 8-0. Ahí Aranzana tomó cartas en el asunto y pidió un tiempo muerto que cambiaría la cara de su equipo y el devenir del encuentro. El Leyma a partir de ese momento intentó recortar distancias pero el Lleida no se dejaba atosigar, hasta que falta de seis minutos Dimitry Flis y Zach Monaghan se pusieron el traje de faena. Tres triples del norteamericano y dos del jugador ruso nacionalizado español acercaron de forma definitiva al equipo coruñés. A falta de tres minutos y cincuenta segundos los naranjas ya estaban por delante en el marcador, 65-68. La victoria ya estaba en el bolsillo.

Después de varios momentos de irregularidad, el Leyma consiguió llevar el ritmo del encuentro para poner las cosas en su sitio. En el primer cuarto los de Aranzana comenzaron bien y siempre estuvieron por delante pero Lleida mandó en el segundo. Ninguno de los dos contendientes era capaz de coger las riendas y no soltarlas por lo que nunca, hasta los últimos tres minutos, las ventajas fueron definitivas. Solamente los triples al final pudieron certificar la victoria coruñesa.

Crónica: Lucía Urresti / laopinioncoruna.es


 CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - RIO OURENSE TERMAL (81-93)

Foto: CBC Valladolid

El Carramimbre cayó víctima de la ansiedad y frente al equipo más en forma de la categoría y no pudo sumar la duodécima victoria que podría haber certificado virtualmente la salvación.

El objetivo de la permanencia tendrá que esperar una semana más para el Carramimbre Ciudad de Valladolid. Río Ourense Termal se impuso a los vallisoletanos (81-93) que, agarrotados por la ansiedad de la deseada duodécima victoria, firmaron bajos porcentajes de tiro y no supieron defender a los visitantes, liderados por el ex pucelano Jhornan Zamora y un colosal Davis Rozitis. · Sin rastro de la defensa pucelana .

Dispuestos a dar espectáculo y cumplir con las expectativas generadas por ser el ‘Partido de la Jornada’, vallisoletanos y orensanos comenzaron con un espectacular acierto de cara al aro rival que eclipsó a sendas defensas durante los primeros minutos. Cuando restaban 3 minutos al periodo inaugural, el marcador ya lucía un abultado 21-19 tras unos primeros minutos frenéticos de juego que dejaron un amplio repertorio de canastas para ambos conjuntos.

Con Uta y De la Fuente como auténticos dominadores de la zona y ocho puntos cada uno en su haber, al Carramimbre le valió para tomar la iniciativa del partido en la recta final del primer cuarto (30-26). Mejores en el rebote y en la anotación, a los de Paco García solo les faltaba ajustar en defensa y cerrar el perímetro, desde donde llovieron los puntos de los gallegos.

Sin embargo, la lucidez ofensiva del Carramimbre se apagó durante el inicio del segundo cuarto, en el que solamente anotaron seis puntos en seis minutos, y los orensanos aprovecharon las pérdidas de los locales (siete al descanso) y agujero para cerrar el rebote (seis ofensivos concedidos) para dar la vuelta al partido (36-38). Ni siquiera el tiempo muerto solicitado por Paco García sirvió para solucionar la sangría y el atasco en ataque y las ardillas llegaron al descanso por debajo en el marcador (42-44) y sin rastro de su habitual nivel defensivo. · El ansia de victoria ahoga al Carramimbre .

Los problemas persistieron tras el paso por vestuarios y el Carramimbre comenzó a diluirse, lo que otorgó a Río Ourense Termal la máxima diferencia a su favor (50-61) mediado el tercer cuarto. Los vallisoletanos estaban sobre la lona y fue Chatman quien dio un paso adelante con seis puntos consecutivos para levantar a los suyos.

Bajo la manija de un Alvarado que empezó a transmitir su alegría al equipo, los vallisoletanos subieron una marcha en la recta final del tercer periodo con un parcial de 5-0 que les aferraba al partido. Sin embargo, un espectacular triple del visitante Jhornan Zamora, sobre la bocina y con un defensor encima, volvió a distanciar a los gallegos (61-70) antes de encarar el último cuarto.

Dos triples consecutivos de los orensanos pusieron muy cuesta abajo el encuentro para los de Paco García (68-80), que tuvo que solicitar un tiempo muerto a falta de 6:42 por disputarse. La barrera psicológica de los 10 puntos se interponía entre el Carramimbre y la salvación virtual, un premio demasiado codiciado como para hincar la rodilla tan pronto, y los vallisoletanos volvieron muy motivados tras escuchar la arenga de su entrenador.

El tiempo corría y el CBC quería remontar en tiempo récord y optó por fiar sus opciones al acierto desde la larga distancia. Dos triples en las dos primeras posesiones insuflaron confianza y esperanza en Pisuerga, pero en los dos siguientes ataques llegaron sendos fallos desde más allá del arco. La ansiedad fue el golpe final para las ardillas.

Los de Gonzalo García de Vitoria, muy serios durante toda la contienda, no desaprovecharon las concesiones y dejaron el partido visto para sentencia (7890) a falta de dos minutos. Las ardillas, aun sabedoras de su derrota, no bajaron los brazos y lo intentaron hasta murió el tiempo con el 81-93 que certificó el tropiezo en casa. La permanencia virtual tendrá que esperar una semana más.

Carramimbre CBC Valladolid : Óscar Alvarado (8), Greg Gantt (12), Rowell Graham-Bell (2), Sergio de la Fuente (22) y Cristian Uta (10) -quinteto titular-. También jugaron: Henri Wade-Chatman (15), Álex Reyes (5), Lamont Barnes (2), Daniel Astilleros (5) y Max Hopfgartner (0).

Río Ourense Termal: Reginald Johnson (18), Rokas Uzas (15), Jhornan Zamora (17), Héctor Manzano (5) y Davis Rozitis (22) -quinteto titular-. También jugaron: Daniel Trist (13), Víctor Moreno (3), Abdoulaye Ndoye (0), Martín Rodríguez (0).

Crónica: Dpt Comunicación CBC Valladolid

0 comentarios:

Publicar un comentario