sábado, 9 de marzo de 2019

CRONICAS LEB ORO J25 | CHOCOLATES TRAPA PALENCIA SE LLEVA EL DERBI ANTE CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID, MELILLA GANA CON POLEMICA EN LA PRORROGA EN HUESCA AL COVIRAN GRANADA SE LE ATRAGANTA EL BARRIS NORD MIENTRAS QUE EL TAU CASTELLO DA UN GRAN PASO HACIA LA PERMANENCIA (I)

 CARRAMIMBRE CBC VALLADOLID - CHOCOLATES TRAPA PALENCIA (76-80)

Foto: elnortedecastilla.es

 La bestia negra del CBC Valladolid bien podría ser morada. El Carramimbre registró la mejor entrada de la temporada en un partido que se decidió por pequeños detalles y con un final trabado que se decidió por el mejor acierto de Chocolates Trapa Palencia (76-80). Cuatro derbis ligueros, cuatro derrotas para los vallisoletanos.

 Ante un Pisuerga que evocaba a sus mejores noches, con más de 3.500 espectadores en sus gradas, el Carramimbre salió más concentrado que de costumbre, dispuesto a quitarse la espinita ante un Chocolates Trapa Palencia al que nunca había vencido en partido liguero. Un parcial inicial de 7-0 puso en liza a unas ardillas contagiadas por su público, pero el efecto no tardó en diluirse. Los palentinos se encomendaron a su puntería desde la larga distancia y un descomunal Calvin Hermanson para echar por tierra la renta carmesí e igualar la contienda (16-14).

 De más a menos, el Carramimbre empezó a sufrir el bombardeo palentino desde la larga distancia, aunque se sustentó en Seydou Aboubacar para dominar la pintura. Los puntos de Greg Gantt, quien mantuvo todo un duelo anotador con su compatriota Hermanson, permitieron al Ciudad de Valladolid mantenerse a rebufo de unos palentinos que además de una renta mínima, se llevaron el botín de los problemas de faltas de las torres carmesí (21-22).

 Chocolates Trapa había afinado la muñeca durante el primer cuarto y en el segundo pudo ofrecer un auténtico recital de acierto exterior. De la mano de Calvin Hermanson, los visitantes pusieron tierra de por medio con los locales (24-31) merced a una defensa en zona que se le atragantó completamente a los vallisoletanos y que no pudieron desbaratar merced a su mala puntería desde más allá del arco. Tal fue la inoperancia ofensiva que Paco García se vio obligado a solicitar tiempo muerto para reajustar sus piezas y parar la sangría del perímetro. Dicho y hecho. La salida de Mike Torres reactivó al equipo y su chispa y buen hacer mantuvo en pie a un Carramimbre que llegó al descanso vivo (41-45) a pesar del recital triplista de los morados (8/12) y de un inconmensurable Calvin Hermanson (19 puntos con 5/6 desde más allá del arco).

  El acierto condena al Carramimbre

 Durante el descanso, el Carramimbre ajustó su plan de acción e inició la segunda mitad con un punto más de intensidad defensiva. En ataque, Sergio de la Fuente llevó la voz cantante y comenzó a anotar en cada posesión y a forzar faltas en el conjunto morado, que entraron en bonus cuando aún quedaban cerca de ocho minutos de periodo. Sin embargo, lejos de sufrir ante la adversidad, Palencia hizo acopio de su veteranía y templanza para resistir en los minutos más calientes del partido (52-51).

 Una técnica sobre Paco García enfrió a los suyos y la reacción quedó ahí, en un conato. A pesar de que los decibelios iban en aumento, fueron los palentinos quienes respondieron mejor ante la presión y después de anotar varias posesiones al límite del crono, encararon los últimos diez minutos con una ligera ventaja (60-63) y fortalecidos después de haber reprimido el primer envite carmesí.

 El Carramimbre, dispuesto a morir para llevarse su primer derbi ante los palentinos, consiguió cerrar su aro durante dos minutos y abrió la lata con un triple de Álex Reyes que puso el empate en el marcador. Los morados no tardaron en reaccionar y volvieron a tirar de sangre fría y acierto exterior para recuperar la iniciativa a falta de cuatro minutos (69-73), cuando Paco García detuvo el encuentro con un tiempo muerto. Dos ataques consecutivos errados por Sergio de la Fuente pudieron cambiar el sino del partido en ese momento, pero la falta de acierto dejó a los vallisoletanos contra las cuerdas después de que Aitor Zubizarreta no perdonara (69-77 a falta de 2:20).

 Un triple de Greg Gantt y tres tiros libres para Álex Reyes reanimaron a un CBC sobre la lona, que llegó a ponerse a solo tres puntos y con posesión (74-77) después de un prodigioso rebote ofensivo de Jubril Adekoya. Pero la falta de acierto en los momentos críticos, de nuevo, lastró a un Ciudad de Valladolid que no pudo obrar el milagro y sucumbió a la sangre fría y la veteranía palentina (76-80).

  76 Carramimbre: Óscar Alvarado (4), Greg Gantt (13), Álex Reyes (14), Sergio de la Fuente (10), Seydou Aboubacar (6) -quinteto titular-. También jugaron: Jubril Adekoya (5), Mike Torres (7), Álvaro Reyes (0), Jonathan Kazadi (7), Daniel Astilleros (0), Bradley Hayes (8) y Carlos Novas (0).

  80 Chocolates Trapa: Jorge Sanz (0), Steve Vasturia (9), Calvin Hermanson (20), Urko Otegui (),Moussa Koné (10), -quinteto titular-. También jugaron: Rokas Gustys (0) ,Aitor Zubizarreta (6), Adnan Omeragic (0), Nikola Cvetinovic (13), Petar Aranitovic (13) y Milenko Veljkovic (3).

 Crónica: elnortedecastilla.es


 LEVITEC HUESCA - MELILLA BALONCESTO (87-88)

Foto: C.Pascual / sportaragon.com

 Los melillenses siguen con su buena racha al sumar la séptima victoria consecutiva en la pista del Levitec Huesca por 87-88. Los azulino, hoy de morado por el Día Internacional de la Mujer, tuvieron que esperar a la prórroga y la actuación de un gran Jonathan Gilling, para llevarse el choque.

 Melilla Baloncesto comenzaba mandando en los primeros minutos de encuentros. Agada aprovechaba su mayor poderío físico sobre su par para generar puntos o situaciones de ventaja para sus compañeros. Una canasta de Agada ponía el 5-11 en el electrónico cuando se llegaba prácticamente al ecuador del primer cuarto. A pesar de las precipitaciones ofensivas y las perdidas de balón, el buen trabajo de Gilling desde el arco permitía a los azulinos marcharse con ventaja (14-19) al final de los diez primeros minutos de partido.

 En el segundo cuarto, los de la Ciudad Autónoma aguantaron la acometida de Levitec Huesca, encabezada por el internacional ugandés Opong, quien, con ocho puntos consecutivos, permitía a los suyos ponerse por delante en el marcador (27-26) a cinco minutos para el descanso. Los problemas de Melilla en ataque, que no terminaba de dar continuidad a su juego, en el tramo final de este segundo acto, permitió que los locales se marcharán con una ligera ventaja de tres puntos a final de los primeros minutos, tras el triple de Johnson.

 En la reanudación Gjuroski comenzaba a calentar la muñeca para a los oscenses por delante en el electrónico (49-41), tras cuatro minutos del tercer cuarto. Las sensaciones para los azulinos que, además, perdían por lesión para el resto de partido a uno de sus referentes, el escolta Txemi Urtasun. El Decano lo intentaba de la mano, pero los de Guillermo Arenas cortaban cual intento de acercamiento de los melillense, que se marchaban al último cuarto con la única opción de la remontada (59-54).

 La tensión de todos lo que se jugaban ambos equipos en el partido, se hizo notar en los primeros instantes del cuarto cuarto. Casi tres minutos tardó en llegar la primera canasta, obre a Rubio con un lanzamiento triple esquinado. Zyle volvía a repetir suerte desde más allá del 6.75 para anotar y poner al equipo delante en el partido (59-60). Gjuroski emergió de nuevo para poner el partido de cara a los aragoneses, pero Gilling permitía a los melillenses seguir soñando (73-71). A falta de 3 segundo para el final y con 76-73 en el marcador, Franch era objeto de una falta intencionada. El de Badalona anotaba el primer tiro y fallaba el segundo, pero enmendaba su error anotando en la acción final para mandar el partido a la prórroga (76-76).

 El tiempo extra tuvo una fácil definición. Agada muy activo en defensa y Gilling letal en ataque. El internacional danés daba siempre una vida extra y, de hecho, dio el partido a los melillenses. A falta de dos segundos y con 87-86 en el marcador, Agada robaba el balón y asistía a un Gilling que anotaba y daba, por 87-88, el séptimo triunfo consecutivo al Club Melilla Baloncesto.

 Crónica: Melilla Baloncesto


 ICG FORÇA LLEIDA - COVIRAN GRANADA (78-70)

Foto: Força Lleida

 Buen inicio de partido del ICG Força Lleida. Los leridanos lograban encontrar con facilidad a Stutz y Mbaye debajo de la canasta. Por su parte, Granada no encontraba el acierto. Después, un parcial de 0-8, Jorge Serna se veía obligado a pedir tiempo muerto para detener el ataque rival. La efectividad de Quintela y el trabajo de Chapela han ayudado al equipo a recuperar la desventaja, junto con las buenas acciones defensivas de Clea y Kyei. El cuarto ha finalizado con un resultado de 18-22.

 En el segundo cuarto ha habido un cambio de guión provocado por la intensidad defensiva de los locales. El Granada se veía intimidado por la figura de Clea y, en el ámbito ofensivo, los jugadores de Serna eran capaces de romper la zona del equipo entrenado por Juan Pablo Pin. Después de dos tiempos muertos casi consecutivos, el Granada conseguía encontrar con más facilidad la cesta del ICG Força Lleida. Los tres triples de Quintela y las buenas defensas de Mbaye mantenían a los de negro por delante en el marcador consiguiendo frenar las ofensivas de Rubio y Ortega. Durante el último tramo ha habido minutos de desaciertos y se han impuesto las defensas a las propuestas ofensivas. El luminoso reflejaba el 39-36 al final de la primera parte del partido.

 Inicio favorable del 3Q del ICG Força Lleida, que abría el marcador con un alley-oop de Obi Kyei y, a continuación, Quintela anotaba desde la línea de 6'75. La buena defensa por parte del equipo leridano ha logrado frenar el Granada, liderando el marcador con 8 puntos de diferencia. El equipo visitante se ha recuperado de este empuje de los locales y, gracias a un parcial contundente, Jorge Serna se ha visto obligado a pedir tiempo muerto. Este paro ha favorecido a los de la Tierra Firme. Shaquille Clea ha seguido haciéndose grande en la pintura y metía a los de Lleida por delante en los últimos segundos del periodo, pero una buena cesta visitante sobre la bocina ha metido las tablas en el marcador, 55-55.

 Se inicia un último cuarto de partido muy igualado en cuanto a resultado por parte de ambos equipos. Las buenas recuperaciones y las ofensivas de Quintela y Feliu han conseguido una máxima diferencia de 11 puntos. El equipo andaluz ha intentado recortar distancias durante los 5 minutos finales del partido, pero la consistencia defensiva y el apoyo de la grada han podido con este último intento de los visitantes. El encuentro concluyó con el resultado de 78 a 70 por los jugadores de Serna, que se reencuentran con la victoria y se acercan al objetivo de la permanencia.


 Crónica: Força Lleida


 TAU CASTELLO - ZTE REAL CANOE (88-75)

Foto: P.Cándido

 Cerca de 1500 espectadores en el pabellón Ciutat de Castelló. Fue baja por lesión el pívot del combinado de la capital de La Plana Edu Gatell.

 Misión cumplida. El TAU Castelló tenía el partido contra el Real Canoe marcado con rojo en el calendario por su importancia al ser contra un claro rival directo por evitar la zona baja de la clasificación. Los de Toni Ten no solo vencieron, sino que superaron el basket average con el conjunto madrileño ofreciendo una buena imagen.

 El partido se inició muy chispeante, sobre todo Juanjo García, que fue el autor de los 8 primeros puntos del combinado anfitrión. Si el TAU Castelló se nutría de la anotación interior de su ala-pívot dominicano, en el bando madrileño destacaba su perímetro con tres triples convertidos casi de manera consecutiva. La dinámica no varió mucho en todo este primer cuarto, ya que los números de García fueron espectaculares (14 puntos en 10 minutos con solo un fallo en los tiros de campo), mientras que el Canoe se despachó con un 4 de 9 en triples. Así pues, el partido estaba vistoso y nivelado al término del primer periodo (21-17).

 En el siguiente, llegó algo necesario y que se esperaba mucho. Fue el primer triple local, obra de Djukanovic. Sabonis también tuvo un destacado papel en estos compases, aprovechando su corpulencia para anotar y además aportó un nuevo triple que supuso un pequeño despegue castellonense (35-26, min. 16). El Canoe respondió con un parcial de 0-5, pero el TAU se recompuso y volvió a estirar la diferencia con un idéntico parcial elaborado con una canasta de Fuzaro y un nuevo triple de Djukanovic. El marcador era favorable, pero hubo una mala noticia en forma de la lesión de Tuti Sabonis, con lo que no pudo prolongarse su buena actuación. Tras este disgusto, sucedieron dos acciones que levantaron al público del Ciutat de sus asientos. Primero una sensacional jugada combinativa de todo el equipo que fue culminada con triple de Romà Bas y a continuación, en el saque de fondo visitante, Faner roba el balón y anota un dos más uno. De este modo, la renta local ya superaba la decena y las cosas se ponían bien al descanso (48-36).

 En la reanudación, el ritmo de anotación no fue tan fluido como hasta entonces, pero a pesar de ello era una buena noticia porque el tiempo pasaba y la ventaja castellonense seguía estando por encima de los 10 puntos. Lo mejor de los castellonenses continuaban siendo sus hombres grandes, con importantes puntos de Javi Lucas, Washburn y un Juanjo García que mantenía su exhibición. La diferencia subió hasta ponerse en torno a los 15 puntos y el Canoe recurrió a la defensa en zona tras un tiempo muerto. Esta modificación le vino bien al Canoe, que frenó en seco la anotación castellonense y recortó la desventaja en pocos minutos (59-51, min. 28). Por suerte, justo a continuación sendos triples de Romà Bas y Zabas rompieron el atasco contra la zona. Con ello, elúltimo cuarto se afrontaba con una jugosa renta (67-56).

 Sin embargo, los problemas contra la zona continuaron, ya que los lanamientos no entraban y los madrileños, poco a poco, se iban acercando. A base de no meter nada los locales, la cosa se puso peliaguda a 6 minuto del final (68-66). Fue entonces cuando llegaron dos buenas noticias: el Canoe entraba en bonus y Faner metió dos importante triples seguidos. Pero los madrileños no se rendían y se mantenían con opciones gracias a la aportación de su gigante pívot Gabriel. No obstante, las aspiraciones del Canoe saltaron por los aires con sendos triples de Bas y Juanjo García que parecían dar la sentencia casi definitiva (82-72 a 2:50 del final). Pocos segundos después la victoria era segura, por lo que la atención se centró en superar los 7 puntos de desventaja en el basket averaga particular con los madrileños, algo que parecía muy posible a un minuto del final con 88-75 en el luminoso. No hubo mayores incidencias y la jornada acabó redonda con el triunfo sobre un rival directo y ahora con el basket average a favor. Poco más se podía pedir.

 Crónica: Dpt comunicación Amics Castelló

0 comentarios:

Publicar un comentario