miércoles, 21 de marzo de 2018

CRONICAS LEB ORO J28 | EL CB. CLAVIJO VENCE Y SE AFERRA A LA CATEGORIA CON UÑAS Y DIENTES MIENTRAS QUE EL TAU CASTELLO VUELVE A LA SENDA DEL TRIUNFO A COSTA DEL COMPLICADO UNION FINANCIERA OVIEDO (I)

 FC BARCELONA LASSA - CB. CLAVIJO (68-88)

Foto: Sergio Ros

Era noche de escapadas y estocadas. Si ganaba el Barça, los azulgranas dejarían heridos al Clavijo, a dos victorias de distancia y con el 'basket average' a su favor. Si el triunfo corría del lado visitante, los logroñeses huirían del farolillo rojo y meterían en un lío a los de Alfred Julbe. Si, además, ganaban por más de ocho puntos (los que logró de renta en la primera vuelta el filial del Barça), lo dejarían por debajo en igualdad de condiciones al final de la fase regular.

Era mucho lo que había en juego, pese a que todavía quedan por delante seis partidos para seguir luchando por la supervivencia. Numerosos ojos se volvían hacia la pista de la Ciudad Deportiva Joan Gamper porque Sammic, Iberostar Palma, Lleia y Huesca también jugaban en la Ciudad Condal.

Y fue el Clavijo el que ganó todas las batallas y mandó el serio mensaje de que ha llegado su momento, que ha encontrado su lugar y que, como explicó Jenaro Díaz, “estar los últimos, no significaba ser el últimos”.

Los logroñeses supieron permanecer juntos atrás, leer y sacar partido de las debilidades del Barça, aprovechar su momento, romper el choque, aguantar las escasas embestidas de un desafortunado contrario y cerrar con un contundente 68-88 la victoria que le saca de la última plaza y pone a los catalanes por detrás. Si el próximo domingo gana en el Palacio de los Deportes al Iberostar Palma, cerrará una semana mágica y habrá pasado de tener la soga al cuello a avistar un futuro con muchas posibilidades de que siga siendo dorado.

Comenzó moviendo bien el balón el conjunto riojano, con ataques elaborados y mucha movilidad para intentar crear problemas y mantener alejadas de las ayudas a las dos poderosas torres locales, Gerun y Diagne. Efectivo en las primeras posesiones, no tuvo sin embargo la continuidad necesaria el resto del cuarto como para abrir hueco en el marcador.

El choque se movió en distancias cortas y Jenaro Díaz parecía querer controlar el duelo para evitar entrar una guerra abierta, que desatara la velocidad y permitiera una aceleración del juego del que se beneficiara el talentoso y joven adversario. Su plan de partido en defensa pasaba por una defensa cerrada que mantuviera bien protegido el aro, asegurara los rebotes y, si acaso, consintiera el tiro desde larga distancia. Pese a la falta de fluidez anotadora, le bastó para llevarse el primer cuarto (15-17).

El acierto llegó tras el minuto de descanso. El parcial de salida de 2-15, con ocho puntos consecutivos de un inspiradísimo Carlos Martínez y con un encendido Phillip a los mandos, disparó al Clavijo (17-32). El Barça, por su parte, no encontraba a nadie que asumiera la responsabilidad de mantener vivo a su equipo, salvo Diagne a base de tiros libres.

Incluso Julbe se desesperaba con las constantes pérdidas y errores en el tiro -sin segundas opciones- de los suyos y recibía una técnica que permitía a Coggins marcar la máxima ventaja para los logroñeses (28-45).

Eran 15 los puntos a favor del Clavijo al descanso. Las cosas no podían ir mejor, con todos los objetivos más que cumplidos hasta el momento y la sensación de que un equipo en crecimiento.

Un crecimiento que no decayó tras el descanso. De hecho, la brecha se abrió hasta la veintena (30-50). Quedaban 19 minutos, mucho tiempo, pero los riojanos mostraban una solidez y seguridad que convencía.

Control y sentencia

Y eso que el Barça apretó en defensa. Pero su actividad atrás -eso sí, con muchos desajustes que los pupilos de Jenaro Díaz supieron leer- no se correspondía con la claridad en el campo contrario como para cambiar de rumbo al partido. Cierto es que lograron revolucionar el ritmo y rebajar la euforia visitante (41-54, minuto 25).

El Clavijo volvió a bajar pulsaciones para contener el empuje local y, con dos triples finales de Coggins, dejó muy de cara el choque antes del cuarto definitivo (47-65).

Tocaba ahora no perder lo ganado, que era mucho. De hecho, era todo lo que se podía esperar. Para ello, había que seguir explotando las inseguridades del filial azulgrana, que se hicieron más que evidentes en su desbaratada y blanda defensa, que aprovechó con insistencia un Cabot que también brilló en campo propio.

La victoria, tercera en los últimos cuatro partidos, se cerró con el valor añadido de la ganada diferencia de puntos y, además, dando la sensación de equipo hecho que, con este nivel de juego, debería poder alargar el momento dulce que atraviesa y acabar la temporada de la mejor manera posible, con la salvación en el bolsillo sin pasar apuros finales.

Crónica: Luis Cámara / larioja.com

 TAU CASTELLO - UNION FINANCIERA BTO. OVIEDO (83-62)

Foto: Pascual Cándido

El TAU Castelló sumó una importante victoria ante el Unión Financiera Baloncesto Oviedo en una de sus mejores actuaciones que se recuerdan de la temporada, con los de Toni Ten rayando a un altísimo nivel durante casi la totalidad de los 40 minutos. Es un triunfo importante porque permite continuar en puestos de play-off, pero sobre todo por la manera de conseguirla ante uno de los rivales más potentes de la categoría. La actitud de los de La Plana fue todo un derroche de pundonor, acompañada de una exhibición coral especialmente brillante en los pívots castellonenses.

El ambiente estaba frío en el Ciutat, pero las muñecas de ambos contendientes estaban calientes. Sobre todo las de los hombres interiores, ya que en los compases iniciales Juanjo García y Rowley centralizaron la anotación local. Casi todo lo que tocaban acababa dentro. Tuvieron que pasar 7 minutos para la primera canasta de un exterior, obra de Ott. Los de La Plana también estaban bien en defensa, robando algunos balones y obligando a su rival a trabajarse las canastas, lo que le permitía ir por delante en el marcador, aunque con rentas exiguas (18-17, final del primer cuarto).

En el siguiente periodo, el combinado anfitrión subió un punto más su intensidad defensiva y en ataque combinaba más desde dentro hacia fuera para encontrar situaciones ventajosas de tiro, por lo que ya no solo anotaban los pívots. Los asturianos resistían al buen hacer de los castellonenses, pero no lo veían claro y pidieron su primer tiempo en el minuto 17 con 33-29 en el luminoso. Esta pausa les sirvió a los visitantes para mostrarse más sueltos en ataque, mientras que en defensa fueron más agresivos en las situaciones de bloqueo directo. De este modo, la decoración cambió y fueron capaces de nivelar el marcador al descanso (37-37) y quedarse con mejor sabor de boca en la pista en estos minutos justo antes del intermedio. El perímetro castellonense no tenía la noche y se notaba.

En la reanudación, el TAU Castelló volvió a salir muy fuerte en defensa y en ataque estaba muy vivo, por lo que pudo aprovechar transiciones rápidas, con un Gatell que estaba intimidador atrás robando balones y resolutivo y eficaz delante. Fueron unos minutos fulgurantes del combinado anfitrión, que endosó un parcial de 9-0 en tres minutos, dejando el marcador en 46-37. El Unión Financiera Oviedo pidió tiempo muerto. Los asturianos despertaron del aturdimiento que tenían, no les quedaba otra remedio porque su rival estaba encendido y los hubiera sentenciado. Las defensas continuaron siendo al límite y el ritmo de los de Toni Ten difícil de seguir, con lo que la renta se mantenía en torno a la decena hasta los últimos instantes de este tercer cuarto, en el que un triple de Juanjo García valió para superar la barrera psicológica de los 10 puntos (62-49). Los minutos pasaban y los interiores del conjunto local seguían a un nivel excelso.

Se inició el último periodo con el TAU Castelló con las mismas buenas sensaciones. Éstas quedaron corroboradas con dos triples consecutivos de Faner que ya parecían definitivos (70-52, min. 32). Los interiores eran una locomotora y en cuanto los exteriores también se sumaron a la fiesta anotadora, los ovetenses se quedaron groguis. En el resto de envite, los locales dieron una lección al no relajarse apenas, algo que suele suceder cuando se dispone de una ventaja tan clara, rondando los 20 puntos. Gatell no paraba de cortar balones para la desesperación ovetense, que lo intentaba a pesar de tenerlo todo perdido. Así se confirmó poco instantes después con la clara y contundente victoria (83-62), a la que puso la guinda el canterano Víctor Rodríguez con una gran canasta.

Crónica: Dpt Comunicación Amics Castello

0 comentarios:

Publicar un comentario