domingo, 26 de mayo de 2019

CRONICAS LEB PLATA ELIMINATORIA ASCENSO VUELTA| AFANION CB ALMANSA REMONTA EN UN PABELLON HASTA LA BANDERA PARA CONSEGUIR EL ASCENSO MIENTRAS QUE EL MARIN ENCE PEIXE GALEGO HACE VALER LA RENTA DE LA IDA PARA SER NUEVO EQUIPO DE LEB ORO, MVP JALEN NESBITT (C.B VILLARROBLEDO) 41 DE VAL

 AFANION CB ALMANSA - REAL MURCIA BALONCESTO (89-86)

Foto: C.B Almansa

 El Real Murcia perdió en el último segundo el partido en Almansa la vuelta de la fase final por el ascenso a LEB Oro por más de dos puntos (89-86), por lo que permanecerá en LEB Plata la temporada que viene. En la primera parte del encuentro, el Afanion CB Almansa dominó el encuentro y el trabajo de los granas en la segunda mitad no fue suficiente para hacerse con el ascenso.

 Durante el primer cuarto hubo un ligero dominio del Almansa, que supo mantener la distancia en el marcador frente al Real Murcia Baloncesto. Los de Monclova tiraron de triples en los primeros diez minutos, gracias a lo que consiguieron terminar el primer período 4 puntos por debajo (26-22). La máxima diferencia respecto al cuadro local tenía lugar a un minuto del final y fue de -7 (24-17).

 En el comienzo del segundo cuarto, dos puntos de Chuso y dos más de Whelan lograron el empate en el luminoso a 26. Sin embargo, gracias a unos triples muy acertados y su intensidad defensiva, el Almansa recuperó de nuevo la ventaja frente a los granas y conseguir una diferencia máxima de -11 (39-28). A un minuto del final del segundo período, un triple de Fernando Fernández puso la distancia en -7 (48-41). Finalmente, el descanso llegó con un 50-41 en el marcador que hacía las cosas más difíciles para el Murcia con cada minuto que pasaba.

 En el tercer cuarto, los jugadores del Real Murcia comenzaron mucho más enchufados que en la primera parte y, con aciertos desde la línea de tres, lograron reducir la distancia en el luminoso a -2 (56-54). El cuadro murcianista logró ponerse por delante a 2:42 del final del tercer cuarto (64-65) y consiguió terminar el tercer cuarto con un empate en el marcador que dejaba todo abierto para el último período (71-71).

 El último cuarto fue más igualado entre ambos equipos, tanto que la diferencia nunca varió en más de tres puntos, para ninguno de los dos. A 5 minutos del final, el Real Murcia ganaba por +3 (78-81), pero un minuto después volvía el empate al luminoso (81-81). El encuentro, marcado por el ambiente de La Bombonera y la intensidad de los jugadores, se lo llevó en el último segundo el Almansa (89-86). Debido a la diferencia de 2 puntos conseguida en Murcia, el conjunto grana perdió la eliminatoria.

 Afanion CB Almansa (89): Harris Jr. (5), Navarro (15), Graham Bell (14), Santonja (12), Granado (22) - quinteto inicial -. Mendicote (-), Bria (5), Dieng (-), Hernández (7), Blat (9).

 Real Murcia Baloncesto (86): Nielsen (5), Samu (17), Beranek (17), Whelan (19) y Mendiola (10) - quinteto inicial -. Ballesta (-), Curtis (2), Chuso (8), Fernández Noval (3), Mehinti (2) y Coello (3).

 Crónica: Dpt Comunicación Real Murcia Baloncesto


 CB VILLARROBLEDO - MARIN ENCE PEIXE GALEGO (78-70)

Foto: Marín Peixe Galego

 Dos partidos excepcionales. Puro nervio. El Peixe vuelve a ser de oro. Lo hizo cuando pocos contaban con él, justo en el momento en el que Marín no dejaba de contar. Los de Llorente supieron qué hacer en casa y a domicilio, cirujanos de la cancha, vestirán de dorado el curso que viene.

 El examen era difícil y cuando no hay recuperación cada oportunidad simula ser última; quizás por eso el primer cuarto transcurrió con una calma relativa para ambas escuadras. Villarrobledo metías las suyas, Peixe las propias. Una especie de alternancia suave, con algún fallo más evidente por parte de los visitantes, al notar la presión de la grada, aunque supo trabajarse un inicio eficaz.

 Cuando uno no necesita ganar y cuenta con un colchón de dieciséis puntos sabe que puede permitirse mirar hacia el reloj y pedir tranquilidad. Las únicas prisas en Villarrobledo eran las del equipo local y las agujas se clavaban a cada poco en los brazos de sus jugadores.

 El buen comienzo de los marinenses se vio enturbiado, eso sí, por momentos de desconexión endiablados. Quizás el más vívido aconteció durante el segundo cuarto, cuando el Villarrobledo se puso a trece puntos por encima.

 En todas las batallas hay un momento crítico. Uno en el que además de talento y esfuerzo, se necesita algo de fe. Solo así se explica que el Peixe consiguiera no hundirse en esa dinámica que parecía arrastrarlo al fondo del hoyo. A robarle un ascenso que desde Marín se quería celebrar frente a una pantalla instalada en su Alameda.

 Despertaron del letargo los azules. Nadie recorre 760 kilómetros para ahogarse en el segundo cuarto. Menos el Peixe. A contracorriente estiraron aletas, salieron a la superficie y tomaron aire. Orellano fue uno de los pulmones para ello, pero fue Pablo González el que metió ese triple con forma de torpedo hacia el casco de una fragata de combate que parecía el Villarrobledo, abriendo una brecha muy hiriente, en el último segundo antes del descanso.

 La fe y el esfuerzo

 A veces, como en el boxeo, basta un buen golpe. Los locales quedaron noqueados, casi irreconocibles tras verse en la tesitura de haber rozado la remontada y ahora debían volver a escalar la montaña de lo conseguido por el Peixe en A Raña.

 Los de Llorente comenzaron a trabajar en equipo, supliendo la ausencia inexplicable de un Jordan Gregory que siempre está ahí pero que ayer, aunque sí estaba su cuerpo, no aparecían sus increíbles puntos. El de Colorado tuvo que esperar hasta la mitad del tercer cuarto para estrenarse.

 Le tocó a Badmus vestirse de héroe. Ya lo hiciera en el partido en casa. El irlandés ha visto recompensado el trabajo de toda una temporada a través de dos partidos geniales, un par de encuentros en los que se ha puesto la capa roja -el traje azul va de serie- y asaltar el área rival como un meteoro si se le daba el espacio mínimo. Orellano y Sevillano secundaban la ofensiva. Romero, el mago canario, también se antojó más que necesario ante una defensa local fuerte, casi infranqueable.

 Doloroso fue ver la falta de precisión total en los tiros libres por parte de varios de los jugadores del Peixe. Vashil, que demostró ser una pieza muy valiosa sobre la cancha, tiró más piedras que balones hacia el aro, pero el conjunto es lo que cuenta, a fin de cuentas.

 El Peixe pasó en el tercer cuarto de soñar con perder de poco, a ganar con lo que fuera. A falta de dos minutos para el final de este período, las tablas volvían al luminoso y con ello la sonrisa a los jugadores de Javi Llorente, en la orilla de la pista, comandando y pidiendo calma a unos gladiadores que tenían delante al que fuera su némesis esta temporada, al que no pudieran hacerle frente en ninguno de los encuentros antes de la fase final de ascenso, pero que ahora estaba tambaleándose ante sus branquias.

 Pero los partidos duran lo que duran y en el último cuarto a los de Villarrobledo les empezaron a entrar todos los triples que no habían logrado -llegaron a tener un 25 % de acierto desde esta distancia-. El Peixe quería mostrarse inamovible ante los nervios, pero le empezaban a pasar factura. Hubo errores y se pagaron caros, y los rivales se pudieron a diez de nuevo por encima. Y tenían tiempo para sacar un billete dorado que habían buscado toda la temporada. Es muy probable que en estos dos encuentros se haya visto la peor versión del equipo de Albacete, para su desgracia.

 A falta de un minuto, las cosas estaban así: 10 por encima el Villarrobledo, posesión azul. Romero maneja el balón y estira todo lo que puede el cronómetro. El canario juega con ello, sabe cómo hacerlo y el equipo fuerza las faltas. Trabajo de estrategia impecable ante la desesperación de la grada local. Segundos después, Sevillano bajo el aro sentenciaría el partido.

 No hay tiempo para más. El equipo que partía como favorito en la eliminatoria lo intentaba de tres pero fallaba. Se acababa el encuentro, aunque el reloj seguía corriendo. El técnico local, Manuel Jiménez avanza por la grada y estrecha la mano de Llorente. Los jugadores se abrazan a sabiendas de que esto ya ha acabado. Gregory lanza la pelota hacia arriba. Nadie la recoge. El Peixe acaba de ascender.

 Crónica: C.Pereiro / lavozdegalicia.es


MVP JORNADA

TOP 5 DE VALORACION

Jalen Nesbitt.
Foto: FEB.es

MVP JALEN NESBITT (C.B VILLARROBLEDO) 41 DE VALORACION

2-Pa Mor Diene (C.B Villarrobledo) 24.

3-Gerard Sevillano (Marín Ence Peixe Galego) 22.

-Thomas Granado (Afanion C.B Almansa) 22.

4-Rowell Graham-Bell (Afanion C.B Almansa) 21.

-Sergio Mendiola (Real Murcia Baloncesto) 21.

5-Patrick Whelan (Real Murcia Baloncesto) 20.

0 comentarios:

Publicar un comentario