miércoles, 13 de junio de 2018

LEB ORO J3-J4-J5 PLAYOFF FINAL | ANALISIS DE LA JORNADA DESDE EL POSTE ALTO POSTE BAJO

FINAL ICL MANRESA – MELILLA BALONCESTO

Foto: Basquet Manresa

Manresa ha sido el segundo equipo en ocupar una de las dos plazas que te dan el privilegio para jugar en la máxima división nacional de baloncesto, la Liga Endesa, ACB. El equipo catalán tuvo que llegar al quinto partido para poder volver a la categoría que el año pasado perdió. Dignísima final entre dos equipos que lo dieron todo y más para conseguir el objetivo fijado desde el inicio de temporada. Los manresanos ganaron los dos primeros partidos en su casa, 83-76 y 76-74, y en Melilla no fueron capaces de sacar un partido para terminar la serie, ya que el equipo del melillense Alcoba estuvo a un nivel muy alto, ganando por 78-74 y por 86-74, pero el factor cancha fue determinante y en el quinto partido los manresanos pasaron por encima de los melillenses, 97-67.

En cuanto al equipo norteafricano, hay que decir que fue otro equipo con respecto a la de la liga regular, y lo que es la mente y el aspecto psicológico, tras pasar cinco partidos contra Prat y cuando físicamente se les vio frágiles, contra Manresa tanto en el Congost, como en el Javier Imbroda estuvieron físicamente a otro nivel y con un mejor estado de “salud”. Este aspecto, que en anteriores análisis hablábamos que podría pasarle factura, les fue favorable para ir al quinto partido y definitivo.

En el tercer partido disputado en Melilla y con un 2-0 a favor de los catalanes, el choque empezó dominado por un Melilla Baloncesto con ganas de levantar la eliminatoria. Con un gran inicio, y tácticamente ajustando en zona después de canasta convertida, como en otros partidos hizo, dominaba a un Manresa que sus porcentajes eran bajísimos y nunca vistos, al descanso, los de diego Ocampo habían terminado con 1/15 en tiros de tres. Los de Alcoba empezaron el choque dominando el poste bajo, pero automáticamente y ante la buena defensa a Guerra, pasaron al plan B que suelen hacer, jugar el bloqueo directo con Guerra y Dani Rodríguez, y así competían, hasta un momento que los catalanes subieron el nivel defensivo provocando pérdidas de 8 segundos de media pista, y a falta de 4 minutos para finalizar el encuentro, y cuando todo les venia a favor yendo 9 puntos arriba, 52-61, llegó un Decano que no ganó desde el triple, sorpresivamente, pero sí se llevó el partido jugando muy agresivo en el 1x1 desde fuera hacia dentro con Kapelan y Almazán, algo que podía estar en el guión de los manresanos por parte de Almazán, pero no de Kapelan.

Tanto se obsesionaron con Diego Kapelan, que éste leía perfectamente la defensa tan pegada de Manresa y castigaban el 1x1. Fueron 4 minutos de castigo continuo de los melillenses hacia los catalanes que forzaron la prórroga. Las sensaciones eran que Melilla había dañado psicológicamente a un Manresa raquítico en el tiro y con unos porcentajes pésimos. Terminó el tercer encuentro con 6/30 en tiros de 3 puntos, un 20%. La prórroga, aunque empezó dominándola los visitantes, Melilla estuvo mejor físicamente y se llevo el partido, un premio que quizás tuvo que merecer en tierras catalanas.



El segundo encuentro disputado en Melilla, el del domingo, cayó del lado local claramente y ante un Manresa nuevamente raquítico en sus tiros, 8/26 en tiros de 3 puntos, 18/29 en tiros libres y dejándose endosar de inicio, un 12-0 de parcial que dejó algo tocado a los de Diego Ocampo, y dejándose coger 17 rebotes. A partir de este momento, los visitantes siempre fueron a remolque, hasta un momento que pudieron ponerse por encima en el electrónico, pero esos porcentajes de tiros fueron los culpables de no consumar dicha remontada, que aun así deberían después mantenarla, ya que Melilla físicamente estaba mejor que el rival, y prueba de ello las 20 asistencias por parte local por las 7 de los visitantes. Los locales volvieron a castigar desde la línea de 6,75 con un Mamadou inspirado y por supuesto nuevamente un Dani Rodríguez “matador” en los momentos claves anotando en el bloqueo directo, siendo una pesadilla para los catalanes. Hay otro dato clave en este choque, los porcentajes en los tiros libres, 17/19 para los de Alcoba con un 89% y 18/29 para los visitantes con un 62%.

Los azulinos dominaron prácticamente todas las facetas del juego, ritmo, juego interior, bloqueo directo, defensa y fue un partido fácil, quizás el mas fácil de los cuatro disputado en ese momento. El 12-0 de inicio fue un duro golpe que no pudo recuperarse en todo el partido. Con este 2-2 y con mejores sensaciones para los melillenses, la serie se desplazaba a Manresa, por el premio obtenido en liga regular y habiendo recuperado Melilla parte de la afición que perdió en su momento por el NO ascenso en los despachos.



El quinto partido fue un final inesperado y que nadie hubiese escrito. El equipo de Diego Ocampo pasó por encima de los de Alejandro Alcoba por 97-67, 30 puntos de diferencia, un castigo muy duro ante la igualdad que hubo hasta ese momento. Aunque el primer cuarto fue el esperado, igualado como ha sido en los cuatro anteriores, el varapalo se inició en el segundo cuarto ganando de 14 puntos de diferencia, el tercero de 13 y el último acto sobró, debido a la superioridad del equipo manresano. Melilla hasta ese partido había competido sobre todo desde el juego exterior, con unos porcentajes de tiros de tres asombrosos, y por supuesto castigando desde el bloqueo directo con Dani Rodriguez y Pablo Almazán, previsibilidad que en liga regular les pasó factura obteniendo el 5º puesto, pero hasta el partido cuarto contra Manresa, esa previsibilidad le había servido. En este quinto partido, hay unas diferencias abismales en cuanto a números en el juego interior, tanto en uno y otro equipo. Mientras los hombres de pintura manresanos conseguían un total de 50 puntos, 21 rebotes y 57 de valoración, los jugadores interiores del Melilla Baloncesto solo conseguían 24 puntos, 13 rebotes y 24 de valoración, números muy claros del dominio del conjunto de Diego Ocampo en ese área de juego. Si a esto le sumamos que no fue el día de los jugadores exteriores que tantas victorias le han dado al Decano en estos play off, con Kapelan haciendo 3/10 en tiros de campo, Duran 4/10, Dani Rodríguez 2/5 y Pablo Almazán 2/9 en ese apartado en tiros de campo, el resultado fue el que vimos a la finalización del encuentro.

El final del partido ya lo sabemos todos, solo queda reconocer el cambio a mejor del Melilla Baloncesto en los play off con respecto a la liga regular y solo cabe felicitar a todos los componentes del equipo por el trabajo realizado.

Insisto en esa previsibilidad que en fase regular tuvimos al tener solamente un jugador referente de espaldas al aro, que nos dio una irregularidad manifiesta y que nos mandó al 5º puesto, lugar que no nos daba el factor cancha, algo que se ha demostrado que es clave. Pero bien es cierto que hemos llegado lejos con esos mimbres. Está claro que la liga la domina quien mas regularidad tenga en la pintura, y así lo mostró Breogan.


Juanma Pastor
@pastorjjjj

LEB ORO DESDE EL POSTE ALTO, POSTE BAJO

Juanma Pastor, 45 años natural de Melilla. Entrenador Superior de Baloncesto por la FEB desde el año 2005. Primer entrenador en la primera división marroquí en el año 2009 con Ithri Nador.

He sido colaborador en diferentes portales digitales, en prensa escrita, tele y radio en Melilla. De vez en cuando narro algún partido del Melilla Baloncesto para otros a nivel nacional. Y ahora colaborador de notodoesacb.com

0 comentarios:

Publicar un comentario