sábado, 7 de abril de 2018

CRONICAS LEB ORO J31 | EL RIO OURENSE TERMAL CONSIGUE SU PERMANENCIA VIRTUAL EN LA CATEGORIA ANTE ICL MANRESA ALLANANDO EL CAMINO DEL CAFES CANDELAS BREOGAN AL ASCENSO QUE NO FALLA EN LOGROÑO (II)

RIO OURENSE TERMAL - ICL MANRESA (86-78)

Foto: Ourense Baloncesto

Este viernes, el Rio Ourense Termal sumó su decimotercer triunfo de la temporada y logró su permanencia virtual en la categoría doblegando a todo un favorito al ascenso a ACB como ICL Manresa. Los tres primeros equipos de la liga (Breogán, Prat y Manresa) han pasado por Ourense en la segunda vuelta y todos han sucumbido al tremendo #EfectoPazo de la remontada cobista. Tras el 1-14 del inicio, el 30 de diciembre cambió la suerte y hoy, tres meses después, el equipo está salvado con sus 13 victorias y 18 derrotas en la clasificación.

Y ojo, porque como durante todo el año, esta última tampoco fue fácil. Con la mejor entrada de la temporada, el Pazo esperaba un partidazo, y en el primer tiempo ICL Manresa fue mejor. Llegó a ganar por diecinueve y se fue dieciséis arriba al intermedio, y solo las ganas, el coraje, la intensidad y el creer ourensano hicieron posible la remontada. Liderado por Dan Trist y Reggie Johnson, el Rio Ourense remontó, venció, convenció y hasta manteó a su entrenador, certificando con la enésima machada de este 2018 que un Pazo ACB continuará un año más en LEB Oro. Pocos lo contaban hace no tanto, y hoy el éxito ya es una realidad.

El Rio Ourense Termal se desmonora en el segundo cuarto

Al inicio, ICL Manresa comenzó mejor, y desde el triple inicial de Álvaro Muñoz tomó la iniciativa en el marcador. El Rio Ourense Termal marcaba un ritmo bajo, pero cuando tenía oportunidad Manresa corría y lograba hacer daño. Con Nacho Martín como principal estilete ofensivo, las primeras rentas fueron visitantes (9-15), y tan solo el buen hacer de Rozitis en el poste bajo mantenía a Ourense en partido. Poco a poco, ICL Manresa se fue sintiendo más cómodo, y en base a salir rápido y correr, las ventajas iban apareciendo para sumar puntos con facilidad (16-25).

Canastas puntuales de talento de Uzas, Trist y Ahonen permitían que Ourense sobreviviera durante muchos minutos, pero conforme Manresa fue marcando el ritmo y sintiéndose más cómodo la diferencia no hizo otra cosa que aumentar. Al menos, así fue hasta la aparición de Ndoye, más intenso, con más garra y fuerza que los otros nueve jugadores que estaban en el campo. En un abrir y cerrar de ojos, el senegalés dominó las pinturas, y sumó puntos, rebotes e intimidación hasta situar al Rio Ourense Termal a cuatro (29-33) a tres minutos para el descanso. Esos tres minutos fueron los peores del COB. Un parcial de 0-14 liderado por un inspiradísimo Gintvainis ponía a Manresa con una ventaja máxima de dieciocho puntos, que si bien se reducía levemente al descanso llevaba a los vestuarios a Manresa dominando claramente el partido.

Un 8-0 de salida y una jugada de nueve puntos nos acercan a la remontada

Tras el regreso de los vestuarios, todo cambió. El Rio Ourense Termal comenzó a jugar más intenso y agresivo atrás (sin miedo a gastar faltas) y en el rebote de ataque, y poco a poco comenzó a colapsar la zona ofensiva visitante y dominar el rebote en la zona ofensiva local. Un parcial de 8-0 de salida liderado por un desequilibrante Trist en poste bajo obligó muy pronto a que Aleix Durán gastase un tiempo muerto y parase el partido, y si bien Nacho Martín pronto volvió a ampliar la diferencia (39-52), una jugada de nueve puntos del Rio Ourense Termal metió por fin de lleno al equipo ourensano en el partido. De este modo, Nacho Martín cometió falta en un triple lejanísimo de Reggie Johnson, llevando con las protestas a una técnica y cuatro tiros libres anotados por el norteamericano. Con posesión, Johnson fue al aro, sumando canasta con adicional. El tiro libre no entró, pero Johnson cogió su rebote y abrió a Uzas, que cerraba con un triple un parcial de 9-0 en una única jugada, algo difícilmente repetible y que ponía a Ourense a tres.

Con Lundberg y Muñoz al rescate, Manresa volvió a estirar la diferencia, pero Reggie Johnson había entrado ya en efervescencia y en breves volvía a tener a Ourense a tiro de piedra. Una pérdida de saque ourensana y una canasta con adicional de Trías propiciaron que Manresa se volviese a marchar por nueve, pero un fallo increíble del pívot barcelonés y los aciertos tanto de Ahonen desde la larga distancia como de Trist tras rebote de ataque propiciaban que el Rio Ourense Termal terminase el tercer cuarto a tres (61-64).

El último cuarto fragua la espectacular victoria

La intensidad ourensana llevó muy pronto a Ndoye, Rozitis y Zamora a situarse con cuatro faltas, lo que obligó a Gonzalo García de Vitoria a replantear situaciones. Así, apostó por Trist al cinco y zonas en defensa 2-3 y 2-2-1, y con los ajustes a individual Manresa comenzó a cortocircuitar. Dos robos y canasta de Reggie Johnson igualaban el partido, y un triple de Ahonen daba la primera ventaja al Rio Ourense Termal a cinco minutos para el final del partido (72-71). Desde esa, el equipo ourensano no frenó, y Trist y Reggie Johnson se combinaron para desde el uno contra uno anotar de forma constante sin caer en precipitaciones. Una gran canasta de Ahonen a tabla y otra de Johnson permitían que el Rio Ourense Termal entrase en los dos últimos minutos seis arriba, y aunque Zamora era eliminado por faltas personales, un par de fallos de Trías y Nacho Martín echaban por tierra las opciones de victoria visitantes. Tras un tiempo muerto, una canasta de Trist certificaba la victoria, y al final el Rio Ourense Termal terminaba venciendo por 86-78.

Tras el triunfo, el Pazo disfrutó, aplaudió y el equipo manteó al entrenador. El objetivo de la salvación está virtualmente conseguido y ahora ya solo puede quedar soñar. Con tres partidos por jugarse, Carramimbre Valladolid está a dos victorias. A priori es muy difícil, pero también lo era con el 1-14.

Rio Ourense Termal (86): Reggie Johnson (28), Zamora (3), Uzas (8), Manzano (4), Rozitis (8) –cinco inicial- Ahonen (10), Moreno (-), Kohs (-), Trist (18) y Ndoye (7).

ICL Manresa (78): Costa (5), Lundberg (12), Muñoz (10), Nacho Martín (10), Sakho (4) –cinco inicial- Dani García (-), Gintvainis (13), Allen (8), Hamilton (10) y Trías (6).

Crónica: Ourense Baloncesto


ACTEL FORÇA LLEIDA - CLUB MELILLA BALONCESTO (60-68)

Foto: Força Lleida

El Melilla Baloncesto logró una importante por 60-68 ante el Actel Força Lleida en el Barris Nord de cara a asegurar el factor cancha en los Playoffs. Un choque en el que Samb cuajó una gran actuación y fue el más valorado del equipo con 17 créditos de valoración.

Comenzaba muy bien el encuentro para los azulinos, que de la mano de un gran Mamadou Samb que anotaba los primeros cuatro puntos de los melillenses y que debía marcharse al banquillo por un fuerte golpe en el codo. Ello no parecía mermar a los de la Ciudad Autónoma, que de la mano de Djuran en una acción en el poste bajo ponía un esperanzador 0-7 de inicio para los de Alejandro Alcoba, que a pesar del marcador se mostraban erráticos en el lanzamiento triple. Como viene siendo habitual en los últimos encuentros de los melillenses, los locales reaccionaron para darle la vuelta al marcador, aprovechando las situaciones interiores y ante el atasco azulino, para marcharse con una renta de tres puntos (15-12) al final del primer cuarto tras una canasta sobre la bocina de Hermet.

La falta de acierto en ataque siguió en el inicio del segundo acto ante un Actel Força Lleida que se crecía y que con un triple de De Celis ponía el 20-12 en el electrónico y obligaba al técnico del Decano a parar el partido cuando ya habían transcurrido más de tres minutos de este periodo. Por fin apareció el acierto desde el exterior en el bando azulino de la mano de Samb y Kapelan, lo que apretó el marcador (20-22) cuando se llagaba el ecuador de este segundo cuarto. Desde ese momento y hasta final de la primera parte, los ataques se impusieron claramente a las defensas, y con un intercambio de canastas se llegaba al descanso con una renta favorable a los locales, 36-30.

El Decano cambiaba la cara en la segunda mitad. Algo que se veía desde los primeros minutos del tercer cuarto, donde solo la calidad individual de Ongungbemi-Jackson permitía a los de Jorge Serna seguir por delante en el marcador (43-40). Se le estaba resistiendo el triple a Durán durante todo el partido, pero este llegó y sirvió para poner a los azulinos de nuevo por delante en el electrónico (43-45). Solo el desacierto final en los de la Ciudad Autónoma, unido la fiabilidad desde el tiro libre de los ilerdenses, permitía a los de la comarca del Segre irse por delante con una mínima renta de dos puntos, 49-47.

Nada más comenzar el último cuarto, seis puntos consecutivos de Diego Kapelan hacia que Melilla Baloncesto recuperará el mando del encuentro (51-53). El Decano volvía a ver aro con facilidad y dos triples consecutivos les lanzaban en el marcador (53-59) a menos de cinco minutos para el desenlace. Ante esta tesitura, los de Alejandro Alcoba hicieron valer su experiencia y parsimonia ante un Actel Força Lleida a la desesperada por lograr la victoria. Esa tranquilidad azulina se tradujo en el acierto en los tiros libres finales que le valieron para llevarse el partido del Barris Nord por 60-68.

Crónica: Dpt Comunicación Melilla Baloncesto


CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - CHOCOLATES TRAPA PALENCIA (67-72)

Foto: CBC Valladolid

Se han visto mejores partidos en Pisuerga. Sin duda. La tensión del derbi se sobrepuso al buen juego. El espectáculo sobre la cancha se vio mermado por las acciones polémicas tomadas por los colegiados. A pesar de ello, el Pisuerga se llenó para animar a su equipo y fue una caldera. El Chocolates Trapa, por su parte, ya piensa en los playoffs.

Comenzó el partido con ligera ventaja para los visitantes. Los palentinos se mostraron ligeramente más acertados que las ardillas durante los primeros compases de partido. Sin embrago las rentas nunca fueron superiores a los cuatro o cinco puntos de ventaja. Poco a poco los locales se fueron entonando hasta lograr igualar el marcador y llegar al final del primer cuarto con un empate a 17.

El respeto entre ambos equipos y la tensión propiciada por lo que estaba en juego, toda una clasificación para los playoffs de ascenso a ACB, fueron los aspectos dominantes durante los primeros diez minutos del encuentro.

El inicio del segundo cuarto repetiría el guion del primero. Los visitantes comenzarían más enchufados llegando a conseguir un parcial inicial de 0-5 situando el marcador a su favor con un 17-22. Precisamente esa renta de +5 para los visitantes se mantendría durante gran parte del cuarto hasta que un mate espectacular de Jito Kok espoleó a las ardillas para igualar de nuevo las diferencias. Sin embargo, a diferencia del primer cuarto un par de buenas acciones realizadas por Sergi Pino al filo del descanso les permitirían a los palentinos irse con una ligera renta favorable a los vestuarios (28-34). Durante estos últimos compases también serían protagonistas los colegiados, quienes no pitarían una posible falta a Óscar Alvarado sobre la bocina que hubiese llevado al canario a la línea de tiros libres para poder recortar diferencias.

Así, al descanso se llegaría con un partido igualado, de poder a poder, entre dos equipos que no querían conceder ni la más mínima ventaja a su rival. La intensidad defensiva, los errores en ataque y el juego de estrategia en los banquillos entre Paco García y Alejandro Martínez dominaban un encuentro no demasiado vistoso para el espectador.

El Pisuerga, una caldera

Tras el descanso las ardillas salieron dispuestas a remontar. Comenzó el capitán comandando a los suyos con un triple al que secundó Álex Reyes y, posteriormente, Jito Kok con un mate espectacular. Y comenzó a rugir el Pisuerga. El ambiente de derbi era ya total. Publico y jugadores estaban entregados en un partido en el que la pasión superaba al buen juego. Poco a poco las ardillas intentaron recortar distancias, pero el Chocolates Trapa Palencia no se dejó amedrentar por el ambiente. Cvetinovic y Sani Campara tomaron la iniciativa en los visitantes y no permitieron que su equipo se dejara embriagar por el ruido de Pisuerga. Al final del cuarto, una renta similar a la del descanso (50-56) pero que dejaba todo abierto para el último cuarto.

Con un triple de Wade Chatman. Así comenzó el capítulo decisivo del derbi. Buenos presagios para un Carramimbre que lo intentó todo durante el último cuarto para hacerse con la victoria pero que no pudo lograrlo. Una acción polémica de los colegiados, pitando ataque a Wade Chatman sobre Jordi Grimau cuando el jugador palentino estaba en movimiento y, acto seguido, una técnica al técnico local Paco García, complicaron mucho la cosa para las ardillas.

Los vallisoletanos no pudieron sobreponerse a ese duro golpe y la victoria en el derbi de Pisuerga se les escapó. Aun así conservan intactas sus opciones para clasificarse a los playoffs de ascenso. El Chocolates Trapa, por su parte, ya se ha asegurado de forma matemática su presencia en las eliminatorias. ¿Se podrá ver un nuevo derbi en la fase de ascenso? Aun es pronto para saberlo. Lo que está claro es que el conjunto de Paco García ya está centrado en su próximo encuentro para certificar definitivamente su clasificación.

Carramimbre CBC Valladolid: Óscar Alvarado (14), Greg Gantt (0), Álex Reyes (4), Sergio de la Fuente (11) y Jito Kok (6) -quinteto titular-. También jugaron: Daniel Astilleros (0), Rowell Graham-Bell (3), Lamont Barnes (0), Henri Wade-Chatman (19), Cristian Uta (2) y Max Hopfgartner (8).

Chocolates Trapa Palencia: Quique Garrido (6), Jordi Grimau (), Sergi Pino (8) Dividas Busma (8), Urko Otegi (9) -quinteto titular- También jugaron: Sani Campara (5), Dartaye Ruffin (2), Carlos Toledo Zamora (-), Nikola Cvetinovic (12), Bruce Pressley (7), Andrés Miso (7).

Crónica: elnortedecastilla.es


CB. CLAVIJO - CAFES CANDELAS BREOGAN (76-92)

Foto: LOF

Superioridad manifiesta y juego interior para espantar los miedos y dar otro paso más en la carrera por la ACB. El Breogán superó al Clavijo en La Rioja, en un duelo incómodo para los locales, que tiraron del pillaje y las zonas para engancharse al partido por momentos. Mediado el primer cuarto consiguieron, incluso, ponerse por delante, pero los celestes templaron ánimos y se van a la cama un poco más cerca del ascenso. Al final, 76-92 en el Palacio de los Deportes.

La sencillez catapultó al Breogán en la primera parte, que llegó a complicarse ante un Clavijo ladrón que a base de robos se puso por delante mediado el primer cuarto. Los celestes se movían con calma por el parqué logroñés y consiguieron con facilidad la primera ventaja. Incómodos y desajustados atrás, los de Jenaro Díaz no eran capaces de frenar las penetraciones lucenses. 2-12 en los primeros tres minutos forzaron a los locales a parar el juego. Les desatascaron las rotaciones. Erik Quintela le cedió el puesto a Phillips en la dirección y la entrada del base norteamericano multiplicó las pérdidas del conjunto de Lezkano. 19-18 cumplidos los siete minutos, obligaron al vasco a parar el juego. Entró Salva Arco a sumar experiencia y templar el juego. Una penetración con canasta y personal entonaron a los visitantes. El capitán ayudó al Breogán a recuperar el pulso y la ventaja, ralentizando la fluidez que Clavijo había conseguido en ataque.

El juego interior del Breogán siguió haciendo daño en el segundo cuarto. Los celestes apostaban por transiciones rápidas, con un hombre alto, liberado y cerca del aro para finalizar sin complicarse. Los de Jenaro Díaz sobrevivían a base del robo de balones, tarea que por momentos resultaba alarmantemente sencilla. Sin embargo la defensa estática fallaba ante un visitante que repetía una y otra vez la misma jugada con balones interiores. Probaron en los últimos minutos la defensa en zona, pero la ventaja al descanso era abultada a favor de los lucenses (37-52).

Clavijo volvió a la pista con la intención de correr, con el Breogán mejor en las zonas, los de Jenaro Díaz apostaron por tirar de tres. Cabot y Phillip redujeron la distancia a siete puntos. Por acierto podrían haber reducido más la ventaja, pero el Breogán también sabe jugar desde el perímetro y Arco y Díaz aguantaron el pulso exterior. La misma tónica reinó en los últimos diez minutos: a un triple de Phillip, el Breogán contestaba con otros dos. El roto de fuera lo completó Stainbrook por dentro, recuperando terreno en el marcador (63-75) con más de cinco minutos por delante y tiempo de Jenaro Díaz. De ahí al final, la renta no hizo más que crecer y pronto se instaló por encima de los 15 puntos.

Clavijo, 76: Erik Quintela (28), Coggins (9), Cabot (16), Adala (4) y Yates (11) -quinteto inicial- Bieshaar (3), Martínez y Phillip (20)

Breogán, 92: Uriz (8), Quintela (9), Cebular (4), Demetrio (8) y Stainbrook (11) -quinteto inicial- Löfberg (7), Arco (15), Sulejmanovic (18), Díaz (10), Kabasele (2)

Crónica: Marta de Dios / lavozdegalicia.es

0 comentarios:

Publicar un comentario